figura emergente en el pp de casado

Isabel Díaz Ayuso, el nuevo PP ya tiene a su 'Rafa Hernando': "La política es espectáculo"

La nueva secretaria de comunicación del PP, periodista, empieza a consolidar su proyección mediática, en un partido carente en estos momentos de referentes femenidos. "Yo no me callo", asegura

Foto: La portavoz del PP de Madrid descarta una guerra de familias en el Congreso. (EFE)
La portavoz del PP de Madrid descarta una "guerra" de familias en el Congreso. (EFE)

Dicen en el PP de Madrid que el vídeo ya tiene más de un millón de visualizaciones. Dos mujeres frente a frente. La periodista contra la política (que también es periodista). Mamen Mendizábal, presentadora de 'Más vale tarde', e Isabel Díaz Ayuso, la nueva secretaria de comunicación del PP. Para algunos medios y tertulianos (los más conservadores), la popular le dio todo un baño a uno de los referentes de La Sexta en su defensa de los valores patrios. Ha nacido una estrella. Tanto que ya hay gente dentro del partido que cree que Díaz Ayuso es la nueva 'Rafa Hernando', el que fuera guardián de Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados. El portavoz duro, bronco, sin pelos en la lengua, incluso faltón en ocasiones. El azote de la izquierda.

Vaticinar que Isabel Díaz Ayuso, madrileña de 40 años, se va a convertir en el 'Rafa Hernando' de Pablo Casado es prematuro y seguramente injusto. Porque la dirigente popular, que también es portavoz del PP madrileño, tiene otro talante, su propia personalidad, y porque asegura que su objetivo no es crearse un personaje, como el que en cierta medida diseñó Hernando para su periplo en el Congreso. "Yo digo lo que pienso. Quiero disfrutar de la política, que muchas veces es espectáculo. Quiero hablar sin miedo, sin miedo a no gustar, a caer mal. El miedo hace que el político se empobrezca", señala a El Confidencial.

Lo que está claro es que Díaz Ayuso (32.000 seguidores en Twitter, 8.000 más que el secretario general del PP, Teo García) es una figura emergente en el nuevo PP de Pablo Casado, falto de referentes femeninos tras las abruptas marchas de Cifuentes, Cospedal y Sáenz de Santamaría. Algunas voces (muy pocas) dentro del partido señalan que Díaz Ayuso se está postulando, gracias a sus funciones de altavoz popular, para mayores y futuros cometidos. Otras, muy próximas al actual presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, creen también que la portavoz está haciendo lo posible para que Garrido no sea el elegido por Casado para encabezar la candidatura popular al Gobierno regional en los comicios de este año. Abriendo así viejas heridas en un PP madrileño muy dado a las rencillas.

"Yo no tengo padrinos, ni mochilas", destaca ahora Díaz Ayuso, que defiende que ella se ha labrado su futuro, sin ayudas ni empujones

Ella lo niega categóricamente, pero no hay duda de que Díaz Ayuso forma parte del círculo más próximo de Casado, el que aconseja al presidente nacional. Ambos se conocieron en 2005, cuando una joven Isabel, con 27 años, se acercó a la sede del partido en el distrito madrileño de Moncloa porque le gustaba la política. "Casado dirigía la revista del distrito y se preparaba para ser presidente de Nuevas Generaciones de Madrid. Enseguida congeniamos", señala. Díaz Ayuso acababa de licenciarse en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, tenía un máster en comunicación y ya pensaba en preparar el doctorado (que hoy todavía mantiene aparcado) sobre comunicación política. "Mi tesina ya había versado sobre los cambios de imagen del PP en la segunda legislatura de Aznar".

El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)
El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)

Antes de adentrarse de lleno en la política ya había trabajado en medios de comunicación, en una emisora de radio irlandesa (muy parecida a Los 40 Principales aquí en España), haciendo reportajes en Ecuador y en una empresa de 'marketing'. También trabajó para 'El Semanal Digital' antes de ser becaria en Faes (la fundación de ideas del PP) y participar como voluntaria en la campaña al Parlamento vasco de María San Gil. Su primera gran aventura ya dentro de una administración pública fue de la mano de Alfredo Prada, exconsejero de Justicia e Interior en el primer gobierno de Esperanza Aguirre.

"Isabel era una chica inteligente, muy trabajadora y valiente. Y sobre todo eficaz. Llegaba la primera y se iba la última", señala el propio Prada, que la tuvo en su departamento de prensa. Un equipo, el de la consejería de Prada, en el que coincidió por ejemplo con el propio Pablo Casado y con la mujer del que puede ser nuevo presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. "Yo no tengo padrinos, ni mochilas", destaca ahora Díaz Ayuso, que defiende que ella se ha labrado su futuro, sin ayudas ni empujones. Prada lo dejó en 2008, víctima del espionaje que rompió los equilibrios de poder en ese Ejecutivo de Aguirre.

La 'lideresa' no se olvidó en cambio de Díaz Ayuso, que entró a formar parte del gabinete de la entonces poderosa presidenta regional. "Fue asesora y responsable de redes sociales. También las llevó durante años en el PP de Madrid sin una sola metedura de pata. Tuits que nunca me metieron en líos", rememora Esperanza Aguirre, en una valoración lacónica del paso de Isabel por su equipo. Lo cierto es que allí acabó teniendo algún encontronazo, por lo que tuvo que dejar el gabinete de Presidencia. Acabó encontrando acomodo en una empresa pública, Promomadrid, que publicitaba la Comunidad en el exterior y buscaba captar inversiones.

"Con Ignacio González la relación no fue buena", señala. Y tuvo la fortuna de hacer buenas migas con otra diputada que llegaría a presidenta, Cifuentes

Solo fue un paréntesis, que combinó trabajando también para el PP de Madrid. En 2011 Ayuso 'ascendió' y obtuvo su primer cargo público, diputada en la Asamblea de Madrid tras la renuncia de otra parlamentaria. Ya destacaba dentro del partido como pionera en el uso de las redes sociales. "Yo siempre aposté por la comunicación digital. Elaboré manuales para los compañeros, pusimos responsables de redes sociales en cada sede, diseñamos webs, bases de datos, creamos una red de voluntarios. Creo que he hecho mucho por el PP de Madrid". Pero la política tiene altos y bajos y la marcha de Aguirre (por enfermedad) a finales de 2012 no trajo buenos vientos para su nueva señoría.

"Con Ignacio González la relación no fue buena", señala. Y tuvo la fortuna de hacer grandes migas con otra diputada que con el tiempo sería la elegida por Rajoy primero para ser Delegada del Gobierno en Madrid y luego para sustituir al defenestrado González al frente de la Comunidad de Madrid: Cristina Cifuentes: "Con Aguirre aprendí mucho y disfruté de la comunicación política, pero quien me apoyó y me hizo crecer en mi carrera política fue Cifuentes", recuerda Díaz Ayuso.

Una joven Díaz Ayuso cuando tomó posesión por primera vez como diputada en la Asamblea de Madrid
Una joven Díaz Ayuso cuando tomó posesión por primera vez como diputada en la Asamblea de Madrid

"Es una superviviente. Siempre lo ha sido. Lo hace muy bien. Primero fue una gran 'aguirrista', luego una gran 'cifuentista' y ahora toda una 'casadista'", señala un dirigente popular que no tiene buena opinión de ella. Y es que en política ya se sabe. Los adversarios están en la oposición, y los enemigos dentro del propio partido. La verdad es que Díaz Ayuso ha sido protagonista excepcional de la etapa más reciente y lamentablemente más oscura del PP de Madrid, la misma en la que los casos de corrupción (véase Gürtel. Púnica y Lezo) han ayudado a dañar la marca del partido.

Isabel reconoce ahora que su relación con Garrido es "distante" ya que durante las primarias internas se abrieron heridas difíciles de cerrar

El nombre de Díaz Ayuso aparece en informes de la Guardia Civil dentro del caso Púnica como enlace entre Alejandro de Pedro (uno de los investigados) y la cúpula del PP de Madrid para la contratación fraudulenta de servicios de reputación pagados con dinero público. Pero esos informes nunca han señalado que la hoy portavoz del PP cometiera irregularidades ni que las conociera. "Estoy tranquila. No he hecho nada malo", sentencia. Llegó 2015 y Cifuentes también la sumó a su equipo, llevando su campaña electoral en las redes sociales. Empieza a ser una persona importante en el PP de Madrid y fue elegida diputada autonómica por segunda vez y portavoz adjunta del grupo parlamentario popular en la Asamblea de Madrid. En septiembre de 2017 saltó al Ejecutivo autonómico como viceconsejera de Presidencia y Justicia.

"Yo creo que es una chica brillante, muy bien preparada. Que representa los valores más liberales del partido. Ayudó mucho en la campaña de 2015 a la hora de diseñar el programa electoral de Cifuentes, que se ha cumplido a rajatabla", señala Álvaro Ballarín, presidente del PP de Moncloa que la afilió, y compañero de Díaz Ayuso en el Parlamento madrileño y el Gobierno regional. "No comparto las críticas contra ella. El 95% de los miembros del PP han sido 'aguirristas', luego 'cifuentistas' y ahora de Casado, es lo normal. Isabel es leal al partido".

La relación con Cifuentes fue buena. La expresidenta regional rompe su silencio tras su complicada salida de la política y señala a este diario que "Isabel es amiga, le tengo mucho cariño. Solo puedo decirte cosas buenas. Tiene mucho futuro en el partido". Y eso que estuvo a punto de no tenerlo. Las primarias internas para elegir nuevo presidente nacional provocaron muchas tensiones. Díaz Ayuso se decantó por Casado y gran parte del Gobierno regional, del que ella formaba parte, por Cospedal. Isabel reconoce ahora que su relación con Ángel Garrido es "distante" ya que durante esa campaña interna se abrieron heridas difíciles de cerrar.

También admite que si no hubiera ganado Casado ahora seguramente solo sería una militante de base. Pero Pablo Casado triunfó y enseguida pensó en su amiga Díaz Ayuso para llevar la portavocía en Madrid y a nivel nacional. "Yo quiero el PP que defiende Casado. Me considero políticamente liberal. Y mi único objetivo ahora es que todo el electorado del PP vuelva a su casa". La portavoz reconoce además que sus nuevas funciones le han hecho ganar en confianza. "Siempre he estado en puestos técnicos, en quinta fila dentro del partido. Ya no. Ahora opino por mí y por el PP. Y no pienso callarme".

"Siempre he estado en puestos técnicos, en quinta fila dentro del partido. Ya no. Ahora opino por mí y por mi partido", señala la nueva portavoz

Se abre entonces el debate de su nueva proyección mediática. ¿Tiene el nuevo PP de Casado su nuevo doberman comunicativo? "Lo que está claro es que voy a decir lo que pienso, lo que opino. Soy libre. No tengo mochilas. Obviamente no damos mensajes dispares dentro del partido, pero cada uno tiene su perfil. Y yo creo que Pablo está encantado. Hasta la fecha no se ha molestado por nada que he dicho". ¿Y cuál es el perfil de Díaz Ayuso? "Pues sobre todo un perfil madrileño, directo. Vivo intensamente la política y ya no quiero aguantar sandeces".

Una clara declaración de intenciones. Para Díaz Ayuso lo más importante ahora es "la defensa de la unidad nacional y la defensa de las libertades, por eso he sido muy crítica con el proyecto de Madrid Central de Carmena". La nueva portavoz no se calla. Ni en la tele ni en las redes sociales. Interactúa en Twitter y no le importa decir, por ejemplo, que ha perdido la fe en los medios públicos en referencia a Telemadrid, cuando ella fue portavoz del PP en la comisión de control de la televisión pública que alumbró la nueva ley y el acuerdo que permitió la elección de su consejo de administración y del nuevo director general por concurso. Incluso negoció la Carta Básica de Telemadrid, que rige su financiación.

En conversación con este diario profundiza en sus palabras. "Sí, he perdido la fe en los medios públicos. Creo que no es posible una tele pública despolitizada, aunque la televisión pública cumple muchas funciones, como la vertebración de un territorio". Díaz Ayuso argumenta además que esa libertad a la hora de poder opinar y decir lo que piensa la descarta como candidata, en un momento clave, ya que en días Casado deberá anunciar quién es el candidato del PP a la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento de la capital. "No está en ninguna quiniela", aseguran varios dirigentes del PP madrileño

"Como digo lo que opino eso me descarta para ser candidata. No tengo ese perfil. No ansío ningún puesto. Estaré donde quiera el partido", señala. "Tiene mucho futuro. Está llamada a dirigir los designios de este país", sentencia uno de sus primeros jefes, Alfredo Prada. Nadie duda de que llegará lejos, ya que quiera o no está en el foco mediático. Este sábado tuvo que salir de nuevo al escenario de las redes sociales para condenar el vídeo que el PP había difundido en Twitter deseando la muerte de Pedro Sánchez y dejando claro que el documento no había partido de su equipo.

"Es muy ambiciosa, y eso no siempre es malo en política, es muy lista, se mueve muy bien dentro del partido y sabe siempre estar en el momento justo con la persona idónea", concluye otra fuente que durante años ha estado muy bien posicionada en los entresijos del PP. ¿Es la nueva 'Rafa Hernando'? "No hay que olvidar que empezó llevando las carpetas de los discursos de Aguirre y ahora es una de las más estrechas colaboradoras de Casado. Llegará más lejos. Al tiempo", concluye esa veterana fuente. Lo dicho, ha nacido una estrella.

Madrid
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios