Es noticia
Menú
Las comisarías de Madrid se caen a cachos: "Ya no es extraño que se desprenda el techo"
  1. España
  2. Madrid
"El estado es lamentable"

Las comisarías de Madrid se caen a cachos: "Ya no es extraño que se desprenda el techo"

El pasado 7 de septiembre se derrumbó la sala de detenidos del distrito de Retiro. El Sindicato Unificado de Policía asegura que las mejoras de Interior de los últimos años “son solo parches” y que es necesaria “una inversión mayor”

Foto: A la izquierda, el derrumbe de Retiro; a la derecha, una ventana de la comisaría General de Seguridad Ciudadana. (SUP)
A la izquierda, el derrumbe de Retiro; a la derecha, una ventana de la comisaría General de Seguridad Ciudadana. (SUP)

Humedades en las paredes, ventanas que no cierran, derrumbe de infraestructuras, baños inhabilitados y temperaturas infrahumanas. El actual estado de las comisarías de Policía Nacional de la Comunidad de Madrid tiene cabreado a más de uno. “Es lamentable”, señalan fuentes del Sindicato Unificado de Policía (SUP). El último episodio relevante se produjo el pasado 7 de septiembre, cuando el techado de la zona de custodia de detenidos de la comisaria de Retiro se vino abajo. “Justo en ese momento no había nadie y se pudo evitar una desgracia, pero es que ya no es extraño que se desprenda el techo”, continúa el portavoz, Raúl Gómez. Recuerda también que ya se produjeron algunos desprendimientos en la misma comisaria en 2014.

Nada de esto es un caso aislado, según fuentes del sindicato. Otras delegaciones policiales también se encuentran en un estado decadente –al menos 200 distribuidas por todo el país tienen más de 50 años de antigüedad– y “es necesaria una intervención urgente”. Los últimos años han estado marcados, precisamente, por percances similares en las comisarias de distritos o localidades como Moratalaz, Salamanca o Torrejón de Ardoz.

Arganzuela y Casa de Campo

Desde el SUP aseguran que las dependencias de los barrios de Arganzuela y Casa de Campo cuentan con multitud de humedades con riesgo de desprendimiento y añaden que la de Carabanchel tiene previsto iniciar ahora obras mayores: “No cierra ninguna ventana”. Respecto a las soluciones del Ministerio de Interior, el sindicato incide en que “solo ponen parches” pero no atajan el problema de raíz “con una inversión en condiciones”. "Al cabo de uno o dos años vuelve a estar todo como antes”, sentencian. Desde el Ministerio no se han facilitado datos sobre si existe un plan de mejora integral de las comisarías.

placeholder Baños inhabilitados en Arganzuela. (SUP)
Baños inhabilitados en Arganzuela. (SUP)

Las bajas temperaturas durante el invierno también hacen mella en las instalaciones de Casa de Campo, donde se ubican los animales del cuerpo de seguridad. “Nos hemos encontrado con perros con escarcha en la tripa del frío porque la caldera encargada de calentar el suelo no tiene suficiente potencia". Y los policías deben cambiarse en barracones que tienen “más de 40 años” y donde no se puede implantar un sistema de climatización porque “salta la luz”. Este problema se aplica a muchas otras comisarías, “me atrevería a decir que el 50%”, apunta el portavoz. De hecho, en Fuencarral, al ser un edificio de cristal, no es posible abrir las ventanas. “Es un horno”, sentencia.

Respecto a la comisaría de Arganzuela, el sindicato asegura que tuvieron que denunciar la "dejadez" de las instalaciones ante la Junta Municipal. "Conseguimos que cambiaran las ventanas, que tenían persianas de madera”, pero “no se pueden usar muchos baños y lavabos porque están rotos”.

La delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, anunció el pasado 9 de septiembre el aumento de efectivos en las 30 comisarías de la región y destacó el notable incremento del último año. El número de agentes de Policía Nacional ha ascendido un 6% (424), sumando un total de 13.267 miembros del cuerpo de toda la Jefatura Superior de la comunidad. En concreto, 25 comisarías han crecido en agentes en más de un 10% en cuatro años.

Humedades en las paredes, ventanas que no cierran, derrumbe de infraestructuras, baños inhabilitados y temperaturas infrahumanas. El actual estado de las comisarías de Policía Nacional de la Comunidad de Madrid tiene cabreado a más de uno. “Es lamentable”, señalan fuentes del Sindicato Unificado de Policía (SUP). El último episodio relevante se produjo el pasado 7 de septiembre, cuando el techado de la zona de custodia de detenidos de la comisaria de Retiro se vino abajo. “Justo en ese momento no había nadie y se pudo evitar una desgracia, pero es que ya no es extraño que se desprenda el techo”, continúa el portavoz, Raúl Gómez. Recuerda también que ya se produjeron algunos desprendimientos en la misma comisaria en 2014.

Madrid