El desierto avanza sin control en tres cuartas partes de España
  1. Medioambiente
  2. Agua
Día Mundial contra la desertificación

El desierto avanza sin control en tres cuartas partes de España

Con motivo de la celebración del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, Planeta A analiza la situación actual española, que, debido a la crisis climática, está en riesgo de volverse más y más seca

placeholder Foto: España, una de las grandes perjudicadas por el cambio climático. (EFE)
España, una de las grandes perjudicadas por el cambio climático. (EFE)

Cada vez son más recurrentes los episodios de lluvias torrenciales y en el Mediterráneo, una de las zonas más secas del país, la ‘época de gota fría’ cada vez es más extensa, al tiempo que las DANAS (Depresión Aislada en Niveles Altos de la Atmósfera) de consecuencias catastróficas acaecen durante todo el año.

"La degradación del mundo natural ya está socavando el bienestar de 3.200 millones de personas, el 40% de la humanidad"

Este avance silencioso, que no se observa en el día a día, puede llegar a suponer un problema ambiental, social y económico en los próximos, ya que crecerá la dificultad para que ríos, acuíferos y embalses sigan disponiendo de agua suficiente en cantidad y calidad.

Con motivo de la celebración del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía de 2021 este 17 de junio, la ONU quiere impulsar el mensaje ‘Restauración. Tierras. Recuperación’, porque la clave para frenar esta ‘enfermedad silenciosa’ está en recuperar la cubierta verde del suelo y transformar las tierras degradadas en sanas.

placeholder Mapa de aridez de España. (Gráfico: MITECO).
Mapa de aridez de España. (Gráfico: MITECO).

La ONU destaca en esta jornada mundial que esta solución contribuye a mejorar la resiliencia económica, la creación de empleo y el aumento de ingresos, a incrementar la seguridad alimentaria, a recuperar la biodiversidad, al tiempo que los suelos recuperados ayudan a capturar CO₂ y disminuyen los efectos del cambio climático.

Además, observa que la restauración de los paisajes naturales reduce el contacto directo entre la vida silvestre y los asentamientos humanos, lo que crea una barrera natural contra las zoonosis, como por ejemplo el virus SARS-COV-2 que ha provocado la actual pandemia.

Una china de suelo restaurado en esta década

En este sentido, el periodo 2021-2030 ha sido declarado por la ONU, Decenio sobre la Restauración de los Ecosistemas en el que más de un centenar de países han establecido el reto de restaurar cerca de 800 millones de hectáreas de suelo, el equivalente a una superficie como la de China.

En España, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico concentra en siete las principales causas de desertificación. En concreto, destaca el clima semiárido en grandes zonas, las sequías estacionales, la extrema variabilidad de las lluvias y precipitaciones súbitas de gran intensidad; que se unen a los suelos pobres; un relieve desigual y paisajes muy diversificados; las pérdidas de cubierta forestal por los “repetidos” incendios de los bosques; las crisis en la agricultura tradicional que conlleva un abandono de tierras; la ocasional explotación insostenible de los acuíferos, la contaminación química y la salinización de los suelos y, por último, refiere que la concentración de la actividad económica en las zonas costeras, las actividades industriales, el turismo, la agricultura de regadío que ejercen una “intensa presión” sobre los recursos naturales.

Y expone que todos estos factores de aridez, sequía, erosión, incendios y sobre explotación de acuíferos origina “distintos paisajes o escenarios típicos de la desertificación en España”.

placeholder Nuestra situación geográfica nos pone en peligro de sufrir una desetificación. Unsplash/@aselter
Nuestra situación geográfica nos pone en peligro de sufrir una desetificación. Unsplash/@aselter

Con motivo de la efeméride, WWF alerta de que España será una de las regiones más perjudicadas de Europa y reclama un cambio en la gestión del agua para incentivar un “uso racional” de los recursos. El técnico de política del programa de aguas de la ONG, Rafael Seiz, estima que si se sigue haciendo un uso inadecuado del suelo y los embalses “la Península Ibérica se parecerá cada vez más a un desierto”.

Seiz ha explicado a Planeta A que el cambio climático es algo con lo que “tenemos que contar ya”, pero además en “muchas” cuencas hidrográficas cada año se reduce la cantidad de agua y los embalses “ya no tienen la misma capacidad de atender las demandas con la misma garantía de antes”. Por ello, insiste en que revertir esta situación pasa inevitablemente por acortar las necesidades hídricas y la dependencia del recurso. “A pesar de que llueve menos, la demanda no deja de crecer”, denuncia.

Los suelos son un reservorio de humedad de modo que Seiz confía en que restaurar los suelos, a la larga, generará una mayor disponibilidad de agua lo que, sumado a una reducción de demanda y un cambio en la gestión, mejoraría sustancialmente la capacidad de suministro y conllevará otros beneficios ambientales y de defensa ante el cambio climático.

placeholder El sureste peninsular es la zona que tiene un mayor riesgo de desertificación. Unsplash/@piso1
El sureste peninsular es la zona que tiene un mayor riesgo de desertificación. Unsplash/@piso1

La receta pasa por hacer un manejo territorial que fomente las cubiertas naturales, por restaurar ecosistemas terrestres como los bosques, las dehesas y los cultivos de secano, y establecer buenas prácticas agrarias para contribuir a que el suelo funcione mejor y retenga agua y materia orgánica. “Desertificación no es solo que no llueva, el avance de la aridez no depende solo de las condiciones de agua, sino de cómo actúe el suelo para retener esa humedad. Y eso es lo que debemos mejorar”, concluye.

Precisamente, ha destacado que una de las zonas con mayor riesgo de desertificación en España es el sureste peninsular, Alicante, Murcia y Almería. En este contexto, Seiz ha celebrado la postura del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico respecto a los caudales ecológicos en el Tajo y al cambio en la gestión del trasvase Tajo-Segura. “La posición del Gobierno con el trasvase es la de adecuarse a la realidad y a una sentencia judicial que considera bajos los caudales ecológicos del Tajo y, por otro lado, no es que esté reduciendo el trasvase es que está haciendo lo que ya debía estar hecho para adaptar la actual realidad climática al río. Esto lleva a no poder trasvasar agua como se pretendía”, ha valorado Seiz, que está “a favor” de que se adapte la demanda de agua del sureste a las capacidades internas de la propia cuenca.

Foto: Embalse del Atazar en Madrid. (EFE)

En cuanto a los beneficios, la ONU calcula que la rehabilitación de aquí a 2030 de 350 millones de hectáreas de ecosistemas generará 9.000 millones de dólares en materia de servicios ecosistémicos y puede eliminar de la atmósfera de 13 a 26 gigatoneladas de gases de efecto invernadero.

Por eso, la organización multilateral ha dado en junio el pistoletazo de salida al Decenio de Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas. El propio secretario general de la ONU, Antonio Guterres, advirtió a principios de mes que la “degradación del mundo natural ya está socavando el bienestar de 3.200 millones de personas, o lo que es lo mismo, del 40 por ciento de la humanidad". “Todavía estamos a tiempo de revertir los daños”, alienta.

Sequía Cambio climático
El redactor recomienda