La gira americana de Pedro Sánchez ha sido un glorioso desastre
  1. Área privada EC Exclusivo
EL GALLINERO

La gira americana de Pedro Sánchez ha sido un glorioso desastre

Si hablamos de gallineros, la gira americana de Pedro Sánchez ha sido una obra maestra: las versiones de lo sucedido llevan más tensión antagónica que una canción de Pimpinela

placeholder Foto: Imagen: Irene de Pablo.
Imagen: Irene de Pablo.

Si de gallineros hablamos, la gira americana de Pedro Sánchez ha sido una obra maestra: las versiones de lo sucedido llevan más tensión antagónica que una canción de Pimpinela.

Versión A: la gira de Sánchez por EEUU es la más exitosa desde la de los Beatles en el 64, con fans desmayadas, millonarios deseosos de invertir todo su dinero en España y 200.000 mujeres de Wichita embarazadas tras ver a Sánchez en televisión... Un éxito planetario de la marca España, vaya.

Versión B: gira clandestina de Sánchez por EEUU. No ha logrado que lo reciba no ya Joe Biden, sino ni siquiera el mayordomo del mayordomo de Biden. Sánchez entró en EEUU como un espalda mojada, se grabó un vídeo junto a la frontera con un póster de la Casa Blanca detrás, fue tiroteado por la Migra y volvió a España en una chalupa.

Pero lo mejor no son las versiones contrapuestas, lo mejor es que ambas tienen algo de verdad, pues como la gira no ha sido la más heterodoxa, aguanta todo tipo de interpretaciones y análisis.

En efecto, no ha sido una visita de Estado al uso, pues Sánchez se ha dedicado a salir en la tele y a engatusar a inversores de Hollywood y el Valle del Silicio. Una gira en la que Netflix ha sido más importante que la Casa Blanca.

Ahora bien, a estas alturas del loco siglo XXI, y dado que el peso geopolítico español es pequeño y hay que hacer ruido como sea (aunque sea convirtiendo a Pedro Sánchez en el gran empotrador latino), ¿quién está en condiciones de valorar si la gira ha sido un éxito o un fracaso? ¿Desastre? ¿Éxito? ¿Está usted seguro?

Si de gallineros hablamos, la gira americana de Pedro Sánchez ha sido una obra maestra: las versiones de lo sucedido llevan más tensión antagónica que una canción de Pimpinela.

Pedro Sánchez Inversores Joe Biden
El redactor recomienda