La 'bomba covid' de los visones explota en Galicia, con más de 3.000 animales sacrificados
  1. España
  2. Coronavirus
El segundo brote en España

La 'bomba covid' de los visones explota en Galicia, con más de 3.000 animales sacrificados

La Xunta admite que la granja de A Baña registraba positivos "no concluyentes" entre trabajadores y visones desde diciembre

placeholder Foto: Las granjas de visones, un foco de infecciones de covid-19. (EFE)
Las granjas de visones, un foco de infecciones de covid-19. (EFE)

Los temores de científicos y ecologistas, asumidos por algunos partidos políticos, acabaron por cumplirse. Aquella 'bomba covid' en forma de 25 granjas de visón americano que existen en Galicia —el 80% del total de España— es un riesgo innecesario, dada la posibilidad de contagio hombre-animal y la enorme capacidad de transmisión entre ejemplares, advertían. Demandaban un control exhaustivo e incluso el cierre de las explotaciones, vigilancia que la Xunta ha garantizado desde que se registraran brotes en Dinamarca o Países Bajos. Los cuidados no han sido suficientes: una granja de A Baña (A Coruña) ha declarado un foco de positividad que obligará a sacrificar a 3.100 animales. Es el segundo brote en España, tras el detectado en junio en Teruel.

El caso ha sido rápidamente recogido por organizaciones ambientalistas como la Asociación para la Defensa Ecolóxica de Galicia (Adega), que ha reiterado su exigencia del cierre de las granjas. El BNG y Unidas Podemos han solicitado cribados masivos en todas las explotaciones gallegas y en las localidades próximas. El nacionalista Néstor Rego subraya la actuación "tremendamente dispar" de los gobiernos, ya que, mientras Bulgaria, Polonia o Francia realizan pruebas constantes, España "se limita a la realización de test si existen sospechas de síntomas". Antón Gómez Reino, de Galicia en Común, calificó los hechos de "evitables" y "un ejemplo más de la inoperancia de la Xunta de Galicia en la gestión de la pandemia".

La polémica por la existencia de granjas con hasta 81.500 visones en Galicia regresó con tanta rapidez como el virus se extendió entre los animales. La Xunta ya ha adelantado que no contempla la posibilidad de un sacrificio masivo. "Entre otras cosas, los titulares nos pueden demandar al no haber ningún tipo de normativa que así lo estipule", argumentó el director general de Ganadería, Agricultura e Industrias Agroalimentarias, José Balseiros, en declaraciones a Europa Press. El Gobierno gallego rechaza la comparación con países como Holanda y Dinamarca, donde hay gran densidad de granjas, que en algunos casos están al lado unas de otras, mientras que en Galicia permanecen "aisladas y alejadas entre sí".

Foto: Visones sacrificados en Dinamarca tras descubrir que estaban infectados de una mutación de coronavirus. (EFE)

La Xunta baraja como principal probabilidad en el brote de A Baña un contagio de dos trabajadores que habrían transmitido el virus a los animales. Según el alto cargo de la Consellería de Medio Rural, a mediados de diciembre se detectó un posible positivo entre los visones de la A Baña, pero fue "no concluyente", por lo que, "en colaboración con el Gobierno central", se decidió aumentar la frecuencia de los muestreos y el número de animales analizados. Las PCR a los trabajadores dieron resultados negativos, pero las muestras serológicas sí dieron positivos, lo que indica que en algún momento algunos de ellos pasaron el coronavirus.

Fue en días pasados cuando se detectaron "unos casos de posible positividad, también no concluyente", lo que llevó a "monitorizar e inmovilizar" la granja, "no permitiendo ni entrada ni salida de ningún animal", así como con control específico al personal. La incidencia acumulada a 14 días en el Ayuntamiento de A Baña se ha casi duplicado en una semana, al pasar de 250 a 554, mientras en otros limítrofes como Val de Dubra se ha disparado hasta los 1.548.

La explotación de A Baña permanece inmovilizada y sometida a vigilancia y control oficial por los servicios veterinarios de la Consellería do Medio Rural, informó la Xunta. El foco se detectó "en el marco de los controles de vigilancia que se vienen realizando", elaborados por los ministerios de Agricultura y Sanidad. La Xunta ha informado también de controles adicionales, con "diferentes visitas a todas las explotaciones con fin de comprobar las condiciones de bioseguridad".

Foto: Dinamarca es el mayor productor mundial de piel de visón (EFE EPA/Mads Claus Rasmussen)

Del lado de los ecologistas y los científicos que los apoyan —la Organización Mundial de Sanidad Animal recomienda una vigilancia activa basada en PCR y serología periódica—, este segundo brote en España demuestra que los protocolos a los que apelan la Xunta y el ministerio son insuficientes. "La única manera de desactivar con eficiencia la bomba pandémica que suponen las granjas de visón americano es decretar su inmediata clausura", insiste Adega, que reclama a la Xunta que "ejerza sus competencias" y decrete un cierre cautelar.

Uno de los peligros de las granjas de visones es la posibilidad de que se conviertan en un foco de nuevas variantes de virus que comprometa la eficacia de la campaña de vacunación, una posibilidad que no cuenta con consenso de los científicos. En todo caso, el riesgo para la población de la zona es menos discutible, ya sea a través de trabajadores de las explotaciones o por medio de animales que eventualmente puedan escapar de las explotaciones. El visón americano es una especie singular debido a su alta susceptibilidad al SARS-CoV-2, la rapidez con que se expande en granjas y el elevado porcentaje de ejemplares asintomáticos. Pero sobre todo, por ser la única especie en la que se ha demostrado el contagio del virus de animal a ser humano, aunque tampoco hay consenso al respecto. De hecho, la Xunta considera que "no está científicamente probado", en palabas de su director general de Ganadería.

Muchas asociaciones contra el maltrato animal ya pedían el cierre de las granjas de visón americano antes de la pandemia


Los 3.100 ejemplares de A Baña —2.500 hembras y 600 machos— serán sacrificados "en los próximos días", según informó Medio Rural, que también detalló que la granja será desinfectada y se realizará "un control del brote". En las 25 granjas activas de visones en Galicia tienen un censo de 69.186 reproductoras. En el conjunto de España dan empleo directo a más de 1.500 personas y generan 3.000 puestos de trabajo indirectos, según datos de la Asociación Española de Criadores de Visón (Agavi). Solo en Galicia, su facturación ronda los 12 millones de euros anuales.

Muchas asociaciones contra el maltrato animal ya pedían el cierre de las granjas de visón americano antes de la pandemia. Los ecologistas, mientras, acusan a la Xunta de "permisividad" y critican el programa estatal de prevención de covid-19 en las granjas. "Solo prescribe análisis de control pasivo si hay visones con síntomas compatibles con la enfermedad o si algún operario tiene un diagnóstico positivo", denuncian fuentes de Adega. Según esta organización, en noviembre solo se habían hecho controles en cuatro de las 25 granjas gallegas, todos ellos con resultados negativos, "a pesar de que desde julio los brotes en esta especie se dispararon en Europa".

Xunta de Galicia Animales Galicia Ganadería
El redactor recomienda