relevados a dedo dos candidatos

Abandonos, destituciones y expulsiones en apenas dos años de Ciudadanos en Galicia

La formación naranja lleva dos años de sobresaltos permanentes en la comunidad gallega, entre críticas a la dirección nacional y denuncias de "purgas masivas"

Foto: Presentación de la estructura territorial de Ciudadanos en Galicia. (EFE)
Presentación de la estructura territorial de Ciudadanos en Galicia. (EFE)

El listón de los despropósitos parecía muy alto cuando el candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Vigo, la mayor ciudad de Galicia, desapareció sin dejar rastro en plena campaña de las municipales. Era solo el prólogo de la carrera de desatinos y problemas que la formación de Albert Rivera ha afrontado a lo largo del último año, que no le han impedido lograr un escaño por A Coruña en las generales de diciembre y perfilarse como formación decisiva en las autonómicas de octubre. En esta ocasión, el enredo lo ha provocado la sustitución, sin mediar primarias, de sus cabezas de lista para el 26-J en A Coruña y Pontevedra.

El relevo del candidato de Pontevedra en las pasadas generales, Antonio Lara, se ha producido en circunstancias apenas explicadas. Formalmente, pidió la sustitución por motivos profesionales. Él guarda silencio, pero según sus allegados fue convocado recientemente por sorpresa en un hotel por la dirección gallega de C’s, que le comunicó que se iba a optar por una mujer. Para los críticos con la dirección del partido, el cambio es un “dedazo” y una apuesta “por las élites” que, afirman, desaprovecha el bagaje de un candidato que se quedó a 8.000 votos de su elección como diputado. La sustituta de Lara, la concejala por Pontevedra María Rey, no tardó en enseñar el camino de salida a quien no comulgue con la decisión. “Tienen la puerta abierta”, sentenció.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)

Claro que tampoco la elección de Lara para las generales de diciembre estuvo exenta de polémica. En julio de 2015, los afiliados votaron en primarias una candidatura encabezada por José Rivadulla, que poco después abandonó el partido en protesta por la expulsión de decenas de militantes de Vigo y Pontevedra. El puesto quedó vacante hasta noviembre, cuando se publicó el nombre de un sustituto, Manuel Pena, que no estaba en la lista aprobada por los afiliados. Una semana después, cuando ya había posado para la foto oficial con el resto de cabezas de lista junto a Albert Rivera, era sustituido a dedo por el ahora defenestrado Antonio Lara.

Más problemas en A Coruña

Con todo, mayor es el problema que afronta Ciudadanos en A Coruña tras el relevo fulminante de su exdiputado Antonio Rodríguez y su sustitución por el ex de UPYD José Canedo. Él también fue llamado a un hotel de Vigo, y el secretario de Organización, Fran Hervías, no se anduvo con rodeos. “Sabes que cuando yo hago una visita no es para nada bueno”, le previno. Tras informarle del relevo, le propuso encontrarle acomodo en el segundo lugar de la lista. De poco sirvió su oposición.

Rosa Díez (c) posa junto a José Canedo (d). (EFE)
Rosa Díez (c) posa junto a José Canedo (d). (EFE)

El caso de A Coruña no ha parado de crecer. De inmediato, los coordinadores de cinco agrupaciones de la zona, entre ellas el de A Coruña, salieron en defensa de Rodríguez. No han sido oficialmente destituidos, pero al día siguiente de criticar a la dirección de la formación naranja, se quedaron sin acceso a internet ni a las redes sociales oficiales. “Se detectó un uso incorrecto de esas herramientas”, se justifica el partido. Los críticos exigieron la presencia de Rivera este fin de semana en Galicia para aclarar lo sucedido, pero solo se presentó Fran Hervías, que intentó poner orden.

Rivera ha justificado la destitución de Rodríguez porque “no estaba a la altura de las circunstancias”. “Hay una decisión tomada por el consejo general del partido, por la ejecutiva y todos los órganos estatutarios”, explicó el presidente de Ciudadanos, que aseguró que es una medida “democrática”. Y añadió: “Si alguien no lo acepta, yo lo respeto, tanto como tienen que respetar que la asamblea y la ejecutiva tomen decisiones respecto a la campaña”.

En efecto, los estatutos de Ciudadanos permiten seleccionar excepcionalmente a candidatos elegidos por primarias, como expone un informe jurídico expuesto por la dirección. Pero la formación naranja concurrirá en Galicia con candidatos designados por los órganos ejecutivos en sus dos principales provincias, A Coruña y Pontevedra. Y en esta circunscripción, en sucesiva sustitución de otros dos cabezas de lista que a su vez tampoco fueron sometidos a primarias. “Son casos excepcionales. En Ciudadanos se vota y se seguirá votando, pero no queremos llevar a cualquiera al Congreso”, explica el delegado de C’s en Galicia, Juancho Chouza.

En 2015, C's expulsó a decenas de militantes de Vigo y Pontevedra que pedían analizar los malos resultados de las municipales en una asamblea

El máximo responsable de Ciudadanos Galicia asegura que el candidato de A Coruña relevado “no cumplió en la campaña del 20-D a la hora de exponer el programa, como tampoco lo hizo estos meses como diputado”, por lo que se decidió su cambio. Antonio Rodríguez fue en efecto muy criticado en la campaña por su escasa capacidad de comunicación, que le llevó incluso a hacerse famoso por eludir las preguntas relacionadas con Galicia. No obstante, fue elegido diputado.

Inicialmente, Ciudadanos trató de explicar el cambio en la misma clave que el del candidato de Pontevedra: por compromisos profesionales. Pero rápidamente Rodríguez salió a desmentirlo. “Es un dedazo. No es un problema mío, sino de respeto a la democracia, a las primarias y a los principios de los que presume Ciudadanos”, lamentó. Según su relato, el secretario de Organización le ofreció incluso un puesto de salida en las próximas autonómicas si accedía a escribir una carta de renuncia sin reproches. “No puedo aceptar que se mercadee con un puesto en la candidatura”, protestó.

Las expulsiones de 2015

Estos nuevos sucesos se suman a la larga lista de problemas de Ciudadanos en Galicia en sus apenas dos años de existencia. En 2015, el partido de Rivera expulsó a decenas de militantes de Vigo y Pontevedra que pedían analizar los malos resultados de las municipales en una asamblea, en lo que fue tachado por los críticos de “purga masiva”. Fue la razón por la que dimitió el primer candidato para el 20-D, José Rivadulla. En A Coruña y su provincia, dos coordinadores locales fueron destituidos en menos de un año y la candidata a la alcaldía de la capital provincial cesó por decisión de la dirección antes del inicio de la campaña. La ejecutiva coruñesa también expulsó a 14 de los 70 militantes en la ciudad a escasas fechas de las municipales.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios