no hay billetes, en respuesta al referéndum

Los taurinos buscan un golpe de fuerza en San Sebastián tras la muerte de Víctor Barrio

Illumbe colgará el cartel de todo vendido en respuesta a la consulta sobre la continuidad de los festejos que el ayuntamiento celebrará en 2017

Foto: El diestro José Tomás, en una de sus faenas. (EFE)
El diestro José Tomás, en una de sus faenas. (EFE)

Los Chopera no pudieron cumplir su deseo de contar el pasado año con José Tomás para la reinauguración de la plaza de toros de Illumbe. Con su presencia en la arena del coso donostiarra, la familia de empresarios taurinos quería dar un golpe de efecto en favor de la fiesta nacional, en respuesta al veto del Gobierno municipal de EH Bildu, que prohibió los toros tras la feria de 2012 una vez terminaron los 15 años de explotación de la plaza comprometidos con los Chopera en su inauguración en 1998. Ahora, el diestro de Galapagar ha dado el ‘sí quiero’ porque la faena que se avecina se antoja más complicada. Se trata de hacer frente a la creciente corriente antitaurina que amenaza con desterrar para siempre los toros de San Sebastián con una consulta sobre la continuidad de los festejos taurinos fijada para comienzos del próximo año.

Los taurinos buscan un golpe de fuerza en San Sebastián tras la muerte de Víctor Barrio

Este referéndum organizado por el ayuntamiento, gobernado por PNV y PSE, ha dado un carácter trascendental a la feria taurina de Semana Grande, prevista del 13 al 16 de agosto, convertida en un mano a mano entre los antitaurinos y los defensores de la fiesta, con la consulta del 19 de febrero en el horizonte. En este trascendental duelo, José Tomas no ha dudado en saltar a la arena de Illumbe, consciente de las dificultades que atraviesan los toros en una ciudad que ya vivió 25 años sin festejos taurinos, desde la desaparición del mítico Chofre hasta la inauguración de Illumbe.

La deplorable reacción de los detractores de la fiesta nacional tras la muerte en el ruedo del diestro Víctor Barrio, alegrándose de su fallecimiento en las redes sociales con mensajes que han sido llevados a la Justicia para determinar posibles delitos penales, ha espoleado a los defensores de las corridas, que quieren hacer de la feria de Semana Grande una demostración de fuerza como respuesta a los antitaurinos.

Primer golpe de efecto: José Tomás

De momento, los protaurinos han dado la primera estocada, sustentados en el tirón de José Tomas (compartirá cartel con Pablo Hermoso de Mendoza y El Juli el 14 de agosto). Illumbe se prepara para colgar el cartel de no hay billetes, un hecho histórico para el coso donostiarra, que en las últimas ferias se había acostumbrado al cemento. La salida a la venta de los abonos, ya agotados (quedan algunas entradas sueltas), dejó una imagen para el recuerdo, con miles de personas rodeando el coso donostiarra para hacerse con un asiento.

Las cuatro tardes taurinas durante las fiestas de San Sebastián concitarán a 44.000 personas frente a las 30.000 del pasado año. A la vista de esta masiva afluencia, la familia Chopera lanza una pregunta al aire para rebatir a los detractores de la fiesta: “¿Hay algún otro espectáculo privado en Semana Grande que reúna a tanta gente?”.

Referéndum en febrero

El regreso el pasado año de los toros a San Sebastián tras dos ediciones de ausencia (2013 y 2014), con la presencia del rey emérito Juan Carlos, fue contrarrestado por los antitaurinos con una campaña en contra de los toros que ha culminado con la aprobación por parte del ayuntamiento de una consulta sobre la continuidad de los festejos en 2017. Los detractores de la fiesta nacional se han valido del Reglamento Municipal de Consultas Ciudadanas, aprobado en abril de 2015 por unanimidad de todos los grupos, para impulsar un referéndum al que el Gobierno municipal de PNV y PSE no se ha opuesto y cuyo resultado respetará, a pesar de no ser vinculante, en caso de que las urnas lancen un mensaje contundente, tal y como ha asegurado el alcalde, Eneko Goia (PNV).

La pretensión de los contrarios a los toros era que la consulta se celebrara antes de la feria de Semana Grande para lograr, en su caso, que el ayuntamiento vetara la feria taurina de este año, si bien el Ejecutivo local lo rechazó por “inviable”, toda vez que los Chopera se habían movido rápido y habían registrado la solicitud del alquiler de Illumbe con mucha antelación, de modo que una cancelación hubiera conllevado unos graves perjuicios económicos.

¿Quiere usted que el ayuntamiento deje de destinar recursos municipales para las corridas de toros?, es la pregunta que ha formulado el Gobierno municipal

El ayuntamiento ha avalado la consulta al validar 8.986 de las firmas presentadas por la plataforma Donostia Antitaurina Orain, que superó las 8.063 rúbricas necesarias, correspondientes al 5% del censo de San Sebastián, tal y como establece en sus requisitos el Reglamento Municipal de Consultas Ciudadanas. “¿Quiere usted que el ayuntamiento deje de destinar recursos municipales para las corridas de toros?”, es la pregunta que ha formulado el Gobierno municipal para un referéndum abierto a los mayores de 16 años. En la práctica, esta cuestión supone el veto a los toros, ya que Illumbe, de propiedad municipal, es la única plaza habilitada para celebrar corridas.

La consulta se celebrará, a pesar de que la Justicia ha anulado el marco legal en el que se sustenta. El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) declaró en una sentencia fechada el 25 de abril la “nulidad radical” del Reglamento Municipal de Consultas Ciudadanas. Pero el ayuntamiento ha maniobrado para esquivar el veto judicial a la consulta. Se ha plegado a los deseos de EH Bildu y ha recurrido la sentencia, a pesar de que Goia no era partidario de prolongar la vía judicial, por lo que entiende que la normativa municipal sigue vigente y permite celebrar la consulta hasta que no haya un pronunciamiento definitivo de la Justicia. 

Números (humanos y económicos) de los taurinos

En este escenario, los defensores de la fiesta buscan demostrar su fuerza con una feria taurina cuya repercusión irá mucho más allá de la arena de Illumbe. Y junto a los números (de asistentes), la familia Chopera quiere poner los otros números, los económicos, para decantar la balanza de forma definitiva. Así, realizará un estudio sobre el impacto en la ciudad de las ferias de 2015 y 2016, para reforzar los argumentos de la continuidad de los toros. Ya existe un precedente a este respecto. Tras el veto de EH Bildu a los toros, la asociación cultural Toros Sí en Donosti, creada para reivindicar la continuidad de los toros, realizó un estudio que cifró en cerca de 120 millones el impacto económico de la feria para San Sebastián en los 15 años de explotación de Illumbe, lo que supone una media de 7,8 millones por temporada.

El diestro Morante de la Puebla, en Illumbe en 2015. (EFE)
El diestro Morante de la Puebla, en Illumbe en 2015. (EFE)

El resultado de la consulta es impredecible, pero es previsible que este año en Illumbe se vuelvan a producir momentos de tensión a las puertas del coso entre detractores y defensores de los festejos taurinos, como ya ocurrió el pasado año a raíz de concentraciones de antitaurinos para protestar por el regreso de la fiesta nacional a la capital guipuzcoana.

La celebración de las elecciones autonómicas vascas en otoño ha retrasado hasta el próximo año la organización de la consulta antitaurina en San Sebastián, ya que esta no se puede celebrar en periodos electorales. La capital guipuzcoana podría, además, no ser la única capital vasca en sacar las urnas para preguntar por la continuidad de los festejos taurinos, ya que Vitoria puede seguir sus pasos. La capital alavesa aprobó a finales del pasado año una moción que insta al alcalde, Gorka Urtaran (PNV), a convocar una consulta popular para decidir si la ciudad sigue acogiendo festejos taurinos más allá de 2016.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios