Cuidado, porque tenemos los embalses al 40% y los campos resecos
  1. Medioambiente
  2. Agua
ante el ausente debate sobre la sequía

Cuidado, porque tenemos los embalses al 40% y los campos resecos

En el caso de la cuenca del Guadalquivir, la situación es particularmente grave, ya que los pantanos están al 27,6% de su capacidad

Foto: La sequía se está cronificando en España. (EFE)
La sequía se está cronificando en España. (EFE)

En estos días, el debate energético está eclipsando muchas otras cuestiones relacionadas con la gestión de los recursos naturales y el medio ambiente. Parece como si toda la atención y todas las pasiones se centrasen en el tema de la energía. Pero ¿y del agua? ¿Por qué no se está prestando mayor atención al preocupante estado de nuestros recursos hídricos y la sequía que vive el campo?

Con las reservas de agua embalsada casi 15 puntos por debajo de la media de los últimos 10 años para estas mismas fechas, y cerca de ocho puntos por debajo de la que teníamos almacenada el año pasado, resulta sorprendente la ausencia de debate al respecto.

El debate sobre la gestión del agua en España ante el avance del cambio climático no está mereciendo toda la atención que requiere

Seguramente muchos pensarán que el problema se solucionará con las lluvias otoñales, pero es que partimos del -15% respecto a la media. Y en todo caso, la sequía no solo se manifiesta a través de las reservas de agua embalsada, sino del estrés hídrico que están atravesando los ecosistemas naturales y los campos por la falta de humedad en el ambiente y en los suelos.

Foto: España, una de las grandes perjudicadas por el cambio climático. (EFE)

Cuando el déficit de lluvias afecta a las reservas, hablamos de sequía hidrológica, y cuando afecta al medio natural y los cultivos, nos referimos a la sequía agrícola o edáfica. La página web del Ministerio para la Transición Ecológica, de quien depende la gestión del agua en España, establece una clara diferenciación entre una y otra.

Así, la sequía hidrológica se da cuando los caudales de los ríos y los niveles de los pantanos (cuando no se vacían por motivos especulativos por parte de las eléctricas) se sitúan por debajo de la media de los 10 últimos años, una media de la que, como señalaba anteriormente, nos encontramos ahora 15 puntos por debajo.

placeholder Más allá de las reservas de los embalses, los campos están resecos. (EFE)
Más allá de las reservas de los embalses, los campos están resecos. (EFE)

El ministerio hace una definición más precisa de la sequía hidrológica al definirla como “aquel periodo en el que la disminución en las disponibilidades de aguas superficiales y subterráneas respecto a los valores medios pudiera impedir cubrir las demandas”. En el caso de la sequía edáfica, la identifica como “el déficit de humedad en la zona radicular que impide satisfacer las necesidades de agua de las plantas silvestres y los cultivos”.

Foto: Embalse del Quiebrajano, en Jaén. (EFE)

Abrimos el grifo y sale agua: ahí se acaba nuestra inquietud frente a la sequía. Pero eso no es así. Porque más allá de cómo estén nuestros embalses lo cierto es que, como consecuencia del cambio climático, lejos de presentarse como un fenómeno puntual la sequía edáfica se está cronificando en nuestro país, afectando tanto al campo como a los bosques.

placeholder La sequía sigue avanzando ante el desdén institucional. (EFE)
La sequía sigue avanzando ante el desdén institucional. (EFE)

Lo curioso es que, incluso pese a estar con los embalses muy por debajo de la mitad, el debate sobre la gestión del agua en España y la adecuación de la política agraria (algo que no siempre obedece a la razón) no se esté abordando y sigan sin ponerse en marcha medidas urgentes para adaptarnos a los escenarios de escasez a los que nos está llevando la emergencia climática.

Sequía
El redactor recomienda