SOLO PODEMOS DEFIENDE EL PLANTEAMIENTO

Rechazo al plan de Urkullu para los presos de ETA: PSE, Otegi... y hasta los propios reclusos

El socio del PNV en el Ejecutivo vasco asegura que es una "propuesta personal" del secretario de Convivencia y "no del Gobierno", y la red de apoyo a los presos critica que se quede corta

Foto: Jonan Fernández (izquierda) e Iñigo Urkullu. (EFE)
Jonan Fernández (izquierda) e Iñigo Urkullu. (EFE)

La propuesta que trasladará el Gobierno vasco al Ejecutivo de Pedro Sánchez para acercar a los 210 presos de ETA a siete cárceles del País Vasco y sus alrededores sin necesidad de que los reclusos se desmarquen de la banda terrorista ha provocado una fuerte polvareda con críticas desde diferentes ámbitos, y que, a nivel político, proceden de su socio, el PSE-EE, que se ha desmarcado de una iniciativa que “no es del Gobierno” y que atribuye a un planteamiento “personal” del secretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación, Jonan Fernández. Incluso, la iniciativa no ha sido bien vista por la red de apoyo a los presos de ETA, Sare, por considerar que se queda corta por no abordar una solución "integral" a los reclusos.

La propuesta fue anunciada este miércoles en declaraciones a ETB por Fernández, que aseguró que el plan encaminado a acabar con la política política de dispersión que el Gobierno vasco ya ha remitido con anterioridad a los Ejecutivos de Mariano Rajoy y del propio Sánchez ha sido “actualizado” con un “cambio de concepto”, sin exigir un desmarque previo de ETA, de cara a favorecer el camino hacia su “resocialización”. Fernández defiende que la reinserción será más fácil si los presos se encuentran cerca de su entorno, por lo que plantea que los reclusos sean trasladados a las prisiones de Zaballa (Vitoria), Basauri (Vizcaya), Martutene (Guipúzcoa), Pamplona, Logroño, Burgos y el Dueso. Además, sostiene que esta propuesta no es “un regalo” a los presos de ETA sino “justicia” con los familiares de los etarras encarcelados.

La propuesta del Gobierno ha sido "actualizada" con un "cambio de concepto", sin pedir el desmarque previo de ETA para favorecer su "resocialización"

La secretaria general de los socialistas, Idioa Mendia, ha negado hoy tener conocimiento de este planteamiento, que ha asegurado haber conocido ayer a través de los medios de comunicación, y que sitúa como una “propuesta personal a todas luces” de Fernández, que ha “trabajado” este planteamiento sin que haya sido abordado por el Consejo de Gobierno, donde “no ha sido en absoluto ni conocida ni debatida”. Por ello, ha asegurado que “es una propuesta de Jonan Fernández, no del Gobierno”.

En una comparecencia de urgencia ante el revuelo generado por el anuncio del Ejecutivo vasco, Mendia ha asegurado que los socialistas desconocían la propuesta y, a la hora de valorar su contenido, ha abogado por abordar esta cuestión con “prudencia”. En todo caso, ha deslizado su rechazo a este planteamiento genérico al defender que “cada preso tiene que iniciar el camino de la reinserción de manera individualizada”. Sin embargo, ha eludido ir más allá y pronunciarse sobre el contenido de la propuesta hasta que “la podamos estudiar y trabajar”.

Ante la polémica, Fernández corrige un día después sus palabras y asegura que el Gobierno "nunca ha vinculado la crítica del pasado con el acercamiento"

El plan anunciado a través de la televisión pública ha sido abrazado por el PNV dentro del rechazo generalizado que ha provocado, incluso entre la izquierda 'abertzale', con planteamientos críticos desde EH Bildu y Sare. A la vista de la polémica generada, el propio director de Derechos Humanos ha querido corregir un día después sus propias palabras en otra entrevista en el ente público vasco al afirmar hoy en Euskadi Irratia que el Gobierno vasco “nunca ha vinculado la crítica del pasado” con el acercamiento de los presos de ETA a prisiones del País Vasco y su entorno más próximo. El cambio, según ha enfatizado, es “en el concepto”, esto es, en el acercamiento de los presos para posibilitar la reinserción y no al revés.

Pero, por uno y otro motivo, el rechazo a la propuesta ha sido general. El único apoyo ha procedido de Podemos, que se ha alineado con una propuesta que "tampoco difiere en gran medida de anteriores propuestas que ha hecho el Gobierno vasco". Incluso, la propia red de apoyo a los presos ha mostrado su sorpresa por una iniciativa que, según asegura, se queda corta, ya que solo aborda “una parte” de la “problemática” de los reclusos de la banda terrorista y no “en su totalidad”. “Más allá del acercamiento, también tienen que dejarles recorrer la progresión de los grados y diferentes puntos en general para solucionar la problemática de los presos en su totalidad y no solo en una parte”, ha valorado Inaxio Oiarzabal en representación de Sare, que ha solicitado una reunión con el Gobierno vasco para “conocer en su totalidad” una propuesta que, en todo caso, ve "positiva" para avanzar en el camino para acabar con la dispersión de los presos.

También el líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha censurado, por interesada, la iniciativa del Gobierno vasco, a quien ha reclamado que "no haga propaganda política” con los presos de ETA y trabaje con “rigor y discreción” para alcanzar una solución para los reclusos de la banda terrorista. En una entrevista en Herri Irratia, ha exigido al Ejecutivo de Iñigo Urkullu una solución que “no levante ampollas” más allá de filtraciones interesadas que puedan generar “un debate quizás innecesario” en un momento en el que es necesario un consenso entre todos. “Hace seis meses había un programa y ahora tenemos otro, y ahora han cambiado las cosas y no sabemos por qué”, ha censurado ante la propuesta dada a conocer por Fernández.

Otegi reclama al Gobierno vasco que "no haga propaganda política" con los presos de ETA y trabaje con "rigor y discreción" para una solución

Al otro lado de la barrera, las críticas más contundentes han llegado desde el PP y la asociación de víctimas del terrorismo del País Vasco, Covite, que han acusado al Gobierno de Urkullu de "ponerse al servicio" del colectivo de presos de ETA y de EH Bildu al asumir sus reivindicaciones de obtener beneficios penitenciarios sin contrapartidas. Carmelo Barrio, el nuevo portavoz popular en el Parlamento vasco tras el abandono de la política de Borja Sémper, ha denunciado que el Ejecutivo de Vitoria “se ha plegado a las presiones” de la izquierda 'abertzale' y se ha “convertido en intermediario” de EH Bildu ante el Gobierno español en sus exigencias para favorecer a todos los presos de ETA sin necesidad de que condenen a ETA y se arrepientan de su pasado. Por ello, ha exigido al Ejecutivo de Vitoria que no “ofenda” a las víctimas con un plan de acercamiento a los presos de ETA que constituye una “obsesión” para el director de Derechos Humanos.

Jonan Fernández, en el Parlamento vasco. (EFE)
Jonan Fernández, en el Parlamento vasco. (EFE)

En su estreno en el cargo de portavoz popular en la Cámara de Vitoria, Barrio ha calificado de “lamentable” la propuesta, al tiempo que ha denunciado que es “grave y preocupante” que los presos de ETA constituyan la “prioridad” del Gobierno de Urkullu en su relación con el Ejecutivo de Sánchez. El dirigente del PP, que registrará varias iniciativas en el Parlamento para rechazar esta propuesta, entre ellas una pregunta dirigida al lehendakari en el primer pleno de control del año, ha exigido al PSE-EE que sea “contrafuerte” dentro del Gobierno vasco y rechace con la “mayor claridad posible” el planteamiento de Fernández, el cual —ha censurado—, “favorece a los presos de ETA” y les “aleja” de la reinserción, que pasa por la “renuncia a la violencia y decir que los crímenes de ETA estuvieron mal”.

El PP y Covite acusan al Gobierno vasco de "ceder ante las presiones" de EH Bildu y del entorno de los presos de ETA con un planteamiento "lamentable"

En esta línea, la presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, ha acusado al Gobierno vasco de “ceder ante las presiones” del colectivo de presos de ETA y de EH Bildu con un plan al que este colectivo se opone de forma “frontal” por plantear “la misma política penitenciaria que siempre ha exigido” el entorno etarra “sin previa exigencia de que rechacen la violencia”. El “repudio” a ETA debe ser, según asevera, una “condición fundamental para el acercamiento” de los reclusos a cárceles del País Vasco o del entorno próximo, y además “individual y en ningún caso colectivo a todo lo que ha supuesto” la banda terrorista.

Ante esta cascada de críticas, el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha reafirmado su validez. Ha replicado que la propuesta sobre el acercamiento de los presos de ETA a cárceles del País Vasco o del entorno “no es nueva” ya que se planteó hace siete años al entonces presidente Mariano Rajoy y también a Pedro Sánchez tras llegar en 2018 a La Moncloa tras la moción de censura. El número 2 del Ejecutivo de Vitoria ha defendido la propuesta avanzada por Fernández al asegurar que, “si uno de los objetivos principales de la política penitenciaria es la reinserción social de los presos, esa reinserción se materializaría de una manera más eficaz si estuvieran en el entorno familiar o cerca, que si estuvieran alejados”.

En este sentido, el director de Derechos Humanos ha defendido este jueves que la propuesta para trasladar a los presos de ETA antes de que inicien su itinerario de reinserción es “lo mismo” que defiende el Gobierno de Francia. “Lo que nosotros estamos proponiendo no tiene diferencia con lo que ha hecho el Gobierno francés. Es lo mismo y el Gobierno francés ha acercado a la mayoría de los presos con el beneplácito de las asociaciones de víctimas”, ha subrayado.

De cara al recorrido de la propuesta, Erkoreka se ha limitado a afirmar que habrá que esperar a ver “qué planteamientos” hace el Gobierno de Sánchez y “qué dice el ministro de Interior [Fernando Grande-Marlaska]”. “Habrá que ver ahora cuál es la respuesta del Gobierno central, que hasta ahora ha sido escasa. Es cierto que con Sánchez se han dado más pasos de los que se dieron en la época de Rajoy, pero también es cierto que aún queda mucho por hacer y se puede hacer mucho”, ha señalado.

Podemos lo apoya: los presos tienen "derecho" a cumplir condena "cerca de sus casas" al margen "de la autocrítica y el reconocimiento del daño causado"

A nivel político, el Gobierno vasco ha tenido el respaldo del secretario general de Podemos en el País Vasco, Lander Martínez, que ha defendido que los presos de ETA tienen "derecho" a cumplir condena "cerca de sus casas" con independencia de que hagan "un proceso de autocrítica y de reconocimiento del daño injusto causado". Esta reflexión, según ha señalado, no debe ser "condición" para su acercamiento a cárceles vascas o del entorno de la Comunidad Autónoma del País Vasco. En relación al contenido de la propuesta, ha valorado que "tampoco difiere en gran medida de anteriores propuestas que ha hecho el Gobierno vasco". A su juicio, el acercamiento de presos "tiene unas claves muy sencillas", una de ellas que "se tiene que dar porque es una cuestión de humanidad, de defender en clave de derechos humanos que las personas presas puedan realizar sus penas en lugares de arraigo social y que no haya un doble castigo para sus familias".

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios