El astillero que Feijóo entregó a Pemex se encamina a la liquidación
  1. España
  2. Galicia
EL PRESIDENTE HA SIDO CESADO

El astillero que Feijóo entregó a Pemex se encamina a la liquidación

Ritz-Carlton sale del consejo de Barreras, la mayor factoría naval de España, y deja a la centenaria institución al borde de la desaparición

placeholder Foto: El yate Evrima. (EFE)
El yate Evrima. (EFE)

El centenario Hijos de J. Barreras no sale del colapso. El mayor astillero privado de España, en su día propiedad del Estado, salió tocado del concurso de acreedores que emprendió hace ahora 10 años. Después, unas controvertidas gestiones del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, convirtieron a Pemex en su accionista mayoritario, operación que investiga la fiscalía de México y que concluyó hace apenas un año, cuando Ritz-Carlton, que proyectaba un crucero de superlujo, se quedó con la compañía entera. Ha sido efímero. Una consultora especializada en liquidaciones ha cesado al consejo de administración en pleno, empezando por su presidente, Douglas Prothero, el hombre en Vigo de la marca de hoteles y resorts de lujo.

La consultora Kroll desembarcó en Galicia hace apenas una semana para hacerse cargo de un nuevo preconcurso de acreedores en Barreras. No era un buen augurio, dado que se trata de una especialista en liquidaciones. En solo siete días, sus primeras decisiones han sido no solo fulminar al consejo de administración, que llevaba apenas un año al frente del astillero. También abrió negociaciones con los sindicatos para activar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), aunque esa noticia ya se la había adelantado de forma sucinta la consultora a los sindicatos con representación en el comité de empresa, apelando a causas productivas.

Foto: El coordinador de asesores de Pemex, Carlos Rúa; el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (c), y el presidente de PMI, José Manuel Carrera, en el astillero vigués Barreras. (EFE)

La plantilla, que en los tiempos dorados alcanzó los 2.000 empleados, asciende ahora a solo 140. Todos ellos se encuentran de vacaciones forzosas desde hace tres meses, cuando, de forma inesperada, el todavía dueño de Barreras decidió terminar en el astillero santanderino de Astander el buque Evrima, el causante de la inopinada entrada de Ritz-Carlton en el accionariado de Barreras. Además de haber menguado su plantilla, el grueso del trabajo se encarga a proveedores externos. Durante muchos años, en concreto, a empresas vinculadas a José García Costas, antiguo accionista y el hombre que se quedó al timón del negocio tras el pacto de Feijóo con los mexicanos de Pemex.

El Evrima lo desencadenó todo con su azarosa construcción. Era un encargo de Ritz-Carlton con el objetivo de trasladar a los océanos el boato de sus hoteles, pero la incapacidad del tándem Pemex-García Costas para sacar delante el trabajo obligó a la compañía a tomar el control para salvar el superyate. Lo hizo The Ritz Carlton Yatch Collection a través de la sociedad Cruise Yatch LTd, con sede en Malta. El cliente se convirtió en administrador y dueño del 100% del astillero. La compañía conocida por sus hoteles de lujo, y en concreto el fondo de inversión Oaktree, salvaron sobre la bocina un concurso de acreedores, y a Prothero se le encargaba formalizar nuevos contratos que nunca llegaron.

placeholder Acto de toma accionarial del astillero Hijos de J. Barreras. (EFE)
Acto de toma accionarial del astillero Hijos de J. Barreras. (EFE)

Lejos de conseguir carga de trabajo para la histórica factoría naval, Prothero se llevó el Evrima para ser terminado en Santander y desató las alarmas. Fue el pasado 15 de abril, con la promesa del propio Prothero de regresar a Vigo en un mes. No ha vuelto ni se le espera. En su espantada, el barco también dejaba atrás 20 millones de euros de deuda con la industria auxiliar de la ría de Vigo, especialmente sensible a la salud de Barreras, un pasivo que Prothero se comprometió a saldar a corto plazo, pero que todavía no ha sido afrontado. Los problemas del astillero gallego no terminan ahí. Sus pérdidas superan los 50 millones de euros y el patrimonio está en rojos, mientras pesa sobre él una espada de Damocles de 65 millones de euros, correspondientes a las devoluciones que reclaman dos clientes, Havila Kystruten y Naviera Armas.

La limpia en el consejo de administración se atribuye al fondo Oaktree, que fue quien realizó el encargo a Kroll Business. Lo hizo con los informes que le remitió la propia consultora, que habrían alertado de una situación muy próxima a la quiebra técnica. Además, para el fondo inversor la entrega del Evrima es una urgencia para comenzar a rentabilizar una inversión de 240 millones de euros, en lo que se considera el mayor contrato civil de la historia de la construcción naval española. Es una cantidad que se ha quedado ya corta. Los problemas de la factoría naval y errores constructivos han disparado el coste de la operación por encima de los 370 millones.

Foto: Vista del minicrucero inacabado de Ritz Carlton en el astillero de Barreras. (EFE)

El buque acumula un retraso de más de 10 meses y todavía no hay fecha para su entrega. Mientras en Vigo Barreras camina hacia la liquidación, en Santander Ritz-Carlton trata de acelerar la finalización del barco, para lo que ha nombrado a un nuevo director del proyecto. Se estima que su botadura se producirá en septiembre, cinco meses después salir de Vigo.

El concurso de acreedores es visto ya por los trabajadores de Barreras como un mal menor, ante el evidente riesgo de liquidación. Sería la segunda desaparición en un año de un histórico del naval de Vigo, tras la reciente crisis definitiva de Factorías Vulcano. Culmina además una polémica operación liderada por Feijóo, de la mano de García Costas, para facilitar la entrada de Pemex como accionista mayoritario de Hijos de J. Barreras. Por parte mexicana, el interlocutor del presidente gallego fue Emilio Lozoya, director general de la petrolera entre 2012 y 2016. Su gestión en España fue duramente criticada por el propio presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. El directivo, que se encontraba en paradero desconocido, fue localizado y detenido en febrero de 2020 en Málaga como consecuencia de una orden de captura internacional interpuesta por México por blanqueo de capitales. España lo extraditó cuatro meses más tarde a su país, donde está a la espera de juicio.

Pemex
El redactor recomienda