reduce sus previsiones de crecimiento

Bernanke no se fía: quiere más "pruebas" antes de reducir los estímulos 'anticrisis'

La 'Operación Retirada' puede esperar. De forma sorprendente, la Fed acaba de comunicar que mantiene sus compras de deuda en 85.000 millones

Foto: El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke
El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke

La ‘Operación Retirada’ puede esperar. La Reserva Federal (Fed), el banco central de EEUU, acaba de anunciar que mantendrá su tercer programa de compra de activos (QE3) en los 85.000 millones de dólares. De este modo, pospone la progresiva normalización de las condiciones monetarias, una decisión que sí esperaba el mercado, que había barajado una reducción hasta los 75.000 millones de dólares. ¿Por qué no ha dado ese paso? Porque quiere "esperar hasta tener más pruebas de que la recuperación será sostenida antes de ajustar el paso de las compras", asegura la institución en su comunicado oficial. 

En concreto, la entidad presidida por Ben Bernanke esgrime dos razones fundamentales para justificar su decisión. La primera, "el endurecimiento de las condiciones financieras en los últimos meses, que en caso de mantener podrían frenar el paso de la mejoría en la economía y el mercado laboral". Y la segunda, "el descenso del gasto público". 

Tras no modificar hoy sus estímulos cuantitativos, todas las miradas se centrarán ya en la siguiente cita, que tendrá lugar los días 29 y 30 de octubre. Teniendo en cuenta que Bernanke adelantó en junio un calendario tentativo que consistía en comenzar a reducir el QE3 "a finales de 2013" y retirarlo por completo "a mediados de 2014", esa reunión podría acoger ese primer paso hacia una muy progresiva normalización monetaria. Será la penúltima del año, y tras ella únicamente quedará la de los días 17 y 18 de diciembre. 

La entidad activó el QE3 en septiembre de 2012, cuando anunció unas compras mensuales de deuda hipotecaria por valor de 40.000 millones de dólares, y luego lo reforzó en diciembre, cuando lo amplió hasta los 85.000 millones tras dar cabida a 45.000 millones destinados para la compra de deuda pública estadounidense a largo plazo. Valorando el impacto que ha tenido este programa en la recuperación, la Fed ha asegurado que "la actividad económica y las condiciones del mercado laboral han mejorado desde el inicio de las compras hace un año". 

Como viene siendo costumbre en 2013, ha habido una voz disidente dentro del Comité Federal del Mercado Abierto (CFMA). Se ha tratado de Esther George, que ha votado en contra de mantener los estímulos porque se muestra "preocupada" acerca de que "el alto nivel de acomodación monetaria incremente los riesgos de futuros desequilibrios económicos y financieros", además de que puede "aumentar las expectativas de inflación a largo plazo". 

Al mismo tiempo, la Fed ha revisado su hoja de ruta sobre los tipos de interés. Y tal como se esperaba, su calendario no se adelanta. Por tanto, mantiene que los tipos permanecerán hasta 2015 entre el 0 y el 0,25% en el que se encuentran desde diciembre de 2008; así lo respaldan 12 de los 17 miembros del banco central estadounidense. 

Menos crecimiento 

La institución monetaria ha revisado también sus previsiones económicas, una práctica que repite cada tres meses. Y ahora ve menos crecimiento. Ahora anticipa que EEUU crecerá este año entre un 2 y un 2,3% y el que viene, entre un 2,9 y un 3,1%, cuando en junio situaba esas horquillas entre el 2,3 y el 2,6% en 2013 y entre el 3 y el 3,5% en 2014. 

En cuanto al empleo, mantiene su posición de que se irá recuperando, pero de forma muy gradual. Considera que la tasa de paro se situará este año entre el 7,1 y el 7,3%, cuando en junio la situaba entre el 7,2 y el 7,3%. Para el próximo ejercicio, anticipa que la tasa de desempleo oscilará entre el 6,4 y el 6,8%, frente al 6,5-6,8% de 2014. "Aunque algunos indicadores de las condiciones del mercado han mostrado una mayor mejoría en los últimos meses, la tasa de paro continúa alta", reconoce la Fed. En estos mmentos, el desempleo se encuentra en el 7,3%, cuando la media del último medio siglo se limita al 6,1%. 

Con respecto a los precios, tampoco atisba demasiadas presiones. Prevé que en 2013 se moverán entre el 1,1 y el 1,2%, ligeramente por encima del anterior 0,8-1,2%, mientras que en 2014 oscilarán entre el 1,3 y el 1,8%, frente al 1,4-2% que contemplaba en junio. 

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios