Un máster cursado a medida de las "circunstancias" de la delegada Cifuentes
  1. España
  2. Madrid
no explica las firmas falsificadas en su acta

Un máster cursado a medida de las "circunstancias" de la delegada Cifuentes

La comparecencia de la presidenta en el pleno extraordinario ha despejado algunas dudas, pero ha avivado muchas otras. Asegura que pactó con el profesorado no ir a clase

placeholder Foto:  Ilustración: Raúl Arias.
Ilustración: Raúl Arias.

Cristina Cifuentes intentó este miércoles en el pleno extraordinario que se celebró en la Asamblea de Madrid y en la posterior rueda de prensa (donde aceptó 19 preguntas) dejar claro que hizo el máster cumpliendo con la normativa universitaria: "Fue perfectamente real y legal". Pero admitió que lo cursó de una manera muy peculiar y que los profesores se adaptaron a sus "circunstancias" profesionales como delegada del Gobierno. No disipó en cambio todas las dudas, ya que apenas aportó nueva documentación de calado. Aseguró que le faltan papeles y que deberá ser la universidad quien responda muchas cuestiones. Estas son las claves.

El famoso trabajo fin de máster (TFM)

No aparece. "De momento", señalan desde su equipo. Cifuentes asegura que lo defendió el 2 de julio en el campus de Vicálvaro y que versaba "sobre el reparto competencial entre las administraciones públicas en materia de seguridad", un tema que le interesaba porque llevaba desde enero de ese año como delegada del Gobierno. No obstante, declaró que no lo conserva en casa tras varias mudanzas, porque para ella no era tan importante. "No se trata de una tesis". Aunque matizó que puede aparecer, porque tiene cajas en su domicilio sin abrir y porque espera que la universidad lo conserve, aunque ya ha pasado el plazo legal para que el centro lo guarde. Cifuentes recalcó que ha dado autorización a la universidad para que lo haga público si lo encuentra.

Cifuentes: ''No es que no quiera enseñar mi TFM, es que no lo he encontrado aún''

El reglamento sobre los TFM de la Universidad Rey Juan Carlos aprobado en mayo de 2011 (que no es el mismo que rige en la actualidad) exige que para defender el TFM el alumno haya tenido que "superar el resto de asignaturas, para lo que deberá entregar la justificación correspondiente". Documento que tampoco se ha aportado.

Foto: La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes. (EFE)

La asistencia a clases

El máster, de 60 créditos (equivalente a unas 600 horas lectivas), era presencial. Pero Cifuentes ha defendido que "este título de posgrado no habilitante" se puede adaptar a las necesidades de los alumnos y que ella, como delegada del Gobierno, tenía entonces unas circunstancias especiales que fueron entendidas por el profesorado, con el que pactó una tutorías, trabajos "y otras actividades". No especificó cuántos días fue a clase. "Presencial significa que los estudios no son telemáticos. Los estudios de posgrado se adaptan a las posibilidades de horario de los alumnos que trabajan. Me acogí a esa posibilidad", recalcó. Esta especie de dispensa académica, sin embargo, no es verbal. Tiene que haber un documento escrito que lo acredite consensuado con la dirección del máster. No lo aportó.

Sobre si realizó los exámenes previstos junto al resto de alumnos, Cifuentes ha evitado responder directamente a esta pregunta. Se ha limitado a decir que también acordó con los profesores la evaluación de sus asignaturas, sin especificar de qué tipo y admitiendo por tanto un trato diferencial.

El acta que justificaba el trabajo de fin de máster de Cifuentes tiene firmas falsificadas

Un acta con firmas falseadas

Es uno de los papeles clave, el que acredita que Cifuentes presentó y defendió su TFM el 2 de julio. Sin embargo, el Confidencial ha publicado que al menos dos de las tres firmas de las profesores están falsificadas y que el documento no se redactó en julio de 2012, sino en marzo de 2018, el mismo día que 'eldiario.es' destapó el escándalo. La presidenta no tiene una explicación. Insiste en que facilitó a los medios los documentos que le enviaron desde la universidad, descargando en el equipo del rector toda la responsabilidad. Espera que la investigación interna lo aclare todo.

placeholder La presidenta madrileña, en su comparecencia en el pleno extraordinario de la Asamblea de Madrid. (EFE)
La presidenta madrileña, en su comparecencia en el pleno extraordinario de la Asamblea de Madrid. (EFE)

No hay correos con sus profesores

Cifuentes también aseguró que "lamentablemente" no conserva los correos electrónicos que se intercambió con sus profesores en las tutorías y trabajos que realizó en sustitución de las clases presenciales. Mantuvo esa correspondencia con el correo que tenía como delegada del Gobierno, "y por motivos de seguridad" se eliminaron.

Cifuentes reconoce que no hizo los exámenes por un acuerdo con los profesores

Por qué se matriculó en diciembre

'Eldiario.es' publicó que Cifuentes se matriculó en diciembre de 2011 a pesar de que el plazo para hacerlo había caducado antes, en septiembre. Para Cifuentes, la explicación es lógica, "ya que algunos másteres permiten que si no se han completado todas las plazas" se sumen nuevos alumnos, que es lo que hizo, matricularse con el curso ya empezado. En cuanto al certificado del pago de la matrícula de diciembre de 2011 en el que aparece la dirección física de la Delegación (cuando aún no había sido nombrada), Cifuentes señaló que tampoco hay ninguna irregularidad. Aportó otro documento en el que aparece la primera dirección que facilitó a la universidad, su casa en el barrio de Malasaña. "Luego se cambió cuando me mudé a la Delegación".

Más casos de error de transcripción

Cifuentes también insiste en que por entonces era muy común que hubiera errores de transcripción en las notas, es decir, que la asignatura que aparecía como no presentada fue simplemente un error, ya que la tenía aprobada. "Se cambió en 2014 cuando me enteré del error al pagar la expedición del título". Para soportar esta tesis ha hecho públicos la carta del profesor que aclaró el malentendido y un buen puñado de correos electrónicos (que no ofreció amparándose en la protección de datos) de otros profesores que también tuvieron que corregir los mismos errores en otros alumnos. "En mi propia clase hubo más alumnos que sufrieron el mismo error", señaló Cifuentes.

La celebración de la Eurocopa 2012

La presidenta regional ha asegurado que defendió el TFM de forma presencial el 2 de julio de 2012. Ese día se celebraba en Madrid la victoria de la selección española de fútbol en la Eurocopa de ese año. Cifuentes explicó que no estuvo al frente del dispositivo de seguridad porque este no dependió de la Delegación del Gobierno sino de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. "El seguimiento no me correspondía a mí". El centro de control se estableció en la sede policial y, "en cualquier caso, se montó a partir de cierta hora [ocho o nueve de la noche], y la defensa de este máster fue a primera hora de la tarde", señaló. Sin embargo, una nota de prensa del 2 de julio de 2012 emitida por el Ministerio de la Presidencia informa de que fue la Delegación de Gobierno la que puso en funcionamiento un operativo formado por "450 efectivos del Cuerpo Nacional de Policía" que garantizase la seguridad de la celebración.

La tasa de 6,11 euros

Otro de los aspectos menos aclarado. "Me resulta difícil recordar a qué corresponde una tasa así, de 6,11 euros", señaló. El concepto del pago es "trabajo fin de máster", para defenderlo supuestamente en el curso 2012-2013, es decir, al curso siguiente, cuando se supone que ya lo había presentado y defendido el año antes. La presidenta asegura que es una tasa de gastos de secretaría, en ningún caso para pagar una nueva matrícula.

Cristina Cifuentes Administraciones Públicas
El redactor recomienda