Los juristas corrigen a Interior: no se puede tirar la puerta de un piso turístico
  1. Jurídico
Inviolabilidad del domicilio

Los juristas corrigen a Interior: no se puede tirar la puerta de un piso turístico

Los tribunales han reconocido como morada habitaciones de hotel, autocaravanas, tiendas de campaña o, incluso, la rebotica de una farmacia

placeholder Foto: La Policía tira abajo la puerta de una casa por una fiesta ilegal sin orden judicial.
La Policía tira abajo la puerta de una casa por una fiesta ilegal sin orden judicial.

La Policía no puede echar la puerta abajo de un piso turístico para detener una fiesta ilegal. Así lo defienden los abogados consultados por este medio, que contradicen el mensaje difundido por el Ministerio del Interior que avala que las fuerzas y cuerpos de seguridad puedan acceder por la fuerza a este tipo de viviendas sin autorización judicial.

Isaac Guijarro, director jurídico de Olympe Abogados, explica que los pisos turísticos, como muchos otros espacios, tienen la calificación legal de morada, por lo que están amparados por el artículo 18 de la Constitución Española, que establece el derecho a la inviolabilidad del domicilio.

La regla general para otorgar esta protección, agrega, es que se trate de un lugar donde una persona desarrolle parte de su vida personal. En este sentido, hay sentencias que reconocen como morada desde habitaciones de hotel hasta vehículos, embarcaciones o, incluso, tiendas de campaña. En este sentido es relevante una sentencia del Tribunal Supremo de 2005 en la que amparó bajo esta protección a chabolas, autocaravanas, tiendas de campaña, habitaciones de hotel o cualquier otro lugar donde vive una persona o una familia, “cualquiera que sea su condición y característica, sea propiamente domicilio o simplemente residencia, estable o transitoria”.

Foto: La Policía tira abajo la puerta de una casa por una fiesta ilegal sin orden judicial.

Como apunta Guijarro, la ley solo prevé dos excepciones al derecho a la inviolabilidad del domicilio, y es que se esté cometiendo un delito flagrante o que se tenga una autorización judicial. La celebración de una fiesta, por mucho que infrinja la normativa actual, no supone un delito, “sino una mera infracción administrativa”, matiza. Para poder acceder a la vivienda, la Policía debería ponerlo en conocimiento de la delegación de gobierno quien, en su caso, se encargaría de sancionar al propietario.

El comunicado de Interior se produce a raíz de la entrada forzosa de la Policía Nacional en un piso en el que se estaba celebrando una fiesta ilegal. En un video viral grabado desde el interior del apartamento, se puede ver cómo varios agentes echan la puerta abajo con un ariete. Una de las presentes pidió el 'habeas corpus', un instrumento legal mediante el cual cualquier ciudadano puede comparecer ante un juez para que determine la legalidad de su arresto. El juez que analizó el caso avaló la detención argumentando que, al negarse a abrir la puerta, se estaría cometiendo un supuesto delito de desobediencia grave a la autoridad, por lo que el arresto estaría justificado.

Rebotica de una farmacia

El Supremo ha reconocido, incluso, la inviolabilidad de la rebotica de una farmacia. En una sentencia de 2002, el alto tribunal argumentó que, al ser usado muchas veces como lugar de descanso de los dependientes, goza de la intimidad suficiente para ser protegido.

En este caso, la Sala resolvió el conflicto entre el Servicio de Salud de Cataluña y dos farmacéuticos de un municipio de Barcelona acusados de haber falsificado recetas médicas. Los demandantes solicitaron que se anularan todas las pruebas recabadas a raíz de un registro que efectuaron los Mossos d’Esquadra porque habían sido obtenidas de modo ilícito, ya que no contaban con un autorización judicial. Los magistrados, si bien reconocieron la protección del espacio privado de la rebotica, subrayaron que los documentos que encontraron ahí no habían sido utilizados para el juicio, por lo que no era necesario invalidar nada.

Tribunal Supremo Constitución Airbnb Policía Municipal de Madrid
El redactor recomienda