génova debe elegir antes de diciembre

"A palos" en el bastión de Pozuelo: cuatro candidatos del PP para la ciudad más rica

La alcaldesa ha iniciado un periodo de "reflexión", el presidente del partido local no lo tiene decidido, algunos piensan en un exministro, otros en la pareja del secretario general de Madrid

Foto: Juan Carlos Vera, Susana Pérez Quislant, Enrique Ruiz Escudero y Rafael Catalá. (de izq. a der.)
Juan Carlos Vera, Susana Pérez Quislant, Enrique Ruiz Escudero y Rafael Catalá. (de izq. a der.)

"Sí, se podría decir que estamos a palos". Así define uno de los protagonistas la delicada situación que se vive en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, bastión del Partido Popular (nunca ha perdido unas elecciones locales) y uno de los trozos del pastel más apetecible del panorama político: es el municipio con la renta per cápita más alta de España. Ni muy grande ni muy pequeño, 86.000 habitantes. Un presupuesto de 105 millones, grandes zonas verdes y muy bien comunicado, a 14 kilómetros de la puerta del Sol. Nada conflictivo y con una de las tasas de paro más bajas del país, del 7,4%. "La joya de la corona", como dicen algunos en el partido. El problema es que las elecciones municipales están próximas y varios comensales se quieren comer el mismo trozo de la tarta.

Las tensiones se han disparado porque de momento no hay un nombre claro para liderar la candidatura del PP en una plaza en la que todos vaticinan una victoria clara. Otra vez más. Los populares ganan ininterrumpidamente en Pozuelo desde 1983. Con mayorías claras. La nueva dirección nacional que dirige Pablo Casado debe elegir un candidato antes de diciembre. La decisión más lógica sería la de la actual alcaldesa, Susana Pérez Quislant, vinculada al municipio desde 2011. Pérez Quislant apoyó en las primarias a Pablo Casado, por lo que la relación con Génova es buena.

De momento la regidora ya se ha reunido con el presidente del partido en Madrid (Pío García Escudero) y el secretario general (Juan Carlos Vera) para intercambiar impresiones. Fuentes de Génova señalan que Pérez Quislant se ha tomado un periodo de "reflexión" para decidir su futuro. Ni ella ni el partido lo tienen claro. Y es que el PP de Pozuelo no pasa por su mejor etapa. Las aguas bajan revueltas. Así están las cosas. Pérez Quislant es la alcaldesa, pero no preside el partido en el municipio. Una anomalía, ya que generalmente los regidores o regidoras suelen dirigir también los designios de las agrupaciones locales.

En Pozuelo, no. ¿Por qué? Porque la anterior presidenta del partido en Madrid, la defenestrada Cristina Cifuentes, no quería que Pérez Quislant presidiera la formación en la localidad. Y se inició una cruenta guerra civil. Aquí aparece otro personaje de esta historia, la exoncejala Yolanda Estrada, pareja del todopoderoso secretario general Juan Carlos Vera. Estrada tiene mucho peso en Pozuelo. Fue concejala en el municipio hasta que el caso Gürtel la salpicó. De hecho, estuvo en el equipo del exalcalde Jesús Sepúlveda, condenado a 14 años de prisión por sus tejemanejes con la trama, incluido el famoso Jaguar en el garaje que Ana Mato nunca vio.

Enrique Ruiz Escudero (a la izquierda), presidente del partido en Pozuelo, junto al presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, y la alcaldesa Susana Pérez Quislant.
Enrique Ruiz Escudero (a la izquierda), presidente del partido en Pozuelo, junto al presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, y la alcaldesa Susana Pérez Quislant.

Estrada, que fue concejala entre 2003 y 2011, tuvo que dimitir después de que los tribunales la imputaran por prevaricación y cohecho. "El partido se portó mal con ella y la expulsó, sin escuchar sus alegaciones. Se fraguó entonces cierto resquemor", explica un miembro del partido que la conoce bien. Al final la causa contra ella fue archivada y se reafilió. "Poco a poco, volvió con fuerza. Es la pareja de quien es. Y eso pesa". Por eso Estrada decidió competir con la alcaldesa Pérez Quislant (a la que recordemos no apoyaba Cifuentes) la presidencia del partido en Pozuelo. Fue una época dura, de amenazas y vendettas.

Al final se buscó una especie de candidato de consenso, Enrique Ruiz Escudero (miembro del Gobierno de Cifuentes y hoy Consejero de Sanidad). Pérez Quislant se apartó de la guerra interna y apoyó a Ruiz Escudero, que ganó a Estrada en las primarias internas celebradas en septiembre de 2017. Ruiz Escudero obtuvo 206 votos y Estrada solo 107. Cifuentes se salió con la suya y consiguió que Pérez Quislant no se hiciera con las riendas del partido, colocando a un hombre de su Ejecutivo. La familia de Ruiz Escudero está también muy vinculada a Pozuelo. Él procede de otro partido, el PADE, antes de sumarse al PP. Su hermana es concejala en el Gobierno local.

Las primarias abrieron heridas y al final la crisis se cerró en falso. Son varias las fuentes consultadas que aseguran que el partido (que suma unos 800 afiliados) está dividido y que no funciona bien. Pérez Quislant se ha distanciado de Ruiz Escudero, que además tiene una mala relación con Juan Carlos Vera y su pareja Yolanda Estrada, que escribe en un medio local con pluma afilada. "Ha habido incluso amenazas de poner una gestora". Ruiz Escudero, como presidente del partido, también podría querer optar a la Alcaldía. Génova no ha decidido quien será el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid y qué lista le acompañará, por lo que Pozuelo aparece de nuevo como destino ideal si el consejero de Sanidad se queda fuera de la candidatura autonómica. ¿El inconveniente? Tiene muchos enemigos.

Así están las cosas. Una alcaldesa que está pensando qué hacer, un presidente del partido que tampoco sabe qué hará. Una militante con fuerza, Yolanda Estrada, que aunque perdió las primarias en 2017 fue elegida como compromisaria este año para el congreso nacional venciendo al propio Ruiz Escudero. "Algunos en el partido creen que ya sería un cante que Juan Carlos Vera colocase a su pareja como candidata, así que no lo hará. Seguirá intentando tener influencia en la sombra". Luego está la exalcaldesa, Paloma Adrados, hoy presidenta de la Asamblea de Madrid. Otras fuentes creen que podría intentar su regreso. Lo dicho, muchos comensales.

La dirección del partido en Madrid. Al fondo el presidente del partido, Pío García Escudero, y el secretario general, Juan Carlos Vera.
La dirección del partido en Madrid. Al fondo el presidente del partido, Pío García Escudero, y el secretario general, Juan Carlos Vera.

Luego está Génova, que tiene la última palabra. Aunque el PP ha dominado con claridad en los municipios 'ricos' del oeste de la región (no solo Pozuelo, también Boadilla del Monte, Las Rozas y Majadahonda), las últimas encuestas que manejan los populares revelan que los resultados empeoran, pudiendo incluso perder la alcaldía en algunas de estas localidades. Por eso ha empezado a fraguar la idea de que Casado y su equipo podría borrar de plumazo a todos los candidatos que hay en el tablero y apostar por un exministro, una cara nueva y con fuerza, que resida en Pozuelo.

Todo el mundo está pensando en Rafael Catalá, extitular de Justicia, con cierta influencia en el municipio, explican fuentes del PP de Madrid. A última hora se ha sumado otro candidato, una de las nuevas sugerencias que le han hecho llegar a la dirección madrileña: el exdirector de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, actualmente consejero de Red Eléctrica de España (REE) con un sueldo de 156.000 euros. "Parece improbable que dejara ese puesto para intentar una aventura en Pozuelo, donde el puesto de alcalde está retribuido con 75.750 euros", señalan otras fuentes. De momento no hay nada decidido, pero octubre será clave.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios