Moción de censura: El PSOE anuncia una moción de censura contra Cifuentes por el caso del máster
NO ENCUENTRA SATISFACTORIAS LAS EXPLICACIONES DE LA JEFA DEL EJECUTIVO AUTONÓMICO

El PSOE anuncia una moción de censura contra Cifuentes por el caso del máster

La dirección de Franco se lanza finalmente y activa "con toda celeridad" el instrumento para echar a la presidenta regional. Pero necesita del concurso de Cs, que no tiene por ahora

Foto: El portavoz socialista, Ángel Gabilondo (i), interviene durante el pleno de la Asamblea de Madrid. (EFE)
El portavoz socialista, Ángel Gabilondo (i), interviene durante el pleno de la Asamblea de Madrid. (EFE)

El PSOE finalmente activa el botón de la moción de censura. Después de ir dando pasos al frente en los últimos días, los socialistas se deciden. Presentarán "con toda celeridad" una moción de censura contra Cristina Cifuentes por el escándalo del supuesto máster que obtuvo en la Universidad Rey Juan Carlos en 2012. Sin "miedo" a que pueda ser derrotada, porque hoy por hoy no dan los números. Pero entienden que es su "responsabilidad" ante el "daño enorme" que la presidenta regional está causando a las instituciones de la comunidad.

Tras el pleno extraordinario en la Asamblea de Madrid en la que Cifuentes intentó dar explicaciones sobre su máster, pero que no fueron satisfactorias para la oposición, se reunió el Grupo Socialista en la misma Cámara. Y de ese encuentro salió la decisión de presentar la moción de censura contra la jefa del Ejecutivo autonómico. Después se cubrió la última formalidad: la ejecutiva del PSOE-M, tras un encuentro protocolario con Pedro Sánchez, rubricó la decisión ya por la noche. Una vez culminados todos los pasos internos, la pelota está en el tejado del resto de los grupos, especialmente de Ciudadanos, socio de investidura del PP en la Comunidad, que este miércoles se mostró muy crítico con la comparecencia de Cifuentes, pero que por ahora no se ha atrevido a pedir su dimisión. Se conforma con una comisión de investigación para esclarecer los hechos.

Fue Ángel Gabilondo, el portavoz socialista en la Cámara, el encargado de oficializar ante la prensa el salto adelante de su grupo, acompañado de su portavoz adjunto y líder del partido en Madrid, José Manuel Franco. Lo que impulsa al PSOE es la convicción de que Cifuentes no hubiera contado en el pleno "toda la verdad" sobre su máster, y a la vista de la "alarma" creada por las supuestas irregularidades cometidas para la obtención del título académico.

Gabilondo: "Sé que puedo perder y estoy dispuesto si es lo que hay que hacer, porque hay cosas más importantes en la vida que ganar o perder"


Por esa razón, los socialistas no van a presentar un programa electoral para ser aplicado durante diez meses, pues ese es el tiempo real que le resta a la actual legislatura —"no somos tan insensatos"—, pero sí evidenciar que Madrid "necesita un cambio" después de más de 20 años de Gobiernos del PP y tras la riada de escándalos de los últimos años, cuyo último eslabón es la cuestionada formación universitaria de la presidenta. "Es un momento muy urgente de petición por parte de la ciudadanía", por lo que los socialistas se hallan "en la necesidad de estar a la altura de esa demanda ciudadana", afirmó.

Que Cs "revise su discurso"

La iniciativa es, sobre todo, "pragmática", para resolver una situación "de emergencia", que no pretende un acuerdo programático amplio con Podemos y Ciudadanos. Al PSOE no le asusta que la moción pueda no prosperar. "No tengo miedo a perder ni tengo miedo a ganar. Si es mi obligación lo haré", señaló Gabilondo. "Yo sé que puedo perder y yo estoy dispuesto si es lo que hay que hacer, porque hay cosas más importantes en la vida que ganar o perder. También ganaremos algunas cosas: la credibilidad de que somos un grupo responsable". El PSOE se mueve, pues, por "principios" y por "responsabilidad". "No vamos a mirar para otro lado. No vamos a refugiarnos", subrayó el exministro de Educación.

Los socialistas cuentan con el apoyo de los 27 diputados de Podemos, pero Cs solo pide una comisión de investigación: ni siquiera pide dimisión

Los socialistas (37 diputados) ya tienen el apoyo de Podemos (27 escaños), según anunció su líder regional y parlamentario autonómico, Ramón Espinar. Pero no será tan fácil recabar el respaldo de los 17 representantes de Ciudadanos, que son necesarios para sacar al PP del Ejecutivo autonómico. Su portavoz, Ignacio Aguado, reclamó a los otros dos grupos de la oposición que apoyen la creación de una comisión de investigación urgente para arrojar luz sobre lo sucedido, y en la que puedan desfilar desde la propia presidenta —en un formato de interrogatorio, menos favorable que el de un pleno extraordinario— y los responsables universitarios.

El PSOE no suscribe esa demanda, porque no es válida en una situación de "emergencia" como la actual. Gabilondo avisó de que, una vez que esté presentada su moción, "que cada uno haga lo que quiera hacer". Ahora bien, si la formación naranja sostiene de nuevo a Cifuentes, "conviene que revise el discurso que hace", agresivo en la tribuna pero condescendiente en los actos.

El PSOE anuncia una moción de censura contra Cifuentes por el caso del máster

Tras la comparecencia conjunta de Gabilondo y Franco, Aguado confirmó en la Asamblea que su grupo no apoyará la propuesta socialista, porque su prioridad es aclarar "la verdad" de lo ocurrido, como también lo subrayó el presidente de Cs, Albert Rivera, en su cuenta de Twitter.

Se hace "saltar por los aires" el plan de Cs

El movimiento del PSOE-M está obviamente avalado por la dirección federal. La coordinación entre las dos ejecutivas ha sido constante. Gabilondo resaltó, de hecho, el apoyo "sin fisuras" de Ferraz. Por eso la reunión del portavoz y Franco con Sánchez de este miércoles era un gesto formal, previo a la ratificación de la decisión en la ejecutiva regional. El líder había ido asfaltando el camino, pilotando los tiempos, y este miércoles faltaba poner la guinda tras unas explicaciones "insuficientes" de la presidenta regional. En el equipo de Sánchez celebraban el salto adelante: "El plan de Rivera de mantener al PP con el respirador artificial a su conveniencia ha saltado por los aires. Eso es lo importante. No Gabilondo", señalaba un integrante de la dirección a este diario. Con otro valor añadido, a ojos de los socialistas: esta vez, sí se han adelantado a Podemos. Habían recuperado la iniciativa.

Franco destacó durante la comparecencia en la Cámara regional que los socialistas habían sido "prudentes con los tiempos y con la presunción de inocencia", pero que al final no les quedó otra que actuar ante las poco "convincentes" aclaraciones de Cifuentes. Es cierto que Gabilondo había resultado algo carente de 'punch' durante el pleno. La portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, sí demandó a la jefa del Ejecutivo autonómico su dimisión; Aguado, la comisión de investigación. El exministro había sido más taimado. No había adelantado la actuación de su partido. Justo porque iban a tomarlas en los órganos.

Para Sánchez, con quien la coordinación ha sido total, Madrid es su apuesta estratégica. La moción le permite retomar la iniciativa y retratar a Cs

Para Sánchez, Madrid es una apuesta absolutamente estratégica. Ya lo fue en 2015 cuando asumió el coste (y el riesgo) de descabalgar a Tomás Gómez de la jefatura del entonces PSM para propiciar que la candidatura a las autonómicas la encabezase Gabilondo. Estuvo a punto de lograr su objetivo de ganar la Comunidad: los 37 escaños del exministro (uno más que en 2011) más los 27 de Podemos estaban a un diputado de la mayoría absoluta. Pero Cs se inclinó por el PP, aunque su matrimonio de conveniencia ha sido más que tortuoso.

El recuerdo de Vara en 2014

Ahora la ventana de oportunidad se abre de nuevo. Las posibilidades de que la moción contra Cifuentes prospere son escasas, pero para el PSOE la maniobra es casi un 'win-win': retoma la iniciativa política y logra retratar a Cs, la fuerza en estado de gracia, según las encuestas. En el partido aún se recuerda que ese movimiento arriesgado también lo protagonizó Guillermo Fernández Vara en 2014, al límite del plazo legal en el que era posible presentar la censura contra el entonces presidente extremeño, el popular José Antonio Monago. El dirigente socialista la perdió entonces, pero le sirvió para tomar impulso de cara a las elecciones de 2015, que ganó y que permitieron a su partido volver al poder en la región.

El PSOE anuncia una moción de censura contra Cifuentes por el caso del máster

Ferraz confía en que el paso coordinado con el PSOE-M le ayude de cara a los próximos comicios, en los que Sánchez ha empeñado su palabra al augurar que su partido vencerá en las municipales porque es la única alternativa de izquierdas viable a la derecha "bicéfala". Gabilondo, pase lo que pase, será el aspirante a la presidencia de la Comunidad —el secretario general lo confirmó en una entrevista con este medio el pasado febrero—, y aún queda por buscar a la mujer que hará tándem con él en el ayuntamiento de la capital. La moción, si nada se tuerce, permitirá relanzar la imagen de una formación hasta ahora estancada en las encuestas nacionales y algo desnortada en la región después de varios cambios de jefe.

Aprobación por unanimidad de una moción que deberá discutirse en un plazo de 20 días

Pasadas las 22:00, el PSOE-M informó a través de un comunicado de que la ejecutiva regional, reunida de urgencia, había resuelto "por unanimidad" presentar una moción de censura contra Cristina Cifuentes, trámite que se formalizará en la secretaría de la Asamblea de Madrid "en los próximos días". La propuesta a la dirección de José Manuel Franco había sido elevada por el grupo parlamentario también "por unanimidad". La reunión de la ejecutiva fue posterior al encuentro de Franco y Ángel Gabilondo con Pedro Sánchez

Para el líder autonómico, "esta moción de censura se produce no sólo por este último caso que salpica a la presidenta regional, sino por el hastío de todos los madrileños antes los diferentes casos de corrupción que han acechado al gobierno de la Comunidad de Madrid en los últimos años", señalaba la nota. “Por decencia democrática y por respeto a los ciudadanos de Madrid, estamos convencidos de esta moción de censura”, agregó el comunicado.

El PSOE-M, según aseguraron a El Confidencial fuentes próximas a Franco, registrará su iniciativa "en dos o tres días" en la Cámara. El artículo 188 del reglamento de la Asamblea señala que la Mesa, tras comprobar que la moción reúne los requisitos necesarios —que la proponga al menos el 15% de los diputados y que contenga un candidato a la investidura—, la admitirá a trámite y dará cuenta de su presentación a la presidenta de la Comunidad de Madrid y a la Junta de Portavoces. 

 

En los dos días siguientes a la calificación, podrán presentarse mociones de censura alternativas. Y transcurrido ese plazo, la presidenta de la Asamblea, la popular Paloma Adrados, tendrá que convocar el pleno para el debate y votación de la iniciativa, "que no podrán tener lugar antes del transcurso de cinco días ni después de 20 días desde la presentación de la primera". 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios