ALTA DEPENDENCIA DE FRANCIA, ITALIA Y UK

Madrid tiene un problema con el turismo (no es solo Airbnb): urge captar nuevos mercados

Los pisos turísticos no son el único reto a afrontar. La elevada dependencia del mercado europeo le resta competitividad. Necesita atraer turistas asiáticos y de Oriente Próximo

Foto: Una turista china, en una tienda de 'souvenirs' del centro de Madrid. (EFE)
Una turista china, en una tienda de 'souvenirs' del centro de Madrid. (EFE)

El debate sobre el turismo en Madrid vuelve a estar encima de la mesa. La mala racha del sector hotelero en los dos puentes de mayo (en el primero, las reservas confirmadas estuvieron un 10% por debajo de las expectativas, y el de San Isidro va por el mismo camino) mira directamente al aumento descontrolado de las viviendas de uso turístico (VUT) en la capital que, además de estar produciendo un incremento brutal en los alquileres —inasumibles para muchos vecinos—, empiezan a causar problemas de inseguridad y convivencia en los distritos. Esta realidad preocupa mucho a las administraciones, y en el caso de la ciudad, el ayuntamiento está trabajando en un nuevo plan que ponga fin a la proliferación de los Airbnb. Sin embargo, las viviendas ilegales no son el único problema que debe afrontar la capital española para mejorar su competitividad en materia turística.

De hecho, hay cuestiones que también urgen, según el último informe de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) del mes de abril. Y una de las más importantes es la necesidad de captar nuevos mercados internacionales lejanos (especialmente los asiáticos y de Oriente Medio), ya que acaparan los mayores incrementos tanto en salidas como en gasto turístico. El documento de los hoteleros, bautizado 'Análisis estratégico de los riegos y escenarios de futuro del sector turístico y de hospedaje de la Comunidad de Madrid', alerta del desconocimiento del destino madrileño en estos mercados e insiste en que el desarrollo de acciones de promoción de los mismos "es prioritario". Los hoteleros afirman que, además de sus previsiones de crecimiento, tienen "una elevada capacidad de gasto" y "contribuyen a la desestacionalización del destino", además de que sus viajeros consumen productos turísticos adicionales a la cultura.

Este último punto es clave para el desarrollo en la Comunidad de Madrid, más allá de la propia ciudad. El mismo informe revela que la actividad turística de toda la región se concentra hoy por hoy en la capital. Es decir: que los turistas no salen de Madrid ciudad. En concreto, del total de visitantes alojados en establecimientos hoteleros, el 78% eligió la capital como centro base en 2016 (último año del que hay datos definitivos). En el caso de los turistas internacionales, la concentración es todavía mayor: el 87% optó por pernoctar dentro de la ciudad.

Uno de los objetivos prioritarios para el Gobierno regional de la comunidad pasa en estos momentos por mejorar los datos turísticos promocionando enclaves que son Patrimonio de la Humanidad (El Escorial, Alcalá de Henares y Aranjuez) y excursiones a otras ciudades cercanas como Segovia, Ávila, Cuenca y Toledo. Precisamente estos mercados son los que más productos turísticos consumen y apuestan por una oferta más completa, más allá de playa y sol (naturaleza, historia, cultura, gastronomía).

La advertencia de los hoteleros en este documento se sustenta en la elevada dependencia que Madrid tiene del mercado europeo y especialmente de Reino Unido, Italia y Francia, que suman casi el 50% de todos los visitantes procedentes de Europa. Hablando de los mercados de larga distancia, el peso de los países americanos es muy superior al del resto de continentes, pese al crecimiento experimentado en el caso de, por ejemplo, China (un 83% más de turistas entre 2014 y 2016). Con todo, los datos presentados por la AEHM procedentes del INE ponen de manifiesto la debilidad de Madrid en comparación con otros destinos europeos. En el caso de París, la capital gala recibe siete veces más turistas chinos que la Comunidad de Madrid. De hecho, Londres y París superan el medio millón de turistas anuales procedentes de Oriente Medio, mientras que este mercado en Madrid es prácticamente residual.

Viajeros esperan para facturar su equipaje en la T4 del aeropuerto de Barajas. (EFE)
Viajeros esperan para facturar su equipaje en la T4 del aeropuerto de Barajas. (EFE)

Una de las principales causas señaladas por el informe es la insuficiente conectividad área con esos mercados lejanos. De hecho, según los datos de Eurostat de 2016, el aeropuerto de Barajas es con diferencia el que más apuesta por el mercado nacional (el 29%, casi un tercio), a diferencia de sus homólogos europeos. Londres (6%), París (9%) o Fráncfort (11%). Si se mira el número de pasajeros de todo el año procedentes de países de fuera de la UE, las diferencias son abrumadoras. En el caso de Madrid, 13,5 millones, frente a los casi 34 de París, 45 de Londres, 28 de Fráncfort o 25 de Ámsterdam. Y el mayor déficit de conectividad queda patente en los mercados que deben empezar a ser prioritarios para la capital española: China, Corea del Sur, Japón o Singapur, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí, además de algún mercado americano, como es el caso de Canadá.

Propuestas de actuación

Con estas cifras encima de la mesa, la AEHM lanza en su informe una batería de propuestas de actuación para la mejora de la competitividad, empezando por pedir a las administraciones públicas involucradas una estrategia común que aborde realmente la definición de nuevas rutas aéreas. Advierte de que "la posterior consolidación y rentabilización de las nuevas rutas y conexiones pasa por ejecutar una política de promoción que acompañe a estas aperturas", siendo responsabilidad "tanto del sector turístico privado como de las principales administraciones" de la región.

Turistas frente al Palacio Real de Madrid. (EFE)
Turistas frente al Palacio Real de Madrid. (EFE)

En otro orden de cosas, pero ligado al mismo objetivo, los hoteleros piden reactivar cuanto antes el llamado turismo de reuniones, cuya tendencia de desaceleración continuará en 2017 y 2018, según las estimaciones. La AEHM insiste en que Madrid tiene algunas deficiencias de infraestructuras que no permiten una mayor explotación de este producto turístico, como la falta de uso de uno de los auditorios del Palacio Municipal de Congresos o el cierre del Palacio de Congresos de la Castellana, que continúa a la espera de su proyecto de reforma.

Sobre lo que se 'mojan' una vez más los hoteleros es acerca de su postura contraria a la implantación de la tasa turística. "No es una prioridad para Madrid por diferentes motivos y tendría un impacto negativo tanto en la imagen como en la competitividad del destino", afirman en su informe, recordando que la región madrileña es un destino menos competitivo para aquellos mercados que muestran una mayor sensibilidad al precio. Por ahora, ni ayuntamiento ni comunidad han planteado un debate oficial al respecto.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios