ha pactado esta condición a cambio de colaborar

España perdona la extradición al delator del Canal tras inculpar a los 'cinco de Emissao'

Diego García Arias, exdirectivo del Canal, no será entregado a España tras colaborar. Ignacio González, Edmundo Rodríguez, Ramón Navarro, Luis Vicente Moro y él se repartieron 5,4 millones

Foto: Diego García Arias, con un círculo. A su derecha, Edmundo Rodríguez Sobrino, expresidente de Inassa. (En Blanco y Negro)
Diego García Arias, con un círculo. A su derecha, Edmundo Rodríguez Sobrino, expresidente de Inassa. (En Blanco y Negro)

La Fiscalía Anticorrupción ha decidido revocar la extradición solicitada para uno de los exdirectivos del Canal de Isabel II detenidos en Colombia después de que este haya empezado a colaborar con los investigadores y delatar a los cuatro compinches (cinco junto con él) que se llevaron presuntamente comisiones tras la compra de la filial brasileña Emissao, una de las piezas principales del caso Lezo. Diego García Arias, durante cinco años gerente de Expansión y Nuevos Negocios de Inassa (la matriz del Canal en Sudamérica), pactó con las fiscalías colombiana y española anular su entrega a nuestro país a cambio de dar detalles sobre las comisiones que se llevaron algunos de los investigados en el caso por esta operación.

Como ya publicó El Confidencial, García Arias ha decidido tirar de la manta y colaborar con la Fiscalía colombiana, y por ende, con la Fiscalía española, revelando el nombre de varias empresas, testaferros y cuentas bancarias que ocultarían parte de los fondos presuntamente obtenidos de forma ilícita por otros exdirectivos del Canal implicados en Lezo. Cinco personas que se llevaron 5,4 millones de dólares. Se trataría de Ignacio González, ex presidente regional y expresidente del Canal, Edmundo Rodríguez (expresidente de Inassa), Ramón Navarro (ex director gerente de la Triple A, otra filial), Luis Vicente Moro (íntimo de González y exdelegado del Gobierno en Ceuta) y el propio García Arias.

González se habría llevado por la operación 1,8 millones de dólares. Los otros cuatro, unos 900.000 euros cada uno. García Arias se ha comprometido a aportar pruebas de su confesión. Edmundo Rodríguez, que también ha decidido colaborar con la Justicia, ha aportado datos en la misma dirección, "señalando activos patrimoniales que indiciariamente proceden de las arcas públicas procedentes de comisiones ilegales repartidas entre investigados en la presente causa". García Arias, por su parte, fue detenido el pasado 24 de agosto en el aeropuerto El Dorado de Bogotá (Colombia). Desde entonces está en prisión preventiva en la cárcel La Picota, también en Bogotá.

No quería que la Fiscalía de su país le entregara a España, por lo que ha decidido revelar el destino de los fondos presuntamente detraídos de las arcas del Canal, que estarían escondidos en cuentas en el extranjero fuera de Colombia. El exgerente de Inassa ha tenido varias reuniones con la Unidad Anticorrupción y en al menos dos de esos encuentros ofreció datos de empresas, cuentas, nombres de testaferros y propiedades inmobiliarias vinculadas a varios de sus excompañeros. García Arias también ha ofrecido datos sobre su patrimonio, que se ha incrementado notablemente en estos cinco años, y se ha comprometido a devolver la parte de las comisiones que él se llevó.

Copia del pasaporte que Navarro Pereira facilitó a Mossack Fonseca para abrir la empresa.
Copia del pasaporte que Navarro Pereira facilitó a Mossack Fonseca para abrir la empresa.

Los 5,4 millones procederían, en su mayor parte, de la compra de la compañía brasileña Emissao. En octubre de 2013, Inassa aprobó pagar 29,4 millones de dólares (21,7 millones de euros) por esta empresa, que un año después valía cuatro veces menos. La adquisición se articuló a través de una firma instrumental radicada en Uruguay. El Canal tuvo que ingresar el dinero de la compra en varias cuentas suizas. Presuntamente, desde allí se desvió a varios de los exdirectivos y excargos públicos que diseñaron esta operación.

Aunque es un gran desconocido para la opinión pública, García Arias es uno de los principales investigados en el caso. Su papel es clave, ya que las autoridades colombianas saben que tiene mucha información sobre los sobornos que pudieron recibir cargos públicos de Sudamérica por adjudicar contratos a las filiales del Canal. También sobre el presunto desvío de fondos públicos en grandes operaciones de compra realizadas por el Canal al otro lado del Atlántico, como la de la brasileña Emissao. Como ya adelantó El Confidencial, directivos de Inassa utilizaron el efectivo de la tesorería de la compañía para pagar mordidas a políticos sudamericanos.

Ramón Navarro es también otro de los grandes desconocidos en España. No está imputado en la causa, de momento. Fue gerente general de la Sociedad de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Barranquilla SA ESP (más conocida como la Triple A colombiana), la 'joya de la corona' de las filiales del Canal al otro lado del Atlántico (la que más factura). Este diario publicó que aparecía en los papeles de Panamá con una empresa 'offshore' junto a su mujer en Islas Vírgenes, lo que provocó que la Comunidad de Madrid forzase su marcha al frente de esta empresa.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios