Es noticia
Menú
La odisea de rodar 'pelis' en Madrid: la ciudad es un caótico plató sin técnicos
  1. España
  2. Madrid
hollywood castizo

La odisea de rodar 'pelis' en Madrid: la ciudad es un caótico plató sin técnicos

La pandemia ha revolucionado la industria audiovisual. Cuesta encontrar trabajadores y conseguir permisos a tiempo. El Ayuntamiento pondrá en marcha una nueva ordenanza para facilitar los trámites y beneficiar al sector

Foto: Una auxiliar de cámara en el rodaje "La vida que no es nuestra". (EFE/Mariscal)
Una auxiliar de cámara en el rodaje "La vida que no es nuestra". (EFE/Mariscal)

Hubo un tiempo en que Madrid se convirtió en un plató de Western del oeste americano. Eran los años 60, Clint Eastwood se paseaba a caballo por Hoyo de Manzanares y los madrileños miraban el periplo expectantes como si fueran los protagonistas de ‘Bienvenido Mister Marshall’. Luego vino Almodóvar y a todas les dio un ataque de nervios al ver al excéntrico director rodando con Maura en O’Donnell. 50 años después llegó una pandemia y el consumo masivo de productos audiovisuales revolucionó la industria.

Foto: El cofundador y CEO de Netflix, Reed Hastings. (Reuters)

El último año ha marcado un antes y un después en el mundo de las luces y las cámaras en la capital. Aunque los datos oficiales todavía no están disponibles, se estima que giran en torno a los 14.000 permisos de grabación aprobados solo en el Ayuntamiento de Madrid —aunque esta cifra podría aumentar incluso un 40% una vez recogidas todas las cifras—. Este sería el número más alto de permisos de rodaje en las calles de la ciudad desde que el Consistorio registra los datos. Viene Netflix, HBO y Amazon Video. Y desde febrero, se registran incluso 400 peticiones diarias. ¿Es viable semejante volumen audiovisual?

“Me es imposible encontrar técnicos para trabajar”, explica Óscar Rubio, director de producción de series de ficción como ‘Desaparecidos’, ‘El comisario’ o ‘Valeria’. El ‘boom’ audiovisual ha provocado la búsqueda infinita de personal laboral. “No estábamos preparados para esto”, apunta Silvia Aráez, SEO de Fresco Films –un ‘service’ que gestiona las producciones extranjeras que eligen España como sitio de rodaje–. Rubio, por su parte, también explica cómo se está produciendo una burbuja que va a terminar estallando. "Las plataformas no van a aguantar este ritmo. Los técnicos se han acostumbrado a cobrar mucho dinero estos dos últimos años y los proveedores han subido los precios. Netflix ya ha bajado muchísimo su número de suscriptores y la situación empieza a ser insostenible. Falta gente y falta formación, no hay cantera".

4 funcionarios para 14.000 rodajes

Para más inri, y aunque Madrid cuenta con cientos de localizaciones excelentes y muy demandadas dentro del sector, la tramitación de los permisos de rodaje a veces se complica. “El problema no es encontrar sitios, sino conseguir los permisos a tiempo. La oficina está completamente saturada por la escasez de técnicos que tienen haciendo los informes y no dan abasto”, apunta Carola Rodríguez, jefa de localizaciones de 'La Última', el primer proyecto de Disney+ en España con Aitana Ocaña y Miguel Bernabé como protagonistas. “Las cosas al final salen adelante porque esta gente trabajaba a toda hostia”, confiesa Miguel Peñas, un localizador y jefe de producción desde hace más de 15 años.

Los técnicos de la oficina de Albarracín 33 –donde se ubica el despacho donde se tramitan los permisos de rodaje en Madrid– no han querido dar declaraciones a este medio, pero fuentes cercanas apuntan que “están haciendo sus gestiones de presión para mejorar las cosas”.

Otro inconveniente con las localizaciones es que, para grabar en la misma zona, hay que esperar dos semanas. La demanda actual implica que decenas de rodajes coincidan en el tiempo en Madrid, pero el espacio es limitado.

Los localizadores –una figura indispensable en la producción audiovisual encargada de encontrar los sitios idóneos para grabar– se reunieron con el Ayuntamiento de Madrid para explicar sus demandas. Propusieron facilitar los trámites de pago de tasas y habilitar los trámites online. “Yo estoy muy contento porque creo que de verdad la cosa va a ir hacia delante”, apunta Peñas. Además, Rodríguez y Peñas aseguran que Madrid es de las ciudades que mejor ha funcionado siempre con los permisos de rodaje y que por ello saben que esta situación es temporal.

Y como cuando surge una demanda siempre hay una mente espabilada, la inmobiliaria de lujo ‘The Sibarist’ ha aprovechado el tirón para ofrecer sus edificaciones a las productoras. Los localizadores se ponen en contacto con la empresa y les gestionan escenarios singulares como castillos o monasterios propiedad de sus clientes. La sede de la inmobiliaria es un invernadero del siglo XIX donde se filmó la película ‘Dolor y Gloria’ de Pedro Almodóvar. “Nuestro cliente es la productora y hacemos de intermediarios entre los localizadores y los dueños de los inmuebles”, apunta Silvia Hengstenberg, socia fundadora de la agencia.

A las instituciones les gusta esto

La pandemia ha venido al sector como mano de santo. La industria del cine es de las pocas que ha mejorado su producción durante estos dos años de crisis sanitaria.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, anunció hace una semana una nueva ordenanza audiovisual específica para la capital. Los objetivos principales son agilizar los trámites burocráticos, establecer un marco normativo para atender las necesidades de la industria, mejorar la sostenibilidad y fomentar la cohesión entre la industria y la ciudadanía. “Tenemos que escuchar lo que necesitan tanto el sector como los vecinos madrileños”, apunta Raúl Torquemada, director de la oficina municipal Madrid Film Office perteneciente al Área de Turismo del Ayuntamiento. “Queremos agilizar todos los procesos burocráticos para conseguir que los permisos sean más ágiles”, apunta, “y también impartimos cursos para formar a la población interesada”. En definitiva, mejorar el papeleo y aumentar a la población activa disponible para dar el “acción”.

Los rodajes que se ubiquen en edificios cuya titularidad pertenezca a Madrid Destino contarán con descuentos de hasta el 100% en el caso de películas y cortos y un 50% en spots publicitarios. Y aunque esta medida beneficiaría económicamente a muchas producciones, algunos no terminan de estar de acuerdo. "Creo que poniendo las cosas gratuitas, no beneficias ni a los vecinos de Madrid ni a la industria en general porque las localizaciones se colapsan. Yo preferiría pagar y tener más garantías", apunta Rubio.

placeholder El guionista y director Paco Cabezas durante el rodaje de la serie 'La novia gitana'. (EFE/Víctor Lerena)
El guionista y director Paco Cabezas durante el rodaje de la serie 'La novia gitana'. (EFE/Víctor Lerena)

'Dune' quiso venir a España

A nivel nacional, y por primera vez en la historia, el Gobierno central creó un ‘Hub Audiovisual’ donde reconocer la rentabilidad del sector. “Ha sido la primera vez que me he visto representada laboralmente”, apunta Aráez. El viaje de Pedro Sánchez a Hollywood trató de afianzar relaciones con los americanos para que confiasen en España como set de rodaje. Se aumentaron los incentivos fiscales y se presentó el país como un lugar idóneo: grandes profesionales, buenas conexiones y diversidad paisajística.

España “no ha hecho más que empezar” y “podríamos acoger más producciones internacionales”

Aun así, hay quienes insisten en que España “no ha hecho más que empezar” y que “podríamos acoger muchísimas más producciones internacionales”, sentencia José Luis Escolar, productor del ‘service’ Calle Cruzada y ganador de cuatro Premios Goya a Mejor Producción. Los principales países que más rodajes extranjeros reciben son Canadá y Reino Unido por “los incentivos fiscales que tienen. Para que un americano confíe en ti, tienes que asegurarle una serie de garantías. Necesitamos más incentivos, más garantía jurídica e infraestructuras propias de la cinematografía profesional”.

“Estuvimos en conversaciones con los productores de ‘Dune’ porque estaban interesados en grabar la serie en España. Necesitaban 20.000 metros cuadrados de estudio y era imposible. Han terminado yéndose a Nueva Zelanda porque no podemos ofrecerles garantías”, sentencia.

Hubo un tiempo en que Madrid se convirtió en un plató de Western del oeste americano. Eran los años 60, Clint Eastwood se paseaba a caballo por Hoyo de Manzanares y los madrileños miraban el periplo expectantes como si fueran los protagonistas de ‘Bienvenido Mister Marshall’. Luego vino Almodóvar y a todas les dio un ataque de nervios al ver al excéntrico director rodando con Maura en O’Donnell. 50 años después llegó una pandemia y el consumo masivo de productos audiovisuales revolucionó la industria.

Madrid Ayuntamiento de Madrid Pandemia