exposición por los 25 años del asesinato

La viuda de Ordóñez ante Aznar, Casado y Urkullu: "Los violentos están en el Congreso"

Ana Iríbar carga contra los "actuales gobernantes" ante una gran presencia política e institucional del pasado y el presente: "Necesitamos escuchar la voz de Gregorio pidiendo el aislamiento de Batasuna"

Foto: Iribar (derecha) da cuenta del contenido de la exposición ante Urkullu, Casado y Aznar, entre otros, este jueves en el Palacio Miramar de San Sebastián. (EFE)
Iribar (derecha) da cuenta del contenido de la exposición ante Urkullu, Casado y Aznar, entre otros, este jueves en el Palacio Miramar de San Sebastián. (EFE)

Hace apenas unos meses, el expresidente del Gobierno José María Aznar preguntó a Ana Iríbar, la viuda de Gregorio Ordóñez, “dónde está el para qué de su asesinato”. No tuvo respuesta entonces, como tampoco sigue sin tenerla hoy, cuando se cumplen 25 años de un crimen que conmovió a la sociedad española y con el que ETA impuso su estrategia de la socialización del sufrimiento. “Hoy no encuentro ni la respuesta, ni el momento merecido ni deseado”, defiende la presidenta de la Fundación que lleva el nombre de su marido.

Esta pregunta sin respuesta es una de las dos “frustraciones personales” que Iríbar ha querido compartir ante la innumerable presencia institucional del presente y del pasado que ha acudido a la inauguración de la exposición en memoria de Ordóñez que ha organizado su Fundación en el Palacio Miramar de San Sebastián, entre los que se encontraban el propio Aznar, el ex ministro de Interior Jaime Mayor Oreja, el lehendakari Iñigo Urkullu, el presidente del PP, Pablo Casado, la expresidenta del PP vasco María San Gil, y el alcalde de la ciudad, el nacionalista Enero Goia.

"Si todavía hoy necesitamos escuchar la voz alta y clara de Gregorio pidiendo el aislamiento político y social de los violentos es porque sus herederos siguen sentados en ayuntamientos, el Congreso y los parlamentos autonómicos"

Ante ellos, Iríbar ha defendido la vigencia, un cuarto siglo después del asesinato, del discurso de Ordóñez que reivindicaba el aislamiento “político y social” del brazo político de ETA en un momento en el que, según ha censurado, “los actuales gobernantes se alejan, y mucho, de los principios que Gregorio defendía y que son fundamentales en el ejercicio de la política”, como la “honradez, la voluntad de servicio y el bien común”. “Si todavía hoy necesitamos escuchar la voz alta y clara de Gregorio pidiendo el aislamiento político y social de los violentos es porque sus herederos siguen sentados en los sillones de ayuntamientos y en escaños del Congreso y de los parlamentos autonómicos”, ha denunciado ante los numerosos representantes políticos e institucionales de todos los partidos, a excepción de EH Bildu.

A los asistentes y a los actuales gobernantes les ha advertido de que, si bien ahora ETA ya no asesina, secuestra y amenaza a gran parte de la sociedad, el “problema del nacionalismo radical, lejos de resolverse, se ha instalado y normalizado en el mismísimo corazón de España”. Por ello, ha reivindicado, más si cabe, la vigencia del discurso de Ordóñez a día de hoy. “Que 25 años después de su asesinato el discurso político siga siendo válido y efectivo quiere decir que no hemos sido capaces de resolver los grandes problemas a los que se enfrentó Gregorio. Algo hemos hecho mal para que sigan existiendo hoy los mismos problemas”, ha lamentado para constatar la necesidad de “rescatar la voz de Gregorio y que vuelva a ser un bálsamo para muchos demócratas”.

Ahora que se ha "normalizado" a EH Bildu en el plano político e institucional, Iríbar ha reivindicado lo que suponía para Ordóñez el término "normalización", y que "significaba construir desde el respeto una sociedad en libertad donde solo sobran sus terroristas y sus cómplices". Por ello, ha mostrado su "convencimiento" de que "debemos seguir defendiendo con la misma fuerza los ideales que encarnó Gregorio para que los males fecundos no triunfen".

El actual escenario político hace que Iríbar no tenga respuesta a la pregunta que le formuló Aznar sobre el sentido del asesinato de Ordóñez. En todo caso, ha aseverado que la respuesta “nos la debe el Estado de Derecho a las más de 850 víctimas de ETA”. Y, en su opinión, la “única respuesta posible es que solo se puede llegar al fortalecimiento de nuestra democracia de la mano del sentido común, de la justicia y de la libertad”.

Ana Iribar y Urkullu se saludan a la llegada del lehendakari a la inauguración de la exposición. (EFE)
Ana Iribar y Urkullu se saludan a la llegada del lehendakari a la inauguración de la exposición. (EFE)

Sí ha tenido Iríbar respuesta, no obstante, para la otra pregunta que forma parte de su "frustración personal": la que le formuló su hijo Javier a los cinco años sobre cómo había muerto su padre, quién había apretado el gatillo y dónde se encontraban sus asesinos. Pero la respuesta a quien no tiene ningún recuerdo de su padre –tenía 14 meses cuando fue asesinado– ha llegado con el paso del tiempo, "muchos años" después del crimen, y en cierto modo pensando en "todos los huérfanos" que dejó ETA y que no encuentran respuestas a sus preguntas por la falta de autoría de más de 300 asesinatos a día de hoy. En la actualidad, uno de los tres integrantes del comando que asesinó a Ordóñez, Valentín Lasarte, ya está en libertad, y ahora, como ha lamentado Iríbar, "vive y 'txikitea' por esta ciudad". "Tal vez se acerque a ver la exposición", ha ironizado.

Quien apretó el gatillo de la pistola que acabo con la vida de Ordóñez de un tiro en la nuca, el sanginario Francisco Javier García Gaztelu, 'Txapote', podría ser acercado a una cárcel del País Vasco o del entorno próximo de aceptar el Gobierno español el planteamiento del Ejecutivo de Urkullu de acercar a los 210 reclusos etarras a siete prisiones vascas o de comunidades limítrofes. En esta posibilidad ha incidido Casado, quien, en declaraciones a los medios de comunicación antes de la inauguración de la exposición, ha cargado contra el lehendakari por este plan para que los presos obtengan beneficios sin necesidad, además, de tener que condenar su pasado. "Creo que es bueno recordar que, ahora que se negocian tantas políticas con el PNV, el lehendakari no debe proponer a España el acercamiento de 200 presos de ETA que todavía no se han arrepentido ni pedido perdón a las víctimas, sobre todo, cuando entre ellos estaría el asesino de Ordóñez".

También ha habido duras críticas al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por no solo hacer caso omiso al discurso que defendió en vida Ordóñez de aislar al brazo político de ETA, sino también por sustentarse en ellos. "Quienes no condenan los asesinatos de ETA no pueden ser interlocutores políticos ni pueden poner gobiernos ni hacer presupuestos en comunidades tan cercanas como en Navarra", ha censurado para recordar al líder socialista: "A Goyo le mataron por ser del PP, pero también mataron a concejales del PSE-EE, de UPN y a cualquier trabajador o persona que les molestara".

"Quienes no condenan a ETA no pueden ser interlocutores políticos ni pueden poner gobiernos ni hacer presupuestos en Navarra", censura Casado

Hay muchas voces del PP de ayer y de hoy que están convencidos de que Ordóñez, que en el momento de su asesinato era teniente de alcalde de San Sebastián y parlamentario vasco, habría asumido el liderazgo de la ciudad si ETA no le hubiera arrebatado la vida . Casado no solo es uno de ellos, sino que incluso defiende que hubiera sido lehendakari. Por ello, ha asegurado que el de hoy "es un día para recordar, para estar a la altura del legado de todas las víctimas del terrorismo y para saber que la lucha que les hizo perder la vida la tenemos que continuar". En este sentido, ha reclamado "la unidad de los demócratas para recuperar la dignidad de las víctimas, no solo a través de la memoria, sino también de la justicia", cuando todavía hay más de 300 crímenes de la banda terrorista sin resolver.

Alfonso Alonso, Pablo Casado, José María Aznar y Ana Botella, a su llegada a la inauguración de la exposición. (EFE)
Alfonso Alonso, Pablo Casado, José María Aznar y Ana Botella, a su llegada a la inauguración de la exposición. (EFE)

También Aznar considera que Ordóñez hubiera sido alcalde de San Sebastián de no haber sido asesinado por ETA. Así lo ha puesto de manifiesto este jueves el expresidente del Gobierno, quien participó en la proclamación de su candidatura a la Alcaldía de la capital guipuzcoana de cara a las elecciones municipales de mayo de 1995 en un acto celebrado el 19 de enero de ese año, apenas cuatro días antes del crimen. Aznar, que ha estado hoy acompañado de su mujer y exalcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha reivindicado el "ejemplo" de Ordóñez "para la vida política española" en "unos momentos dificiles y complicados en los que tiende a confundirse todo y a no defenderse nada".

Aznar reclama el "ejemplo" de Ordóñez "para la vida política española" en "un momento difícil en el que tiende a confundirse todo y a no defenderse nada"

"Tiene que ser un ejemplo para todos, especialmente para las generaciones jóvenes, de que todo lo que pasó no fue una simple casualidad. No es algo que haya que enterrar, olvidar, no es algo de lo cual se pueda decir que no ha pasado nada, sino que han pasado muchas cosas y una de ellas es el asesinato terrible de Gregorio Ordóñez. Que a todos nos sirva de lección para los días y momentos muy difíciles que vivimos, pero, sobre todo, que la vida de Gregorio, su ejemplo, su valentía, nos sirva para todos de luz, de faro y de guía para afrontar las cuestiones difíciles en las cuales se juegan la vida, la libertad o el destino de los países y las naciones", ha aseverado a los periodistas.

La inauguración de la exposición que recorre la "biografía vital y política" de Ordóñez ha congregado a una amplia representación política e institucional. Así, han estado presentes dirigentes del PP como Cayetana Álvarez de Toledo o Rafael Hernando, el ex primer ministro de Francia y actual concejal en el Ayuntamiento de Barcelona Manuel Valls, el diputado general de Guipúzcoa, Markel Olano, la presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejería, o el delegado del Gobierno en el País Vasco, Jesús Loza, quien ha liderado la representación socialista. Asimismo, han asistido numerosos concejales que convivieron con Ordóñez y quienes fueran compañeros de partido, como Carlos Iturgaiz, Leopoldo Barreda o José Eugenio Azpiroz. También ha habido una nutrida representación de víctimas de ETA, como la presidenta de Covite y hermana del dirigente popular asesinado, Consuelo Ordóñez, o el director del Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo, Florencio Domínguez.

"¿Qué hemos hecho mal para que el discurso de Ordóñez siga siendo efectivo hoy en día?", pregunta su viuda para llamar a la reflexión a la clase política

Todos ellos han brindado un reconocimiento a la figura de Ordóñez con un sonoro y prolongado aplauso a su viuda, que ha finalizado su discurso emocionada. Para entonces, Iribar había cumplido con su objetivo de llamar a la clase política e institucional a la "reflexión" para el futuro al lanzar una pregunta que estaba escrita en rojo en los folios que contenían el mensaje que quería trasladar: ¿Qué hemos hecho mal o dejado de hacer bien para que el discurso de Ordóñez siga siendo efectivo y válido hoy en día?. La propia Iribar ya había adelantado que plantearía esta cuestión en el acto institucional de apertura de la exposición, titulada 'Gregorio Ordóñez, la vida posible', durante la presentación de la muestra a los medios de comunicación dos horas y media antes.

Entonces, la respuesta a la pregunta de "qué se ha hecho mal" había llegado de su propia voz: la "normalización" de los herederos de Batasuna. "Ese es el tema. Para Gregorio, hace 25 años, y para mí y muchos ciudadanos hoy en día, Bildu no es una formación cualquiera", ha subrayado. Su marido decía en vida que "HB y ETA sobraban del País Vasco, que eran lo mismo, y que debíamos arrinconarles, no solo políticamente, sino también socialmente" y, sin embargo, ahora se negocia con Arnaldo Otegi, que "no es un político cualquiera, ya que tiene un pasado terrorista tras haber participado en tres atentados".

Iríbar: "No es digno de una democracia que admita que se siente en su Congreso, ayuntamientos y parlamentos a personas vinculadas con terrorismo"

"No es digno de una democracia que admita en sus filas que se siente en su Congreso, en sus ayuntamientos y en sus parlamentos autonómicos a personas que están vinculadas, además directamente, con atentados terroristas", ha censurado. "El discurso político de ETA al que se enfrentó Gregorio Ordóñez con mucha valentía no puede tener cabida en una sociedad y en una democracia que se precie", ha remarcado.

Exposición para "emocionar"

La muestra instalada en el Palacio Miramar refleja, en palabras de su comisaria, María Jiménez, una "biografía concentrada" de Ordóñez. No solo es un recorrido político sino también una evidencia de "su forma de ser, su carácter, su forma de enfrentarse a la vida", lo que, en última instancia, "va ligado a su forma de hacer política". La exposición se compone de casi 300 objetos personales, imágenes relacionadas con el político y el momento que se vivía en San Sebastián durante su etapa de concejal y material de campañas electorales. Entre este material, destaca una de las balas que Ordóñez se encontraba de forma habitual en su casillero municipal dentro del extenso listado de amenazas de todo tipo que recibía, incluso llamadas al teléfono de casa, y el maletín que llevaba en el momento de su asesinato mientras almorzaba en el bar La Cepa de la Parte Vieja junto a sus compañeros María San Gil y Kote Villar. "Hoy es un día para acordarnos de la magnífica persona y el magnífico político que era Gregorio y el dolor terrible que nos infligió ETA, no solo a nosotros, sino en todos los siguientes asesinatos que hubo y los anteriores", ha destacado quien con posterioridad, inspirada en la figura de su "referente" Ordóñez, alcanzaría la presidencia del PP vasco.

Fernando Savater, María San Gil y Cayetana Álvarez de Toledo, en la exposición. (EFE)
Fernando Savater, María San Gil y Cayetana Álvarez de Toledo, en la exposición. (EFE)

El objetivo de la muestra, dividida en tres salas que reflejan el momento del asesinato, su biografía política y sus orígenes familiares, "no es solo contar lo que pasó, sino evocar lo que podría haber ocurrido si su carrera no se hubiera truncado" con el asesinato de ETA, que llegó a los 36 años de edad, cuando Ordóñez estaba "en el mejor momento de su vida y carrera política". A este respecto, Enrique Bonet, encargado del diseño museográfico, asegura que se trata de un proyecto para "emocionar" más que narrativo. En este sentido, se ha intentado "transmitir un mensaje de optimismo partiendo de una tragedia" a través de un juego de luces y sombras. "Ordóñez era una persona llena de luz pero su vida emana, desgraciadamente, sombra", explica.

La pretensión es llevar a grupos escolares a visitar la muestra, que llegará al Parlamento Europeo en septiembre antes de viajar a Madrid en diciembre

La muestra permanecerá abierta hasta el 30 de abril y la pretensión es llevar el legado de Ordóñez a otros puntos de España y Europa. De hecho, la exposición, según ha desvelado Iríbar, viajará a Bruselas, al Parlamento Europeo, a finales de septiembre antes de recalar en Madrid en diciembre. El objetivo es que, con posterioridad, la muestra se pueda ver en "centros que tengan que ver con las víctimas del terrorismo, la política o la propia sociedad". Igualmente, la Fundación ya ha realizado contactos a nivel institucional para que la exposición de San Sebastián sea visitada por grupos escolares dentro del objetivo "prioritario" que persigue esta iniciativa de que "las nuevas generaciones conozcan la trayectoria vital de Ordóñez y sus valores". A este respecto, ya se han ofrecido a hacer de guías para estas visitas el alcalde de San Sebastián, el diputado foral de Cultura, Denis Itxaso, el filósofo Fernando Savater o Consuelo Ordóñez.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios