Es noticia
Menú
"Me avisó por mensaje del mal tiempo": así fue la tragedia del Villa Pitanxo en Terranova
  1. España
  2. Galicia
Prosigue la búsqueda de 11 tripulantes

"Me avisó por mensaje del mal tiempo": así fue la tragedia del Villa Pitanxo en Terranova

El portavoz del Centro de Coordinación de Rescate en Halifax señala que el barco se hundió y "no ha sido encontrado". "Hemos encontrado un gran campo de escombros en el mar", explica

Foto: Tareas de búsqueda en la costa de Terranova. (Salvamento Marítimo de Canadá)
Tareas de búsqueda en la costa de Terranova. (Salvamento Marítimo de Canadá)

Tras más de 24 horas desde que se produjera la tragedia, los cuerpos sin vida de los tripulantes del pesquero Villa de Pitanxo, hundido a primeras horas de este martes en aguas de la isla canadiense de Terranova, se han elevado a nueve y no a diez como se anunció previamente, según ha confirmado Salvamento Marítimo. Así, Galicia amanece este miércoles de luto oficial mientras al otro lado del Atlántico, en las costas de Canadá, las autoridades del país mantienen las tareas de búsqueda y rescate de los 12 marineros que aún siguen desaparecidos.

Dos de los tres supervivientes, el patrón del barco, Juan Padín Costas, y su sobrino, Eduardo Rial Padín, fueron los encargados de avisar a sus familiares de que estaban bien. "No te preocupes", le dijo Juan a su esposa, según ha confirmado la alcaldesa de Cangas, Victoria Portas, tras hablar con la familia. La llamada de alivio era también extensible a su hermana Gloria, ya que su hijo estaba también en el Villa de Pitanxo.

Horas antes, sobre las cuatro de la mañana, Eduardo Rial había escrito a su novia, Sara Prieto, diciéndole que iba a trabajar. "Me avisó que había muy mal tiempo en la zona", expresa Prieto. Cuando se enteraron por la mujer de otro marinero que el barco había naufragado, se temieron lo peor. La falta de noticias fue desesperante hasta que el patrón hizo esa llamada.

"Yo, mal que pese, estoy feliz, pero el susto que pasamos no nos lo quitan. No se lo deseo a nadie, porque es muy doloroso", ha expresado la novia de Eduardo y asegura que, después de lo ocurrido, este "no volverá al mar". "La última vez que vino hablamos de quedarse en tierra, buscar algo por aquí y tener familia tras un par de mareas más, pero de esta ya no le dejo que vuelva al mar", asegura y apunta a que el suceso podría haber sido provocado por "un golpe de mar".

Según apunta 'La Voz de Galicia', Juan Padín es un veterano marinero con amplia experiencia en el mar y en los caladeros de Canadá. Antes de trabajar para Manuel Nores, lo hizo con la armadora Pereira. Hombre de mar, amante de la naturaleza y de los caballos, Padín fue comprando durante años fincas colindantes con su casa, en la parroquia de Hío, para poder hacer realidad este proyecto de turismo rural con las mejores vistas desde cabo Home. Su sobrino Eduardo, de 42 años, es también un marinero experimentado, con más de dos décadas embarcado, explica la familia.

El tercer superviviente del naufragio del 'Villa Pitanxu' es un joven natural de Ghana, residente en Marín. Distintas fuentes han ratificado que se trata de Samuel, un joven que vive en la villa marinera y cuya familia reside en África. Según ha informado este miércoles el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, los tres rescatados están "en proceso de descanso y aún en shock".

Uno de los desaparecidos podría tratarse de Raúl González Santiago, de 24 años y procedente de O Morrazo, que estaba de prácticas en el buque siniestrado. Otro marinero del que no se tienen noticias es Fernando González Martínez, de Moaña y con 53 años. Al igual que la mayoría de la tripulación del Villa de Pitanxo, es un experimentado marinero. Ya había trabajado con la misma compañía en otras mareas y, al parecer, esta era su primera vez en Terranova.

Aura, pareja sentimental de Martín, otro tripulante del barco, del cual no sabe nada, ha sido una de las familiares que este miércoles se ha acercado a la casa armadora para intentar obtener alguna información, porque en la última llamada con su compañero solo supo que "hacía mal tiempo, pero era lo normal".

Él tiene 54 años, vivían juntos en Vigo, y la última vez que ambos entablaron contacto, según ha contado ella a la prensa, fue el pasado lunes a las once de la mañana hora española, cuando en la conversación trataron el duro clima de la isla: "Siempre pasaba", ha observado ella, resignada. Lo mismo le ocurre a Carolina, mujer de Jonathan Calderón, de 39 años y también de Perú: "En este barco llevaba doce o trece años; él era el contramaestre".

El Villa de Pitanxo, con base en Marín (Pontevedra), llevaba 24 tripulantes a bordo, de los que 16 tienen nacionalidad española, cinco son peruanos y tres ghaneses, de acuerdo con los datos oficiales. La 'conselleira' gallega do Mar, Rosa Quintana, confirmó que, de los 16 españoles, ocho son gallegos —tres de Marín, tres de Cangas, uno de Moaña y uno de Bueu—; uno, un observador, es canario; otro marinero es de Lepe (Huelva) aunque reside en Galicia, y seis son peruanos y ghaneses con nacionalidad española.

Quintana indicó que los otros ocho tripulantes, también peruanos y ghaneses, "no eran gallegos de nacimiento, pero sí de adopción", porque todos llevaban viviendo en Galicia "mucho tiempo". El pesquero siniestrado, propiedad del armador gallego Manuel Nores, perteneciente a la cooperativa de armadores de Vigo (ARVI) y de 50 metros de eslora, se hundió sobre las seis de la madrugada, hora española, a 450 kilómetros al sureste de la isla canadiense de Terranova, tal y como registró la baliza de la embarcación.

Fuentes del Centro Nacional de Coordinación de Salvamento Marítimo confirmaron que el barco emitió dos alertas a las 5:24 horas, que fueron recibidas en el Centro Nacional de Coordinación de Salvamento Marítimo (CNCS) de Madrid, pero, a pesar de que las autoridades intentaron contactar con ellos en varias ocasiones, nadie respondió.

Foto: Familiares de los marineros del buque pesquero Villa de Pitanxo. (EFE Salvador Sas)

El portavoz del Centro de Coordinación de Rescate en Halifax, Brian Owens, explicó que el barco se hundió y "no ha sido encontrado". Igualmente, señaló que se ha "encontrado un gran campo de escombros donde se hundió la embarcación". Los tres supervivientes están a bordo de uno de los barcos pesqueros, con el operativo en marcha para su traslado.

Asimismo, remarcó que las "condiciones climáticas son desafiantes", con vientos de 40 nudos, olas de 5 a 5,5 metros y visibilidad reducida por la niebla. "La búsqueda continúa para el resto de la tripulación y tenemos la esperanza de encontrarlos", aseguró. Este miércoles, Owens ha anunciado que el empeoramiento de las condiciones meteorológicas y olas de 10 metros "complican" las tareas.

Las autoridades canadienses han enviado a la zona del naufragio, situada a 250 millas náuticas (unos 460 kilómetros) al este de la costa, dos aeronaves (un helicóptero CH149 Cormorant y un avión Hércules C-130), así como un barco del Servicio de Guardacostas, el CCGS Cygnus equipado con un helipuerto.

Según la información facilitada por Salvamento Marítimo español, los tres supervivientes se encuentran a bordo del pesquero español Playa Menduiña Dos, en el cual permanecen también seis de los nueve cuerpos recuperados en la zona del siniestro. Por su parte, a bordo del portugués Novo Virgem da Barca, se encuentra el cuerpo de uno de los marineros fallecidos y en el luso Franca Morte otro; mientras que en un buque de bandera canadiense permanecen dos cadáveres de la tripulación.

El naufragio, el más trágico registrado en las últimas décadas en la flota pesquera española, ha causado consternación en toda Galicia, donde la Xunta ha declarado luto oficial en todo el territorio, mientras "llora a sus hijos", no solo los fallecidos sino también por los desaparecidos y sus familias, a las que asegura su "intensa solidaridad" y "todo tipo de ayuda".

Así lo ha expresado el presidente Alberto Núñez Feijóo en una declaración institucional, en la que se ha dirigido a todos los afectados para decirles, en nombre del pueblo gallego, que "no están ni estarán sin amparo estos días de honda inquietud". "La gran familia que es Galicia llora a sus hijos, es tiempo de incorporarlos a nuestra memoria para que su tragedia no se olvide y de acompañar a los que perdieron a los suyos para que no se sientan desamparados en el dolor que lamentablemente nadie les puede quitar", ha asegurado.

Feijóo ha confesado que los tres supervivientes tienen que ser personas "muy fuertes" porque es "muy difícil permanecer con vida" en tan adversa situación. Además, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mostrado sus condolencias en la red social Twitter, mientras que Felipe VI ha hablado con el presidente gallego y con la alcaldesa de Marín para trasmitir toda su solidaridad. Desde el Ministerio de Exteriores ya están en contacto con la embajada de España en Canadá y con el cónsul español para organizar el "procedimiento necesario" para el regreso de todos los marineros a nuestro país.

Tras más de 24 horas desde que se produjera la tragedia, los cuerpos sin vida de los tripulantes del pesquero Villa de Pitanxo, hundido a primeras horas de este martes en aguas de la isla canadiense de Terranova, se han elevado a nueve y no a diez como se anunció previamente, según ha confirmado Salvamento Marítimo. Así, Galicia amanece este miércoles de luto oficial mientras al otro lado del Atlántico, en las costas de Canadá, las autoridades del país mantienen las tareas de búsqueda y rescate de los 12 marineros que aún siguen desaparecidos.

Canadá
El redactor recomienda