DIVISIÓN TRAS EL LANZAMIENTO DE MÁS MADRID

Podemos asume que al menos habrá dos listas en la comunidad y el ayuntamiento

El rechazo a la Operación Chamartín se desliza como una línea roja, mientras se intentan pactar los términos del desacuerdo, "cesando el fuego cruzado" y buscando una coordinación poselectoral

Foto: Reunión del último consejo ciudadano estatal de Podemos, el máximo órgano de dirección, en que se abordó la crisis interna del partido. (Dani Gago)
Reunión del último consejo ciudadano estatal de Podemos, el máximo órgano de dirección, en que se abordó la crisis interna del partido. (Dani Gago)

Los ultimátums y los vetos cruzados abocan a que el denominado 'espacio del cambio' se fragmente en dos candidaturas, tanto en las elecciones autonómicas a la Comunidad de Madrid como en las municipales para el ayuntamiento de la capital. Un escenario que ya asumen los diferentes actores, desde Podemos, IU y Anticapitalistas hasta la plataforma electoral Más Madrid, lanzada por Íñigo Errejón en tándem con la alcaldesa Manuela Carmena, y los ecosocialistas de Equo. En las reuniones bilaterales de los últimos días y, sobre todo, en la multilateral celebrada la mañana de este lunes —con la ausencia de Podemos—, se comienza a compartir la conclusión de que Más Madrid concurrirá en solitario y con sus propias siglas a los comicios del próximo 26 de mayo, de momento solo con la intención más o menos explícita de sumarse a esta aventura el partido Equo.

Podemos asume que al menos habrá dos listas en la comunidad y el ayuntamiento

El documento político y programático expuesto por Izquierda Unida Madrid al equipo negociador de Errejón contiene algunas reclamaciones de mínimos difícilmente asumibles por Más Madrid, como es el caso de la paralización de la Operación Chamartín. Un proyecto urbanístico en el que se ha ratificado el Gobierno municipal de Manuela Carmena y que tiene previsto llevar al pleno municipal las próximas semanas —"febrero o marzo", según avanzan— para su aprobación definitiva. El 'Documento de propuesta de confluencia Izquierda Unida de Madrid' contiene precisamente un anexo que hace referencia a esta operación urbanística y que arranca con una "línea roja" evidente: "No se podrá construir un espacio colectivo con formaciones que no exijan o inicien la inmediata paralización de la llamada Operación Chamartín (Distrito Castellana Norte)".

Desde el equipo negociador del candidato de Más Madrid, se limitan a expresar que su intención sigue siendo llegar a un acuerdo y que si esta voluntad se comparte por el resto de actores, "se hará en el menor tiempo posible". Los plazos también juegan en contra de un acercamiento, puesto que en la carta pública con la que Carmena y Errejón anunciaban su intención de lanzar la plataforma electoral Más Madrid adelantaban que ratificarían sus respectivas listas electorales, a la comunidad y al ayuntamiento, respectivamente, este mes de febrero.

No se podrá construir un espacio colectivo con formaciones que no exijan o inicien la inmediata paralización de la llamada Operación Chamartín

Precisamente, fuentes de IU cercanas a las negociaciones explican que su intención es "acabar de hablar en abstracto" y "aclarar las posiciones" de cada parte para acelerar el proceso. En caso de que haya consenso político y coincidencias sobre la metodología para armar la candidatura, se iniciaría otra fase de negociación. En caso contrario, y como todo parece apuntar, se apuesta por que cada uno siga su camino electoral.

El documento de Izquierda Unida adelanta también lo que serían las bases para pactar un acuerdo con Más Madrid o, llegado el caso, también con Podemos. En esta línea se remarca que "es necesario comprometerse firmemente a que no se irá a una confrontación constante entre los distintos espacios. Apostamos por cesar el fuego cruzado y nos comprometemos a que, en caso de competición electoral, pondremos por delante las necesidades del pueblo madrileño, apostando por una coordinación posterior a las elecciones para echar a las derechas de los gobiernos autonómicos y municipales".

La dirección madrileña de IU califica de imprescindible que si se produce un acuerdo de confluencia, este competa tanto a la comunidad como al Ayuntamiento de Madrid, por lo que las negociaciones son inseparables. Si no hay acuerdo en la comunidad, tampoco lo habrá en el ayuntamiento, y viceversa. El documento también se ha enviado a Podemos y se define como una hoja de ruta fundacional para empezar a caminar juntos. "Nosotros empezamos un proceso sobre la base de un documento político. No cerramos la puerta a nadie. Quien quiera sumarse es más que bienvenido, pero sobre cuestiones políticas concretas", añade Álvaro Aguilera, responsable de relaciones políticas en IU.

Apostamos por cesar el fuego cruzado (...) y una una coordinación posterior a las elecciones para echar a las derechas

Para Podemos, el rechazo explícito a la Operación Chamartín todavía no es una línea roja oficialmente, pero los primeros encuentros que desde la gestora nombrada en Madrid tras la dimisión de Ramón Espinar se están promoviendo con las bases apuntan en este sentido. La lucha contra la especulación inmobiliaria, un concepto bajo el que se está encuadrando esta operación, sería uno de los consensos programáticos. La coportavoz de Podemos a nivel estatal, Noelia Vera, dejaba en manos de la gestora del partido en Madrid las negociaciones con otros actores políticos, aunque remarcando que en primer lugar se reconstruiría la candidatura con IU, en función del acuerdo marco alcanzando para concurrir a las elecciones con la marca Unidas Podemos.

Sin cerrarse totalmente ninguna puerta, las piezas del puzle del 'espacio del cambio' comienzan a reordenarse en diferentes tableros, al mismo tiempo que crece la pretensión de "desdramatizar" el hecho de que se divida la izquierda. En esta línea, se tendrá un ojo puesto en la demoscopia, mientras algunas encuestas comienzan a apuntar que no tendría por qué restar electoralmente, como le sucede a la derecha. Anticapitalistas ya han decidido no concurrir con el partido de Errejón y Carmena, apostando por una candidatura alternativa y rupturista, junto a Podemos e IU, tanto en la comunidad como en el ayuntamiento. La organización asegura que los planteamientos que establece el documento de IU marcan una buena dirección de trabajo para desarrollar un proceso programático democrático, con primarias participativas y que asuma entre sus medidas la paralización de la Operación Chamartín. Por otra parte, Equo, la formación a la que pertenece la concejala de Movilidad, Inés Sabanés, con quien Carmena ya dijo contar en la lista que presentará a la reelección, se inclina por integrarse bajo el paraguas de Más Madrid.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios