Ayuso y Aguado superan el primer escollo para amarrar la legislatura a la espera de Vox
  1. España
  2. Madrid
primer acuerdo para un presupuesto

Ayuso y Aguado superan el primer escollo para amarrar la legislatura a la espera de Vox

Los socios del Gobierno regional alcanzaron el primer pacto para unas cuentas públicas y negocian ya con Vox para ganarse su apoyo. Los consideran fundamentales para la legislatura

placeholder Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (i), y el vicepresidente, Ignacio Aguado (d). (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (i), y el vicepresidente, Ignacio Aguado (d). (EFE)

El Gobierno de coalición que lideran Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado dio este lunes el primer paso para facilitar lo que queda de legislatura en la Comunidad de Madrid. El anuncio del primer acuerdo presupuestario entre los dos socios supondrá, si Vox termina apoyando el texto, como se prevé, un "balón de oxígeno" para los dos años que restan, según admiten fuentes gubernamentales consultadas por este medio. Las cuentas servirán para hacer frente a una situación sin precedentes marcada por la epidemia del coronavirus, que exigirá amplias partidas destinadas a la sanidad y a la educación, tal y como enfatizaron presidenta y vicepresidente este lunes, que coincidieron en que deben servir para "reactivar" Madrid.

De salir finalmente adelante, el Ejecutivo que rige en Madrid desde mediados de 2019 estrenaría su primer presupuesto después de haber prorrogado los que en su día aprobó Ángel Garrido como presidente por el PP. De lograrlo, la CAM enfilaría los próximos dos años de mandato con la tranquilidad de poder gobernar con unas partidas adaptadas al contexto real en el que se encuentra Madrid, por lo que respecta a la crisis sanitaria, pero también a la coyuntura económica que lleva meses azotando a su población. Fuentes del Gobierno madrileño reconocen que, si bien no es la prioridad cuando se elaboran unos presupuestos, está claro que su aprobación traerá tranquilidad a la política regional y permitirá responder mejor a las necesidades de los ciudadanos.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

Fue el propio Aguado quien insistió este lunes en que es necesario dar respuesta al entorno socioeconómico actual, en el que 100.000 madrileños más se encuentran en situación de riesgo de exclusión social o vulnerabilidad. Para paliar esta situación, el texto acordado incluye una de las medidas de las que ha hecho bandera el vicepresidente madrileño en los últimos días: un plan valorado en 1.000 millones para 'rescatar' a las familias y las empresas. Entre los aspectos que recoge, se encuentran partidas para un nuevo abono de transporte para los jóvenes de entre 26 y 30 años, una línea de ayudas a empresas, una tarjeta monedero para las familias en riesgo de exclusión y una dotación para las residencias, entre otros puntos.

Según explican fuentes del Gobierno regional, ha sido el ámbito de los centros de mayores el que, precisamente, ha generado más diferencias entre los socios durante la negociación del borrador, del que aún no han trascendido más detalles. Según esta versión, habrían sido los naranjas los que habrían apretado para aumentar la cuantía destinada a las residencias, aunque otras fuentes restan importancia a las posibles desavenencias y las enmarcan en las peticiones que cada consejería hace para su área. La dotación de ese 'plan de rescate' para las residencias rondaría los 200 millones, según estas fuentes, y buscaría aumentar el personal de estas y reformar algunos espacios para mejorar la asistencia. Caminar hacia una transformación del sistema actual, concluyen.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el vicepresidente regional, Ignacio Aguado. (EFE)

Las residencias fueron durante los primeros meses de gestión de la pandemia un punto de fricción entre los socios de gobierno, ya que en un primer momento se encontraban bajo el paraguas del ya dimitido consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero (Cs), pero fueron reagrupadas bajo el mando del titular de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero (PP).

​Tres meses de reuniones

Las fuentes consultadas por este medio coinciden, eso sí, en destacar que la negociación ha sido sencilla entre los dos partidos que se sientan en el Consejo de Gobierno y que ambos comparten muchos de los puntos abordados durante los tres meses en los que se ha debatido el texto. Así, estas fuentes inciden en que aunque estas sean las primeras cuentas acordadas en el contexto de la coalición, ya en la anterior legislatura tuvieron la oportunidad de intercambiar sus divergencias y sus puntos en común cuando Cs estaba en la oposición. En este tiempo, las conversaciones se han llevado a cabo por parte de la presidenta, el vicepresidente y el titular de Hacienda y Función Pública, Javier Fernández-Lasquetty.

Fue este mismo lunes cuando arrancaron las negociaciones con Rocío Monasterio para tantear su voto afirmativo y desde la Puerta del Sol se enfatizó que no hay líneas rojas. Este lunes, tanto Aguado como Díaz Ayuso dejaron claro que primero se sentarían con Vox y que el objetivo es asegurarse su sí a las cuentas antes de llevarlas a la Asamblea. Es decir, el texto que vaya a la Cámara tendrá —si todo va según lo previsto— el beneplácito del 'socio prioritario'. Por tanto, la búsqueda del apoyo de la izquierda regional quedaría enmarcada en el ámbito parlamentario mientras las reuniones con Vox serían previas a su tramitación. De acuerdo a lo dicho por el vicepresidente este lunes, no hay unos plazos autoimpuestos para dar luz verde a las cuentas, pero sí esperan que sea lo antes posible.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (i), y el vicepresidente, Ignacio Aguado. (EFE)

La primera reunión con el partido de Santiago Abascal fue una toma de contacto inicial para evaluar cuáles son los principales aspectos recogidos en el borrador acordado por PP y Cs y los reclamos que exigen los de Monasterio para aprobar los primeros presupuestos de la era Ayuso. Durante los últimos meses, Vox ha insistido en algunas de sus propuestas más recurrentes: bajadas de impuestos, reducción de las consejerías y de lo que llaman 'chiringuitos', entes públicos que a su parecer no tienen utilidad para los madrileños.

Durante la rueda de prensa de este lunes, la presidenta se mostró abierta a, una vez logrado el sí de Vox, analizar los posibles gastos superfluos en la Administración y reducirlos si se confirmara que existen en algún ámbito. Díaz Ayuso enfatizó que se trata de un aspecto que desde la Puerta del Sol también consideran una prioridad como "Gobierno liberal". Los presupuestos que salgan finalmente adelante deberán servir para hacer frente a una situación "excepcional" en la que deben primar el refuerzo de la sanidad, la educación, los servicios sociales y la dinamización de la economía en un contexto de crisis social, económica y sanitaria, según hicieron hincapié los líderes de las dos facciones del gabinete.

El Gobierno de coalición que lideran Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado dio este lunes el primer paso para facilitar lo que queda de legislatura en la Comunidad de Madrid. El anuncio del primer acuerdo presupuestario entre los dos socios supondrá, si Vox termina apoyando el texto, como se prevé, un "balón de oxígeno" para los dos años que restan, según admiten fuentes gubernamentales consultadas por este medio. Las cuentas servirán para hacer frente a una situación sin precedentes marcada por la epidemia del coronavirus, que exigirá amplias partidas destinadas a la sanidad y a la educación, tal y como enfatizaron presidenta y vicepresidente este lunes, que coincidieron en que deben servir para "reactivar" Madrid.

Isabel Díaz Ayuso Ignacio Aguado Madrid Partido Popular (PP) Ciudadanos
El redactor recomienda