Es noticia
Menú
La tragedia asola Galicia tras el naufragio en Canadá: "Debe ser duro ver morir a tus amigos. No sé si se repondrán"
  1. España
Naufragio en aguas de Terranova (Canadá)

La tragedia asola Galicia tras el naufragio en Canadá: "Debe ser duro ver morir a tus amigos. No sé si se repondrán"

La novia de Eduardo Rial Padín, uno de los tripulantes del Villa de Pitanxo rescatado con vida, explica que los marineros "pasan mucho tiempo juntos" y esto supone un "duro golpe"

Foto: Varios tripulantes de un pesquero español, en cuya tripulación figuran varios ciudadanos peruanos y españoles, fallecieron este martes tras el hundimiento del barco. (EFE/Grupo Nores)
Varios tripulantes de un pesquero español, en cuya tripulación figuran varios ciudadanos peruanos y españoles, fallecieron este martes tras el hundimiento del barco. (EFE/Grupo Nores)

Eduardo Rial, uno de los tripulantes del Villa de Pitanxo, el barco con base en Marín (Pontevedra) que naufragó este martes en aguas de Terranova (Canadá), se despidió de su novia a las 4:30 de la madrugada. “Muy doloroso, muy doloroso”, murmuraba horas después a las puertas de su casa su madre Gloria, que a primera hora de la mañana pensó que se había quedado sin hijo y también sin su hermano Juan, capitán de la embarcación. A su lado estaba Sara, la pareja de Rial, que explicaba que los marineros "pasan más tiempo juntos que con su familia" y que teme que no se "repongan de este duro golpe".

El Villa de Pitanxo, con base en Marín (Pontevedra), llevaba 24 tripulantes a bordo, de los que nueve han fallecido, tres han sido rescatados con vida, entre ellos Eduardo y Juan, y 12 continúan desaparecidos.

“La primera impresión fue muy dolorosa. Me llamó mi sobrino diciéndome que había naufragado el barco donde iba mi hijo. Yo le dije que no podía ser porque era un dolor muy grande, muy grande”, afirmó a EFE Gloria, la hermana de Juan y madre de Eduardo. La incertidumbre se adueñó de esta familia que, más tarde, recibió la noticia de que habían sido trasladados al hospital.

No sabemos ni en qué hospital. Sabemos que están ingresados, y están con una hipotermia muy grande. Que están bien, o bien de aquella manera, porque aquellas aguas de Canadá son un congelador. Tampoco sabemos el tiempo que estuvieron en la balsa”, continúa Gloria. La madre de Eduardo solo espera una llamada con buenas noticias en las próximas horas, pero explica que no puede “dejar de pensar en cómo estarán los demás”. “Estoy muy triste y muy dolorida. Solo quiero que vuelvan para casa que es lo más importante”, asegura.

Foto: Ilustración de Terranova, Canadá, en 1863. (iStock)

El Departamento de Defensa de Canadá tiene un helicóptero y un avión asistiendo en las labores de búsqueda y rescate, pero no se han encontrado restos del pesquero, por lo que se teme que la embarcación se ha hundido en su totalidad.

De las 24 personas que trabajaban en el pesquero en el momento del hundimiento, 16 tienen nacionalidad española, cinco son peruanos y tres ghaneses, de acuerdo a los datos oficiales.

Foto: Trabajo de marineros a bordo de un barco de pesca de altura. (Antonio Soage)

La 'conselleira' gallega de Mar, Rosa Quintana, ha confirmado que de los 16 españoles, ocho son gallegos —tres de Marín, tres de Cangas, uno de Moaña y uno de Bueu—; uno, un observador, es canario; otro marinero es de Huelva aunque reside en Galicia, y seis son peruanos y ghaneses con nacionalidad española.

Quintana ha indicado que los otros ocho tripulantes, también peruanos y ghaneses, "no eran gallegos de nacimiento, pero sí de adopción", porque todos llevaban viviendo en Galicia "mucho tiempo".

Horas antes de que tuviera lugar este incidente, Sara habló con Eduardo, quien le advirtió de que “hacía muy mal tiempo”. “Doy gracias que están vivos, pero lo siento por el resto de las familias, lo deben de estar pasando muy mal, como lo pasé por la mañana pensando que él no volvía a casa. Por lo menos nosotros ahora tenemos la certeza de que van a volver”, añade.

Sara asegura que no puede dejar de pensar tampoco en el dolor de los tripulantes. “Ver morir a sus amigos, a sus compañeros tiene que ser un golpe muy duro para ellos. No sé si se repondrán. Son cinco años los que llevaban trabajando juntos y quieras o no, como decía Edu: mis amigos son mis compañeros de trabajo, mi familia”, explica. “Son muchos meses los que pasan juntos. Viven más con ellos que con su familia. Con nosotros están en casa 15 días, pero con ellos se tiran más de dos meses seguidos”, concluye.

La novia de un superviviente del naufragio: ''Pensé que estaba muerto''

El séptimo cuerpo sin vida de los tripulantes del pesquero Villa de Pitanxo, fue recuperado las 18:52 hora peninsular española. El Centro de Coordinación de Rescate con base en Halifax (Canadá) informó a Salvamento Marítimo español de que el cadáver había sido recuperado por el pesquero portugués Novo Virgem da Barca, mientras el barco español Playa Menduiña Dos había rescatado previamente a tres tripulantes con vida y otros seis cuerpos. Horas después localizaron dos cuerpos más fueron localizados por el buque canadiense Nexus y un tercero por el buque portugués Franca Morte, elevando la cifra de fallecidos a diez.

Foto: El pesquero hundido en Canadá, en una imagen de archivo. (EFE(Grupo Nores)

Estos dos pesqueros, que faenaban por la zona, trabajan desde el primer momento en la búsqueda de supervivientes, dificultadas por el mal estado del mar, con olas de cuatro metros de altura y visibilidad de solo unos 500 metros.

El pesquero siniestrado, propiedad del armador gallego Manuel Nores, perteneciente a la cooperativa de armadores de Vigo (ARVI) y de 50 metros de eslora, se ha hundido sobre las seis de la madrugada hora española a 450 kilómetros al sureste de la isla canadiense de Terranova, tal y como registró la baliza de la embarcación.

Fuentes del Centro Nacional de Coordinación de Salvamento Marítimo han confirmado a EFE que el barco emitió dos alertas a las 5:24 horas, que fueron recibidas en el Centro Nacional de Coordinación de Salvamento Marítimo (CNCS) de Madrid, pero a pesar de que las autoridades intentaron contactar con ellos en varias ocasiones nadie respondió.

El naufragio, el más trágico registrado en las últimas décadas en la flota pesquera española, ha causado consternación en toda Galicia, donde la Xunta ya ha anunciado que se va a declarar luto oficial.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mostrado sus condolencias en la red social Twitter, mientras que Felipe VI ha hablado con el presidente gallego y con la alcaldesa de Marín para trasmitir toda su solidaridad.

Eduardo Rial, uno de los tripulantes del Villa de Pitanxo, el barco con base en Marín (Pontevedra) que naufragó este martes en aguas de Terranova (Canadá), se despidió de su novia a las 4:30 de la madrugada. “Muy doloroso, muy doloroso”, murmuraba horas después a las puertas de su casa su madre Gloria, que a primera hora de la mañana pensó que se había quedado sin hijo y también sin su hermano Juan, capitán de la embarcación. A su lado estaba Sara, la pareja de Rial, que explicaba que los marineros "pasan más tiempo juntos que con su familia" y que teme que no se "repongan de este duro golpe".

Canadá Naufragio Noticias de Galicia
El redactor recomienda