CANDIDATA DEL PSOE A LA ALCALDÍA DE VALENCIA

Sandra Gómez: “No voy a compararme con Ribó, pero Valencia necesita más empuje”

La candidata del PSOE a la alcaldía de Valencia sostiene que la ciudad necesita una gestión más ambiciosa para resituarse en el mapa territorial de las urbes españolas

Foto: Sandra Gómez, en el edificio Veles e Vents de Valencia, donde se desarrolló la entrevista. (Alberto Sáiz)
Sandra Gómez, en el edificio Veles e Vents de Valencia, donde se desarrolló la entrevista. (Alberto Sáiz)

El PSOE lleva desde las municipales de 2007 perdiendo votos en la ciudad de Valencia. La sucesión de candidatos no evitó que al final Compromís lo rebasase por la izquierda y se hiciese con la vara de mando de la alcaldía en mayo de 2015, cuando los electores pusieron fin a un cuarto de siglo de reinado de la fallecida Rita Barberá. Ahora, por primera vez en más de una década, los sondeos arrojan una mejora de las expectativas electorales de los socialistas valencianos de la mano de una joven candidata de 33 años que ha ejercido de teniente de alcalde en los últimos cuatro años en el pacto de Gobierno de coalición con Joan Ribó.

Abogada, criada en el barrio del Cabañal, Sandra Gómez entró en política activa asesorando legalmente al PSOE en el caso Urdangarin y aspira ahora a gobernar la tercera ciudad española por población en lo que ya parece que es una carrera de dos en el tramo final de campaña. No rehúye la crítica, admite errores del tripartito municipal y de sus respuestas se deduce una notable incomodidad con sus socios de gestión local en los últimos cuatro años, en especial en lo que se refiere a visión y modelo de futuro, urbanismo o movilidad. “Esta ciudad puede mucho más”, afirma convencida.

La candidata socialista a la alcaldía de Valencia, Sandra Gómez. (Alberto Sáiz)
La candidata socialista a la alcaldía de Valencia, Sandra Gómez. (Alberto Sáiz)

PREGUNTA. Algunos sondeos dicen que la carrera por la alcaldía de Valencia está entre usted y Joan Ribó, de Compromís, pero en cualquier caso, que estarán condenados a entenderse de nuevo si suman. ¿Su primera experiencia en coalición ha sido tan tensa como a veces se ha trasladado en los medios de comunicación?

RESPUESTA. Primero tengo que matizar. Es verdad que la oportunidad de liderar el ayuntamiento está disputada, pero la encuesta más fiable y más real fue la del 28 de abril, en la que el bloque de derechas sacó 2.000 votos de diferencia a la izquierda. Estoy trabajando sobre eso, es mi objetivo, revertir esos votantes que no confiaron en un bloque de izquierdas. Creo que hay una sensación de que hay que generar un Gobierno que sea más estable, más de consenso y, sobre todo, más permeable a la ciudad. Me estoy dejando la piel en la campaña por convencer a esta gente que quiere un Gobierno para todos, que no sea excluyente ni sectario, para que confíe en el Partido Socialista. Somos el partido que tiene más capacidad de sumar, con un proyecto lo suficientemente amplio para que cuaquier progresista se sienta cómodo. No hace falta ser del PSOE. El mío es un proyecto progresista y transversal. Con respecto a las divergencias entre nosotros, es verdad que somos partidos distintos y que ha habido diferencias. Pero lo bueno de este ayuntamiento es que hemos sabido llegar a acuerdos en lo importante. Me decepcioné cuando en el último pleno Compromís y Valencia en Comú (Podemos) presentaron mociones para intentar romper el Gobierno municipal. Eso es una actitud infantil. Un error que no ayudaba en un momento de mucha fragmentación.

"En Valencia hay oportunidades que necesitan liderazgo. Estoy dispuesta a aportar eso. Te tienes que permeabilizar con la ciudad y creértela"

P. A raíz de la crisis soberanista en Cataluña, la ciudad fue receptora de empresas que decidieron cambiar de sede, como es el caso de CaixaBank. ¿Ha aprovechado Valencia su oportunidad para reposicionarse en el nuevo escenario territorial? ¿Cree que quizás ha faltado algo más de ambición municipal?

R. Sí. Lo de CaixaBank ha sido gracias a que hemos tenido un presidente de la Generalitat [Ximo Puig] que ha trabajado para que viniera, con otras empresas, a la Comunitat Valenciana. Sí que tengo la percepción de que esta ciudad puede más. Hay que decidir sobre tres cosas. Una, si Valencia vuelve atrás, no ya con un ayuntamiento quebrado, unas tasas de paro por encima de la media nacional y una imagen de Valencia arruinada. Pero es que la derecha ni siquiera plantea eso, plantea regresar a 40 años antes. Tanto la candidata del PP, [María José] Catalá, como [Fernando] Giner, de Ciudadanos, ya han dicho que estarían dispuestos a pactar con Vox. Quiero remarcar lo que es Vox, que el otro día dijo que iba a hacer las famosas listas negras que ha hecho en Andalucía, con los nombres y apellidos de las personas que a día de hoy se dejan la piel y trabajan por proteger a todas las mujeres víctimas de la violencia de género. La segunda opción es quedarnos como estamos en una ciudad donde efectivamente ha habido un viento de cambio. Pero nosotros defendemos, además, que Valencia puede más y que tenemos una oportunidad fantástica.

La candidata socialista a la alcaldía de Valencia, Sandra Gómez. (Alberto Sáiz)
La candidata socialista a la alcaldía de Valencia, Sandra Gómez. (Alberto Sáiz)

P. Se observa una saturación en Madrid y el 'procés' contamina mucho la gestión política en Barcelona. Quizás es la hora de las ciudades de menos de un millón de habitantes, bien conectadas, con calidad de vida y capaces de ofrecer alternativas a compañías que aporten valor añadido. ¿Qué ha hecho su ayuntamiento en ese sentido?

R. Yo lo dije hace dos años. Tenemos una oportunidad y hay que aprovecharla. Sobre todo si sabemos tejer una alianza entre el Gobierno de España, la Generalitat y el ayuntamiento. Tenemos un Gobierno socialista, un ‘president’ socialista que es Ximo Puig y a la ciudad le sentaría bien que haya un liderazgo socialista. Nosotros hemos trabajado para que Valencia aproveche esas oportunidades. Voy a poner un ejemplo: yo llevo el área de Innovación Económica y he trabajado para que la ciudad sea la sede de la próxima edición del Webit, un festival internacional de referencia dentro del mundo de las ‘startups’ con más de 15.000 participantes. Eso es un hito y es un trabajo que hemos desarrollado desde el Partido Socialista. Hemos trabajado y nos hemos dejado la piel, que es algo que ha faltado en estos cuatro años, y además hemos comprometido al resto de administraciones, como lo demuestra el compromiso del Gobierno de Pedro Sánchez con la condonación de la deuda de la Marina y las inversiones recogidas en los Presupuestos del Estado.

"Tenemos un Gobierno socialista, un ‘president’ socialista que es Ximo Puig y a la ciudad le sentaría bien que haya un liderazgo socialista"

P. ¿A qué se refiere cuando dice que ha faltado trabajo?

R. Creo que en Valencia hay una serie de oportunidades que necesitan empuje, fuerza y liderazgo. Yo estoy dispuesta a aportar eso. Te tienes que permeabilizar con la ciudad y creértela…

P. ¿Piensa que Joan Ribó no lo ha hecho?

R. No voy a entrar en comparaciones con nadie; no vengo a hablar de otros partidos, que cada uno haga su campaña. Pero sí creo que esta ciudad puede más. Necesita más fuerza, más liderazgo y más empuje.

P. Ha hablado del evento ‘tech’ Webit Festival Europe como gran hito para la ciudad. ¿Qué le diría a alguien que comparase el Webit y los cerca de dos millones de euros de coste que tendrá para las arcas públicas con los Valencia Summit de Iñaki Urdangarin que acabaron en los tribunales?

R. El Valencia Summit fue un invento de Iñaki Urdangarin gracias a la complicidad de Rita Barberá y de Paco Camps para llevarse de las arcas públicas un millón y medio de euros. Era un evento que nunca se había celebrado y no tenía bagaje. Cuando una ciudad apuesta por una candidatura para un evento, lo primero es saber qué es lo que está generando en la ciudad que lo acoge. El Webit tiene un impacto de 60 millones de euros.

P. Pero esa cifra ¿de dónde sale?

R. Obviamente, de la organización. Yo he estado en persona en la última edición en Sofía y he visto la envergadura del evento, con 15.000 personas y 4.500 ‘startups’. Pero también es muy importante no apoyarte en favores personales que se puedan hacer entre políticos, sino apoyarte en el sector. El sector de la innovación quería un evento de referencia en la ciudad que nos ayudara a posicionarnos. Durante una semana, vamos a conseguir ser la ciudad en la que se hable del futuro. En junio, también vamos a albergar el congreso del 5G [EuCNC 2019 y Global 5G Event]. De eso es de lo que yo quiero que se hable en Valencia, no de favorecer intereses personales y de amigos del alma. Se trata de traer eventos que realmente generen un valor añadido a la ciudad y generen un relato de lo que queremos ser.

Sandra Gómez, candidata del PSOE en Valencia, con el barrio del Cabañal detrás. (Alberto Sáiz)
Sandra Gómez, candidata del PSOE en Valencia, con el barrio del Cabañal detrás. (Alberto Sáiz)

P. Hay proyectos de desarrollo urbanístico, como el PAI del Grao o Benimaclet, impulsados desde el área de Urbanismo, que gestionaban ustedes, que no han salido adelante en la legislatura por los titubeos de Compromís y el rechazo de Podemos. Un nuevo Gobierno de coalición de izquierdas después del 26-M, ¿los aboca a quedar congelados?

R. No es posible. No podemos estar ocho años con el PAI del Grao paralizado, al menos a mí que no me busquen para eso. Necesitamos tener un proyecto y un modelo de ciudad y luego acordar. Si en lugar de poner siete alturas queremos cinco, pues acordemos, pero las cosas no pueden permanecer atascadas. Esto creo que diferencia al Partido Socialista del resto. Nosotros sí que queremos que Valencia avance, que lo haga de forma sostenible y para todos y todas. El PAI del Grao es el espacio más verde de la ciudad, donde habrá menos metros construidos y más espacios verdes de toda Valencia. Nosotros apostamos por una ciudad consolidada. Valencia, al contrario que Madrid o Barcelona, aún tiene posibilidades de crecimiento dentro de la ciudad. Hubo un gesto claro a principio de legislatura que lideró mi compañero Vicent Sarrià, y es que Valencia no tenía que seguir creciendo a costa de huerta. Eliminamos la modificación del PGOU que se comía miles de hectáreas de huerta. Solo hay que darse una vuelta por el PAI del Grao para ver cómo está. No puede seguir la ciudad paralizada. Además, de alguna forma, el circuito de Fórmula 1 cicatrizó ese espacio. En Benimaclet es lo mismo. Hasta la ronda, porque lo demás es huerta protegida, nosotros lo que proponemos es una dotación de servicios públicos y también de viviendas, con un 30% de vivienda pública, por cierto. Queremos un modelo de crecimiento sostenible que acabe de desarrollar sus barrios. Y hay que decirlo claro, tenemos un problema de vivienda. Es inaccesible, no solo para las familias humildes, sino también para las familias medias y trabajadoras. No puede ser que dediquen más del 50% de su retribución a pagarse una vivienda. No hay derecho y no es justo. En todos los nuevos desarrollos queremos que el 30% sea para protección pública o dotacional para personas mayores y jóvenes. Con eso garantizaremos el acceso a 4.500 viviendas más en toda la ciudad.

"No hay que ponerse de perfil con los problemas de la ciudad. Eso también ha pasado en esta legislatura. Hay que abordar los problemas"

P. Le pongo otro caso. El del empresario que ofreció una permuta por una parcela en el Cabañal para poner allí la sede de la Universidad Europea en Valencia. Al final se rechazó la propuesta y ahora se habla de crear viviendas públicas a través de cooperativas, pero la cuestión es que cuatro años después el solar sigue vacío en un barrio que está reclamando iniciativas y soluciones una vez aparcado definitivamente el derribo parcial. ¿A qué atribuye el retraso en ofrecer soluciones?

R. Realmente fue un error de Valencia en Comú o de Podemos. Era algo que hubiera sido positivo para el barrio, que habría ayudado a la rehabilitación, aunque creo que se ha hecho un esfuerzo importante en esto último. Se decidió que no, pero tienes que tener una alternativa. En eso fallaron. El no no puede venir acompañado de la nada. Necesita un esfuerzo de trabajo, de proyecto y de rehabilitación. Para mí, las propuestas que generen un valor añadido al barrio son positivas.

P. Llama la atención que haga ese discurso, porque usted está abocada a gobernar con esos mismos partidos.

R. Yo aspiro a liderar el ayuntamiento, a dialogar y a consensuar más. Pero sobre todo a no ponerme de perfil con respecto a los problemas de la ciudad. Quizás eso también ha pasado en esta legislatura. Hay que abordar los problemas de Valencia y llegar a acuerdos entre los tres partidos.

Sandra Gómez, candidata del PSOE a la alcaldía de Valencia. (Alberto Sáiz)
Sandra Gómez, candidata del PSOE a la alcaldía de Valencia. (Alberto Sáiz)

P. Promotores y empresarios se han quejado de los retrasos en la concesión de licencias de obras o de actividad, de un colapso en la Administración municipal. ¿Esto se ha resuelto?

R. No. Necesitamos llevar a cabo una reforma del ayuntamiento. Para eso, se necesita valentía y compromiso. Se necesita valentía porque hay que hacer una reforma de la estructura local. Y eso es así, quien no lo vea no tiene ojos. El compromiso es necesario para estar encima de las cosas. Hay que tenerlo claro cuando tienes inversiones importantes en tu ciudad que te están diciendo que no salen porque están completamente atascadas por tu ayuntamiento. No puedes decir que quieres ser una ciudad emprendedora, que le estás diciendo a la gente que arriesgue cuando luego eres una Administración que pone problemas y palos en las ruedas. Eso lo que significa es que las buenas ideas puedan surgir y que la gente pueda trabajar. Hay que estar encima y eso también es labor del Gobierno y de liderazgo del Gobierno.

P. La veo muy quemada con su propio ayuntamiento.

R. Se han hecho muchas cosas positivas. Valencia está indiscutiblemente mejor que hace cuatro años. Pero eso no quiere decir que no haya que hacer autocrítica de lo que no ha funcionado. No voy a caer en posiciones complacientes. Venimos de un espacio muy malo, pero claro que hay que hacer autocrítica y que se pueden hacer las cosas mejor.

"Si en lugar de poner siete alturas queremos cinco, pues acordemos, pero las cosas no pueden permanecer atascadas"

P. Valencia ha tratado de regular la proliferación de apartamentos turísticos. Sin embargo, la oposición les acusa de haber sido poco diligentes con las inspecciones de la oferta irregular, que apenas han realizado 17 inspecciones este año, por ejemplo.

R. Tanto el PP como Ciudadanos están a favor de la desregulación de los apartamentos turísticos. No lo he dicho yo, lo han dicho sus candidatos. Tanto María José Catalá como Fernando Giner están hartos de reunirse con personas que trabajan de forma irregular, ilegalmente y ejerciendo una competencia desleal. Ellos precisamente no están para hablar. Quiero poner en valor lo que se ha hecho. Somos la ciudad que mejor ha trabajado este tema y lo digo sin amagos. Valencia ha sido la ciudad que ha sabido controlar el fenómeno. Cambiamos la Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad para que los ayuntamientos recuperaran el control sobre esta oferta. Y hemos ganado una sentencia que permite que solo se puedan publicar en las plataformas aquellas viviendas que cuenten con número de registro. Hemos cerrado el círculo. La irregularidad genera muchos problemas y por eso no se puede ser tibio. La mayor inversión de una familia es su casa y tiene derecho a no vivir en un hotel.

P. ¿Es partidaria de una tasa turística para financiar los costes de la afluencia turística? Su partido bloqueó en el Parlamento autonómico y el Gobierno la implantación a nivel autonómico.

R. Lo tiene que decidir la Generalitat. Pero si se lleva a cabo, tiene que ser competencia municipal, lo tengo clarísimo. Que cada municipio decida. Es un instrumento más de regulación turística que puede aprovecharse para manejar el tipo de turismo que tienes.

Entrevista con Sandra Gómez, candidata del PSOE en Valencia. (Alberto Sáiz)
Entrevista con Sandra Gómez, candidata del PSOE en Valencia. (Alberto Sáiz)

P. ¿Comparte la política de movilidad de su socio de gobierno? El concejal del área, Giuseppe Grezzi, ha multiplicado los carriles bici. Ha habido muchas quejas por las obras y la reorientación del tráfico, pero no parece, a tenor de las encuestas, que el malestar tenga un fuerte impacto electoral.

R. Hay una encuesta indiscutible, y es que el carril bici se ha convertido en el primer problema de la ciudad. Eso no tiene ningún sentido. Me niego a que el carril bici sea el primer problema, porque no me lo creo. No es una cuestión de modelo, sino de talante, de cómo se han hecho las cosas. Yo apuesto por un modelo más sostenible en el que se impulsen alternativas de movilidad como las bicicletas o el patinete, pero sin criminalizar a las personas que tienen que utilizar el vehículo privado. Esa es la principal diferencia entre el Partido Socialista y el resto de partidos. Entre la derecha y el trifachito, que estaba más cómodo con la Fórmula 1 que con la bicicleta, y los que tienen una cruzada y solo quieren que vayamos en bicicleta. hay un punto lógico, sensato e intermedio que es el que representa el PSOE. Tenemos que caminar hacia un modelo más sostenible, sí o sí. Pero si quieres un modelo de movilidad más sostenible, eso no pasa solo por la bicicleta, porque hay infinitas personas que no pueden usarla, por edad, por distancia, por familia, etcétera. Tenemos que generar más tranporte público. La EMT [autobuses públicos] tiene margen de mejora tanto de frecuencias como de horarios. Lo segundo es una red de metro que realmente esté a la altura de un mapa urbano como el de la ciudad de Valencia. Lo tercero es hacer una transición del vehículo contaminante al vehículo ecológico. No es posible que durante toda esta legislatura no hayamos instalado puntos de recarga eléctrica o estemos bloqueando iniciativas como el ‘sharing’ que retiran vehículos contaminantes de las ciudades.

"Apuesto por un modelo sostenible de movilidad con bicicletas o patinetes, pero sin criminalizar a las personas que tienen que utilizar el vehículo privado"

P. Todos los partidos proponen crear redes de guarderías o 'escoletas' municipales. ¿Realmente hay fondos públicos para esto?

R. Es cuestión de prioridades. Hemos calculado un presupuesto de 20 millones para los próximos cuatro años. Queremos fomentar también una ciudad para las mujeres y trabajar lo de la conciliación. Hemos propuesto la construcción de 16 'escoletas' municipales. También vamos a trabajar con las que hay en la actualidad, públicas o privadas. Hemos sido el primer partido que ha presentado todas sus propuestas en Google Maps. Si entras a ver lo que hemos propuesto en tu barrio, lo encuentras. Hay un montón de barrios que no tienen ahora el servicio público de la 'escoleta' municipal. Solo hay 13 en toda la ciudad. Rita [Barberá] solo hizo una. María José Catalá no hizo ninguna en Valencia cuando fue 'consellera' de Educación.

P. Tampoco era su competencia, no es una enseñanza obligatoria la de cero a tres años.

R. No es verdad. Es una competencia impropia que estamos asumiendo los ayuntamientos. A día de hoy, es la Generalitat la que está asumiendo el aula de dos años dentro de los coles. Nosotros lo que queremos también es avanzar hacia la revolución de los cuidados. No es posible que una familia trabajadora tenga dos hijos seguidos y no pueda pagar la 'escoleta' de cero a tres años. Con las 16 'escoletas', la enseñanza de dos años y el cheque escolar para la red concertada o privada, podemos llegar prácticamente a la universalización. Pero tenemos que trabajar en ello. En la 'consellería', María José Catalá mantuvo congelado el cheque escolar en 60 euros lineales, y con 60 euros nadie hace nada.

Comunidad Valenciana
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios