Los estragos del embalse vaciado por Iberdrola: "Es la ruina de los pueblos"
  1. España
DEL 94% AL 11% EN CINCO MESES

Los estragos del embalse vaciado por Iberdrola: "Es la ruina de los pueblos"

En plena ola de calor con el precio de la luz llegando a máximos, la compañía ha bajado el nivel de la presa de Ricobayo (Zamora), con consecuencias para vecinos y medio ambiente

Foto: Una perspectiva del embalse de Ricobayo, en Zamora, este agosto. (EFE)
Una perspectiva del embalse de Ricobayo, en Zamora, este agosto. (EFE)

Si se realiza una búsqueda en internet sobre el embalse de Ricobayo, en Zamora, uno de los primeros resultados que aparecen es el de la página de Turismo de la Junta de Castilla y León. Con imágenes del agua embalsada en medio de la verde naturaleza, un oasis para mucha gente que vive y que veranea allí, la autonomía promociona la zona, especialmente en período estival. Sin embargo, el panorama actual es muy diferente y lo que se ve al llegar a Ricobayo es un "desierto".

Así lo define Javier Aguado, alcalde de San Cebrián de Castro, uno de los municipios ribereños, y también presidente de la Asociación de Embalses a nivel provincial. Junto a los ediles de otros pueblos, protesta por el 'vaciado' de la presa, la de mayor capacidad de Zamora, por parte de Iberdrola con objeto de generar energía eléctrica. Algo que se produce en máximos del precio de la luz y en plena ola de calor, si bien la compañía justifica el descenso del nivel en Ricobayo y lo achaca a la subida del precio del gas y al aumento de la demanda de este tipo de energía.

"Estoy escandalizada", incidía la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, este viernes. "No es razonable vaciar un embalse en tres semanas. Tendremos que aplicar el artículo 55 de la ley de aguas", continuaba, el cual incluye la garantía de una "explotación racional" de las presas. En este caso, Ricobayo ha visto cómo su nivel bajaba del 94,43% en el que se encontraba a principios de marzo hasta el 11,16% de este mes de agosto, de acuerdo con datos de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD).

Foto: La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE)

"No queremos que sea un embalse regulador, es decir, que bajen y suban cuando ellos quieran", es lo primero que reclama Aguado, el edil de San Cebrián. Y es que esta brusca bajada hídrica hace que de las fotografías que muestra el Ejecutivo autonómico a la realidad actual exista una gran diferencia, con graves consecuencias para los residentes en la zona. "Huele a fango", describe Carlos Prieto, dueño del chiringuito Musa en la presa, junto a su socio Luis Martín: "En la zona de baño el agua está verdosa. No te puedes bañar".

Prieto y su colega de profesión decidieron coger el local durante este período estival. "Yo no sabía en junio que iba a pasar esto. Estaba lleno", indica el dueño de este establecimiento, que habla de la habitual afluencia de gente que se acerca al embalse para disfrutar de un chapuzón y que este año no tarda más de cinco minutos en darse la vuelta e irse "porque ahí no se puede bañar nadie".

El turismo, no obstante, no es el único perjudicado de esta situación. El abastecimiento de agua de los pueblos de la zona ha visto cómo su capacidad de bombeo se reducía. "Por una sequía se tuvo que hacer una captación auxiliar a la que tenemos, pero si no, estábamos sin agua", cuenta la alcaldesa de Palacios del Pan, Lidia Pechero. Este año, el descenso del nivel del embalse ha llevado a que recurran a esta alternativa, para la que tuvieron que poner en marcha de nuevo una bomba que estaba quemada, con el correspondiente coste de "casi 4.000 euros" y pasando un día sin agua. Esa jornada, la Diputación de Zamora tuvo que proveerles de cuatro cisternas para asegurar el suministro.

placeholder Situación del embalse a 29 de junio. (Cedida por Carlos Prieto)
Situación del embalse a 29 de junio. (Cedida por Carlos Prieto)

Esta es una situación muy similar a la que plantea Braulio Prieto, el edil de San Pedro de la Nave-Almendra. Los tres pueblos que se agolpan bajo este nombre "se arreglan, pero mal". Tienen tres bombas en el embalse, pero actualmente deben lavar los filtros dos veces al día "porque el agua ya está fastidiada y con un poco más que baje, no sé si un metro, nos quedamos sin agua del todo".

Pese a todo, Iberdrola se defiende y destaca que la empresa no tiene por qué garantizar el suministro de los pueblos mencionados, ya que la concesión que permite la explotación del embalse no incluye nada más que el uso para producción hidroeléctrica del agua y la única garantía del abastecimiento del municipio de Muelas del Pan. No tienen conocimiento de ninguno más, según la compañía.

Y así es. Esta localidad asegura que no tiene problema con dicho abastecimiento y, en línea con la empresa eléctrica, señala que han estado en contacto permanente. Pese a ello, su alcalde, Luis Alberto Miguel, apunta al aumento de la dificultad a la hora de bombear el agua por la reducción de la capacidad del embalse. Esto provoca averías cuya reparación recae en manos del ayuntamiento.

Foto: En 1929, empezó una obra monumental en este rincón de Zamora. (Ayuntamiento de Muelas del Pan)

Miguel destaca que es cierto que el embalse ya ha estado a estos niveles otros años, como asegura Iberdrola —según comunica, a esta altura e incluso inferior "hasta en ocho ocasiones en los últimos 25 años". Sin embargo, añade que se ha producido a partir de septiembre, no en verano: "Había estado bajo, pero no a estas cotas". Asimismo, aprovecha para hacer un llamamiento, ya que, aunque en invierno las instalaciones "sufren menos" por el inferior consumo de agua, cuando Ricobayo se sitúa en este umbral, se ven perjudicados "siempre": "A la gente que luego se va se le olvida que nosotros seguimos y vivimos aquí".

En estos momentos, el alcalde de Muelas del Pan informa de que el embalse está a 644 metros sobre el nivel del mar, un umbral que el municipio tiene marcado por la ubicación de la toma de agua. De todo esto les informa la CHD, que ha anunciado en una nota de prensa el compromiso alcanzado con Iberdrola para "no reducir más la cota de agua", si bien en estos momentos se encuentra a 644,71 metros, muy cerca de este límite que comenta Luis Alberto Miguel y del que no se podría bajar para garantizar el suministro de agua en su municipio.

Desde la Diputación de Zamora también elevan el tono contra Iberdrola y la Confederación. El vicepresidente tercero y diputado delegado del área de Medio Ambiente y Obras Municipales en esta institución provincial, Javier Faúndez, ha calificado las vistas del embalse en este momento de "paisaje lunar". "Han hecho un vaciado absoluto del embalse para hacer facturación de energía eléctrica en un momento en el que estamos en el máximo de precio del megavatio. Las consecuencias no les importan", critica. Pese a subrayar que entiende que las empresas buscan unos beneficios económicos, cree que "hay un equilibrio" y pide que "sea compatible la producción de electricidad con el desarrollo de una provincia y de una serie de ayuntamientos afectados por la despoblación".

placeholder Situación del embalse a 12 de agosto. (Cedida por Carlos Prieto)
Situación del embalse a 12 de agosto. (Cedida por Carlos Prieto)

Este contexto fue el que llevó a un conjunto de ciudadanos a denunciar de la mano del exsenador Luis Rodríguez San León la situación que viven estas localidades. "Esto supone la ruina de los pueblos", subraya Rodríguez San León. "Estamos luchando por recuperar el medioambiente y aquí nos lo estamos cargando", protesta, además.

Lo confirma Julio Barea, responsable de la campaña de agua de Greenpeace, quien lo considera "intolerable". "Estamos al límite y poniendo en serio peligro el abastecimiento de localidades", subraya. Además, comenta "el daño ambiental y ecológico que esto causa" y que pone en riesgo a las especies de la zona. A su juicio, una vez el ecosistema se ha adaptado a la creación de un embalse, que ya supone "una catástrofe ecológica", un vaciado conlleva "un estrés muy grande".

Por su parte, el diputado de Unidas Podemos por Álava, Juantxo López de Uralde, cree que "en una situación como la que vivimos, de incertidumbre climática, parece bastante irresponsable vaciar pantanos de esta manera". "No sabemos cuál va a ser la disponibilidad de recursos de agua en el futuro ni cómo van a ser las precipitaciones", continúa. Según López de Uralde, "hay que diferenciar entre lo que es legal y lo que es legítimo", ya que no cuestiona la legalidad de Iberdrola, pero sí critica el haber "estirado la ley". Así, considera que la solución pasa por que la gestión de los saltos hidroeléctricos "vuelva al Estado y que se gestionen con criterios de beneficio social frente a criterios de beneficio económico".

Por todo ello, los municipios reivindican lo que consideran una "deuda histórica" después de que muchas de sus tierras fueran anegadas durante la construcción de la presa de Ricobayo. Javier Aguado, edil de San Cebrián de Castro, usa este término para reclamar no solo que el embalse deje de ser regulador, sino que las cotas se mantengan en un 70% "para fijar población" y que los gastos eléctricos de los ayuntamientos sean "a coste cero".

"Nos inundaron los terrenos y, en algunos casos, el pueblo entero. Esta gente se sacrificó para que hubiera un desarrollo energético en España, ¿y esto de qué manera está pagado?", se pregunta Lidia Pechero, alcaldesa de Palacios del Pan. "El problema de todo esto es que el agua es un bien cada vez más escaso y no se puede hacer lo que han hecho", sentencia. De momento, como el caudal del Esla "no da para llenar el embalse", a los municipios ribereños solo les queda esperar a que lleguen las lluvias y el invierno.

Agua Zamora
El redactor recomienda