nuevo catálogo en febrero

Bares y restaurantes madrileños no podrán poner música si abren la terraza a la vez

Tras aceptar las alegaciones de ayuntamientos, empresarios y vecinos, la Comunidad de Madrid aprobará el nuevo decreto que amplía y redefine las actividades de los locales de ocio de la región

Foto: Uno de los tradicionales restaurantes de la plaza Mayor de Madrid. (Reuters)
Uno de los tradicionales restaurantes de la plaza Mayor de Madrid. (Reuters)

Los bares y restaurantes madrileños podrán poner música para ampliar su línea de negocio. Eso sí, esta no podrá sonar dentro del local si habilitan una terraza en la calle. La Comunidad de Madrid tiene ya perfilado el nuevo catálogo de espectáculos públicos y actividades recreativas, que no se renovaba desde 1998, después de recoger la gran mayoría de alegaciones de las asociaciones de vecinos, el ayuntamiento de la capital y los empresarios. El objetivo es que el Gobierno regional lo apruebe en febrero. Desde el Ejecutivo, recalcan que el nuevo texto incluye una vieja reclamación de los hosteleros (más de un actividad por local) y tranquiliza a los consistorios, sobre todo al de la capital, que temía que se lesionara el descanso de los vecinos y aumentaran los ruidos.

La comunidad ha consensuado el texto con la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid, la patronal madrileña CEIM, la Federación Madrileña de Municipios y la Plataforma por el Ocio, que incluye a los empresarios del sector. Madrid es la cuarta región española con más bares y restaurantes, 31.095 según el último censo de 2018. De todos ellos, casi 20.000 están en la capital. Por eso, el Gobierno local que dirige Manuela Carmena ha sido el más crítico con el texto que empezó a diseñar el Ejecutivo autonómico en abril del año pasado. "Hemos mantenido siete reuniones de trabajo con todos los implicados y creo que hemos atendido el 90% de las alegaciones que nos presentaron 21 entidades distintas. La ciudad de Madrid, por ejemplo, presentó 22 alegaciones", explica Carlos Novillo, director de la Agencia de Seguridad de la comunidad, que ha pilotado el proyecto.

El nuevo catálogo busca adaptarse "al nuevo entorno de la industria del ocio para ofrecer al usuario y consumidor nuevas alternativas que permitan mantener la Comunidad de Madrid en el puesto privilegiado como destino en el mercado nacional e internacional, y todo ello sin perjuicio de la integridad del entorno medioambiental y del descanso vecinal", reza el texto. El Gobierno regional llevaba desde 1998 sin regular qué pueden hacer los empresarios con sus bares, restaurantes, cafeterías o discotecas. Lo que hace básicamente el nuevo catálogo, que tiene forma de decreto, "es incorporar al sistema legal de clasificación de establecimientos de ocio un nuevo régimen que permita a los emprendedores someter al ayuntamiento correspondiente la autorización municipal de compatibilidad de dos o más actividades".

Es decir, que un mismo local tenga por ejemplo tres actividades. Los que más se van a beneficiar son los bares y restaurantes, ya que se crea una nueva clasificación: 'bares-restaurante musicales'. Los locales que quieran y así lo soliciten podrán "dispensar al público asistente ambientación musical mediante sistemas de reproducción audiovisual o equipos de música. Deberán quedar implantadas, antes del inicio de la actividad, las oportunas medidas permanentes de insonorización que garanticen el descanso de los vecinos colindantes y eviten perturbar el entorno medioambiental".

Uno de los bares más tradicionales de Madrid, El Palentino, que ya cerró. (EFE)
Uno de los bares más tradicionales de Madrid, El Palentino, que ya cerró. (EFE)

Carlos Novillo explica que esta era una vieja demanda de los empresarios. "El ocio está cambiando. Los hosteleros nos decían que mucha gente que sale a cenar, por ejemplo, con amigos reclamaba no tener que moverse de ese mismo local para tomar después unas copas y escuchar música". Por eso esta nueva clasificación y permitir más de una actividad por negocio. Para que el ocio sea compatible con el descanso y la convivencia, lo que ha hecho el decreto es que no sea posible tener la música dentro del local si este tiene además servicio de terraza. "Al producirse un tránsito de clientes y trabajadores entre el local y la terraza, el ruido de la música sale al exterior. Era una de las peticiones de los ayuntamientos que hemos atendido", señala Novillo.

Vicente Pizcueta, portavoz de la Plataforma por el Ocio, señala que la negociación con el Ayuntamiento de Madrid ha sido muy complicada, pero alaba el papel que al final ha desempeñado la comisionada municipal, por su mediación "y altura de miras". Para los hosteleros, la actividad regulada no es el principal causante de los problemas de ruido en las ciudades. "Son el botellón, los lateros, los músicos callejeros, las fiestas clandestinas... los que provocan la contaminación acústica. Estamos en el siglo XXI y teníamos un catálogo del XIX". Para defender la necesidad de un nuevo decreto, Pizcueta argumenta que con el actual catálogo de 1998 (esperando a que entre en vigor el nuevo) las televisiones de los bares son "alegales, y lo alegal es en cierta medida ilegal".

Desde la comunidad, recalcan además que el decreto que regula el catálogo no está por encima de las ordenanzas municipales sobre ruido y urbanismo, por lo que independientemente de las actividades que quiera tener un negocio, este deberá cumplir la normativa de su ayuntamiento, que seguirá concediendo o no las respectivas licencias en función de que el empresario cumpla por ejemplo con todos los requisitos exigidos en insonorización. Una de las preocupaciones iniciales del Ayuntamiento de Madrid era que creía que el nuevo catálogo dificultaría el control de las actividades múltiples de los locales. No hay que olvidar que son los servicios municipales los que deben vigilar el aforo, los horarios, la edad de los clientes y toda la normativa que se aplique según las licencias concedidas.

"Lo que hemos intentado con las alegaciones que nos han hecho es que el nuevo catálogo tenga más claridad en la definiciones de las actividades, dando así realidad a las nuevas formas de ocio y otorgando más seguridad jurídica", concluye Novillo. Otra de las novedades incluidas, gracias a las alegaciones, es que los locales que quieran tener nuevas actividades no podrán abrir solo con la declaración responsable (que ahora sí permite ejercer esa actividad a la espera de la licencia pertinente), sino que será necesario que el ayuntamiento conceda esa licencia para poder ejercer.

Terraza de un mesón madrileño.
Terraza de un mesón madrileño.

El nuevo catálogo permitirá además a los 'cafés-espectáculo' servir comidas mediante "plancha o cualquier otro medio de preparación de alimentos". Estos cafés son locales cerrados y cubiertos con servicio de bar, "cuya actividad principal es ofrecer representaciones de obras teatrales u otros espectáculos públicos propios de la escena a cargo de actores, así como ejecuciones musicales o músico-vocales a cargo de uno o más intérpretes". Otra novedad es que las discotecas y salas de baile podrán servir comidas. La edad para poder entrar a estos locales se eleva de 16 a 18 años.

El texto incluye por primera vez una nueva categoría, que debía estar después de 20 años sin actualizarlo. Se trata de los 'parques recreativos infantiles': "Recintos cerrados o acotados dotados de instalaciones fijas o desmontables en los que se ofrecen atracciones variadas para público de edad infantil. Podrán estar dotados de servicio complementario, fijo o desmontable, para la celebración de fiestas infantiles en las que pueden servirse de manera profesional bebidas y comidas para el público infantil y sus acompañantes. En estos establecimientos está prohibida la venta y el consumo de bebidas alcohólicas y tabaco. Esta prohibición alcanza a los acompañantes, aunque estos sean mayores de 18 años. Estos establecimientos deberán estar dotados de equipos sanitarios".

Otra novedad es que las discotecas y salas de baile podrán servir comidas. La edad para poder entrar a estos locales se eleva de 16 a 18 años

Según los datos que maneja la Comunidad de Madrid, de acuerdo con el cartel identificativo que deben tener los locales de ocio en el exterior, actualmente hay en la región 67 parques infantiles, 8.943 bares, 4.579 bares restaurantes, 1.975 restaurantes, 1.360 bares de copas, 2.506 cafeterías, 1.185 café-bares, 153 cafés espectáculo, 1.185 chololaterías, 101 heladerías, 164 discotecas, 30 salas de baile, 96 salas de fiestas, 66 salones de banquetes, 63 bodegas, 198 tabernas y ocho salones de té. Con el nuevo catálogo, muchos de estos locales podrán desarrollar dos o más de estas actividades.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios