le otorga su XIX Premio Internacional

Covite premia a Calleja a título póstumo: "Puso la dignidad por encima del miedo"

Concede su galardón anual al periodista fallecido el pasado 21 de abril a causa del coronavirus por su firme oposición al terrorismo y su dedicación a defender los derechos de las víctimas

Foto: José María Calleja, durante una conferencia. (EFE)
José María Calleja, durante una conferencia. (EFE)

El colectivo de víctimas del terrorismo del País Vasco, Covite, ha concedido su premio anual a título póstumo al periodista José María Calleja, fallecido el pasado 21 de abril a causa del coronavirus, por su firme oposición al terrorismo de ETA en primera línea y en reconocimiento a su “dedicación profesional y personal a defender los derechos” de los damnificados por la banda terrorista.

“Puso la dignidad dos peldaños por encima del miedo”, ha resaltado la presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, poniendo de relieve las propias palabras del galardonado a la hora calificar su actitud vital. “Es mucho lo que las víctimas del terrorismo en general y las de Covite en particular le debemos a Calleja”, ha remarcado para justificar la concesión a título póstumo del XIX Premio Internacional en un acto que se celebrará el 3 de octubre en el Palacio Miramar de San Sebastián con la presencia de amigos y familiares del periodista fallecido.

Precisamente, el virus que se llevó su vida por delante a los 64 años condicionará este homenaje a un “amigo y referente”, que se adaptará a la evolución que experimente la pandemia.

Covite reivindica la trayectoria de Calleja, que se significó en contra de ETA en “una posición de minoría absoluta” desde la radio, televisión y prensa

Con la concesión del galardón, Covite quiere reivindicar la trayectoria de José María Calleja “en la lucha contra el terrorismo de ETA y en la defensa de los más vulnerables” con su significación en contra del terrorismo de ETA en “una posición de minoría absoluta” desde los micrófonos radiofónicos, las pantallas de televisión y los artículos periodísticos. “Perteneció al reducido grupo de ciudadanos que se manifestaban pública y abiertamente en contra del terrorismo cuando nadie lo hacía y sin haber sido víctima directa de ETA. Su oposición al terror sería lo que, con el tiempo, lo convertiría en potencial objetivo de ETA”, resalta Ordónez para poner en valor la “gratitud” de Covite a su figura por “su labor y por habernos acompañado en tiempos muy difíciles”.

La defensa de los derechos de las víctimas del terrorismo –recuerda la asociación– no fue la “única causa justa que Calleja abanderó”, ya que, dentro de su dedicación a “salvaguardar la democracia frente a quienes intentan socavarla”, también “se posicionó contra el franquismo y alzó la voz sobre los crímenes que se cometieron durante el régimen; y, más recientemente, se convirtió en un importante activista por las víctimas de la violencia machista”.

"Nos defendió cuando nadie lo hacía, cuando en Euskadi las víctimas estábamos condenadas al silencio y al ostracismo social tras el asesinato"

La vinculación de Calleja con Covite y sus integrantes se remonta a incluso antes de que esta asociación se fundara, ya que, como resalta Ordóñez, se involucró en las primeras iniciativas pacifistas comandadas por Cristina Cuesta, hija de Enrique Cuesta –asesinado por los Comandos Autónomos Anticapitalistas el 26 de marzo de 1982– y fundadora del colectivo. “Fue uno de nuestros más fieles amigos y referentes. Nos defendió cuando nadie lo hacía, cuando en Euskadi las víctimas estábamos condenadas al silencio y al ostracismo social tras el asesinato de nuestro familiar. Utilizó el altavoz que le proporcionaba su condición de periodista para darnos voz y defender nuestros derechos”, agradece su presidenta.

El periodista fallecido sucede en el palmarés del Premio Internacional de Covite a los escritores Fernando Aramburu y Raúl Guerra Garrido, que el pasado año recibieron este galardón por su “gran contribución al relato de las víctimas del terrorismo”. El premio también ha recaído en víctimas del terrorismo como Ignacio Echeverría, conocido como 'el héroe del monopatín', el profesor Antonio Beristáin, el filósofo Fernando Savater, el escritor y filósofo Joseba Arregi, el sacerdote Alfredo Tamayo o los autores de la obra ‘Vidas Rotas’ Florencio Domínguez, Rogelio Alonso y Marcos García Rey.

Covite resalta que Calleja “asumió un gran riesgo personal” cuando en 1997 publicó ‘Contra la barbarie’, el “primer libro sobre el terrorismo de ETA escrito desde la perspectiva de las víctimas” y que “emanaba el espíritu reivindicativo y luchador que tanto le caracterizó”. Este espíritu, resalta, también se reflejó en otras de sus obras, como ‘¡Arriba Euskadi!: La vida diaria en el País Vasco (2001)’, ‘Algo habrá hecho: odio, muerte y miedo en Euskadi (2006)’ o en ‘Lo bueno de España (2020)’, publicada apenas unos meses antes de su fallecimiento. Igualmente, ensalza “todas las obras periodísticas y de investigación que publicó” y sus trabajos en EiTB dirigiendo el noticiario Teleberri, entre 1987 y 1995, así como cuando fue redactor jefe en CNN+ entre 1999 y 2010.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios