INDEMNIZAn con 193.000 EUROS a DOS 'cesantes'

El Club de Campo hace sitio a dos nuevos directivos justo antes de las municipales

El selecto club, propiedad del Ayuntamiento en un 51%, despide a dos directores para meter a dos personas nuevas en el organigrama público.

Foto: Vistas del Club de Campo de Madrid ('El Confidencial').
Vistas del Club de Campo de Madrid ('El Confidencial').

El Club de Campo de Madrid renueva su cúpula directiva a cuatro meses de las elecciones municipales a las que no se presentará Ana Botella. El presidente del elitista recinto deportivo, José Manuel Berzal, ha prescindido de los servicios de José María Roncallo, director de Deportes, y Matías Barahona, el director comercial. Tras la salida de estos dos altos cargos, el nuevo equipo directivo lo conforma Borja Cubillo (director comercial), Ana Elisa Rodríguez (directora de Deportes), Inmaculada Martorell (directora de régimen interior y personal) y Fernando Junco (director financiero).

El selecto club deportivo madrileño, situado muy cerca del Palacio de la Moncloa, es una empresa semipública que depende en un 51% del Ayuntamiento de Madrid. Entre los cuatro directores que dirigen el centro, el erario público desembolsa al año 298.968 euros, según los últimos presupuestos del Club. Cada director cobra, de media, 74.000 euros al año.

En el presupuesto del Club para 2014 se incluyeron también los 193.000 euros que se pagaron a los dos directores salientes por rescindir su contrato. Según la versión del Ayuntamiento de Madrid, “se negoció un acuerdo entre empresa y trabajadores para prescindir de sus servicios”. Según la versión que facilitan algunos trabajadores del selecto centro de ocio, el cambio de directiva responde a la “necesidad del presidente del Club de colocar y enchufar a amigos a los que debe favores antes de las elecciones”.

Para David Ortega, portavoz de UPyD en el Ayuntamiento de Madrid, “no nos sorprende esta forma de actuar del PP, pues llevamos toda la legislatura denunciando sus desmanes en el Club de Campo. Este club se ha convertido en una perfecta metáfora de cómo entiende el PP, tras 24 años de mayoría absoluta, el Ayuntamiento de Madrid: como su cortijo”. El máximo dirigente local de la formación se ha propuesto “acabar con la política de cortijo del PP. Hay que recuperar la defensa del interés de los madrileños. A partir de mayo, tras las municipales, el Club de Campo va a dejar de ser el Club del Privilegio del PP. Ya está bien de clases de golf gratuitas para Aznar y Botella. Ya está bien de tarjetas gratis total para sus amigos”.

Campo de golf del Club de Campo Villa de Madrid.
Campo de golf del Club de Campo Villa de Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid está en manos del Partido Popular desde hace más de veinte años y corresponde al consistorio nombrar a los máximos representantes del Club de Campo, por ser el socio mayoritario del recinto. Algunos de los empleados con los que ha contactado este periódico aseguran que los mandatarios temen que un evidente cambio de gobierno en el municipio provoque un cambio fulminante en los mandos del selecto Club, que desde hace veinte años ha sido dirigido por personas cercanas al Partido Popular.

Su gerente, Alfonso Segovia, fue nombrado por Ana Botella en septiembre de 2012 en sustitución de Joaquín Castillo. Entre 2011 y 2012 ocupó el cargo de teniente de alcalde en Boadilla del Monte, hasta que lo abandonó para ocuparse de la gerencia del club. Segovia ha sido también asesor del coordinador general de Urbanismo de Madrid y jefe de departamento de Estudios y Programas de la empresa de suelo del mismo ayuntamiento. 

La empresa semipública que dirigen Berzal y Segovia se ha visto en varias ocasiones rodeada de polémica por agasajar a sus miembros más renombrados como Ana Botella y José María Aznar, que daban clases de golf gratis en el selecto recinto deportivo. Durante años, el Club de Campo repartió tarjetas VIP para que empresarios, políticos, periodistas ‘amigos’ o familiares disfrutaran de un acceso gratis a las instalaciones sin abonar ni un céntimo.

Personalidades VIP con acceso gratuito

Las estrictas normas de acceso al Club de Campo establecen un número cerrado de abonados, que limita el que nuevas personas puedan acceder a esa condición. Para ello, figuran durante años en una lista de espera que sólo corre turno porque alguien se haya dado de baja o por el fallecimiento de alguno de los abonados. La crisis ha hecho que en los últimos años muchas personas hayan abandonado el Club pero, por ejemplo, en el año 2000 eran 30.000 personas las que engrosaban dicha lista.

Piscina olímpica del Club de Campo Villa de Madrid.
Piscina olímpica del Club de Campo Villa de Madrid.

El número de personalidades VIP se redujo ostensiblemente desde el año 2013, pero llegó a aglutinar hasta a 648 beneficiarios en el 2011, según datos oficiales del propio Consistorio. Tenían pase gratis desde las hijas de José Luis Rodríguez Zapatero, Alba y Laura Rodríguez Espinosa, hasta los vástagos del matrimonio Aznar-Botella, Alonso y José María, pasando por periodistas destacados como Ernesto Sáenz de Buruaga o Francisco Marhuenda, así como personalidades propias del mundillo del corazón como Luis Alfonso de Borbón, su mujer y todos sus hijos, o el duque de Feria, Rafa Medina. Por supuesto, también importantes empresarios como Florentino Pérez o Aldo Olcese Santonja.  

Madrid
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios