Carreras y grados universidad: La URJC inicia una auditoría informática para pillar a los chivatos del caso máster
ya habría identificado a dos funcionarios

La URJC inicia una auditoría informática para pillar a los 'chivatos' del caso máster

Cuenta con los servicios de una empresa externa, que lleva días peinando la universidad para intentar dar respuesta a dos preguntas: ¿quién ha accedido al sistema? y ¿cómo?

Foto: Protestas de alumnos de la Universidad Rey Juan Carlos. (EFE)
Protestas de alumnos de la Universidad Rey Juan Carlos. (EFE)

La Universidad Rey Juan Carlos lleva varios días realizando una auditoría informática interna para intentar pillar a los 'chivatos' del caso máster, es decir, para averiguar cómo y, sobre todo, de dónde salieron los documentos internos que han sustentado las informaciones periodísticas y que han servido para destapar el escándalo que ha puesto en la picota (y prácticamente en la puerta de salida) a Cristina Cifuentes. Salvador Perelló, el profesor de Sociología que ha admitido ser quien facilitó las pistas iniciales, aseguró en una conversación telefónica con El Confidencial que se encontró un sobre con toda la información en su casillero. "Alguien lo dejó de forma anónima. Había diversa documentación. La analicé, vi que podía ser verdad y creí que tenía que conocerse a través de la prensa".

Antes de que Perelló realizara estas declaraciones, la universidad ya llevaba un par de semanas peinando sus servidores para intentar dar respuesta a dos preguntas: ¿quién ha accedido al sistema? y ¿cómo? El rectorado de la universidad siempre ha creído que la filtración tenía que partir de dentro. No podía ser de otra forma. La misma tarde del 21 de marzo, el primer día en que 'eldiario.es' publicó que Cifuentes habría obtenido su máster con notas falsificadas, el rector, Javier Ramos, ordenó la apertura de una investigación interna para esclarecer las presuntas irregularidades administrativas detectadas. Paralelamente se lanzó esta auditoría.

Una auditoría que intenta averiguar si el sistema informático de la universidad ha sido vulnerado. Varias fuentes han confirmado a este diario que "se está llevando a cabo una auditoría informática para ver cómo se sacaron de manera fraudulenta datos internos" relativos al expediente académico de Cifuentes y a la tramitación de ese expediente. Las pesquisas informáticas también han buscado dilucidar si algunos de los documentos filtrados fueron manipulados para perjudicar a la presidenta regional. Una hipótesis de la que de momento no hay pruebas. Para ello, la universidad ha contado con una empresa externa que, según las mismas fuentes, tiene una minuta diaria de 6.000 euros y que ya ha trabajado con anterioridad para la Rey Juan Carlos.

Esta empresa informática estaría radicada en Alemania y ha contado para su peritaje con técnicos españoles. Un portavoz de la universidad ha señalado a este diario que no se ha contratado ninguna empresa alemana y que todo está bajo el secreto de la información reservada abierta. Sin embargo, las fuentes consultadas por El Confidencial aseguran que esta firma ya ha logrado localizar los ordenadores de donde salieron los documentos filtrados, una investigación que señalaría a "dos funcionarios de la universidad". Según las mismas fuentes, el rastreo ha sido exhaustivo y esta misma semana se entregará un informe al rector con las conclusiones.

El rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Javier Ramos. (EFE)
El rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Javier Ramos. (EFE)

Las declaraciones de Perelló revelan que alguien debió obtener la documentación que depositó en su casillero. En la primera información publicada por 'eldiario.es', el reportaje ofrecía como prueba documental pantallazos del sistema de gestión de alumnos de la universidad, pruebas que confirmaban que en 2014 una funcionaria había cambiado de forma irregular dos notas de la alumna Cristina Cifuentes, que en teoría había aprobado el máster dos años antes. También se publicaron pantallazos del pago de una segunda matrícula que confirmarían que Cifuentes no terminó el máster en 2012.

Todo estos son documentos internos a los que no todos los trabajadores de la universidad tienen acceso. También se han publicado actas internas de la comisión de garantías de calidad del máster, fechadas en mayo de 2012, que incluyen firmas falsas de profesores y que reflejan que se aprobó a varios estudiantes, entre ellos Cifuentes, con la convalidación de tres asignaturas, es decir, sin que los alumnos se examinaran. Otro escándalo más que se suma a la lista. "Se aplicó el principio de acción reacción. Nada más destaparse el escándalo, la única preocupación de la universidad fue averiguar de dónde habían salido los documentos, es decir, encontrar al chivato, en vez de intentar esclarecer si el máster de Cifuentes se había obtenido de forma irregular", señalan las mismas fuentes.

El rector Ramos señaló el pasado viernes en rueda de prensa que el mismo 21 antes de que el reloj marcara las 18:00 ordenó la apertura de una información reservada "debido a las inconsistencias detectadas". Minutos antes, el director del máster, Enrique Álvarez Conde, le había entregado un acta de 2012 fabricada ese mismo día con firmas falsificadas, una exclusiva adelantada por El Confidencial. Según Álvarez Conde, el rector le presionó para "reconstruir" esa acta, algo que Ramos ha negado categóricamente. Eso fue el día 21. Al día siguiente, cuando el escándalo empezaba ya a ser mayúsculo, la universidad iniciaba con fondos públicos una investigación complementaria para intentar encontrar a los filtradores de la información que seguía apareciendo en prensa. A la investigación interna de la universidad se sumaron después observadores externos de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), que según ha podido conocer El Confidencial también está sondeando el mercado de empresas especializadas en ciberseguridad.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
53 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios