Entrevista al cabeza de lista de Compromís

Joan Baldoví: “No votaremos a Pedro Sánchez sin una solución a 24.000 millones de deuda”

El cabeza de lista de Compromís por Valencia pone precio a la investidura del líder del PSOE y reprocha a los independentistas que no avalasen los Presupuestos. "Mi nacionalismo se ha vuelto útil"

Foto: Joan Baldoví, en la plaza del Pilar de Valencia. (Marga Ferrer)
Joan Baldoví, en la plaza del Pilar de Valencia. (Marga Ferrer)

Las encuestas arrojan una distribución muy fragmentada del Congreso de los Diputados tras las elecciones del próximo 28 de abril. En ese escenario, la geometría variable parece ser el único camino del parlamentarismo y la investidura del presidente del Gobierno el primer escollo a salvar por los distintos protagonistas. Compromís, la formación valenciana que gobierna con el PSPV-PSOE en la Comunidad Valenciana, podría disponer de unos pocos escaños, pero valiosos para conformar mayorías. Su cabeza de lista por Valencia, Joan Baldoví, descarta respaldar una investidura del Partido Popular, pero pone precio a la del candidato socialista Pedro Sánchez en forma de compromiso escrito de reforma de la financiación autonómica y solución en forma de quita o mutualización a 24.000 millones de euros de deuda, de los 47.000 millones que tiene la Generalitat.

Con dos legislaturas ya a sus espaldas y experiencia en el juego parlamentario, Baldoví reivindica sus orígenes agrícolas y dice que el tiempo le ha hecho más moderado. La entrevista se celebra en la sede de Compromís, un partido que tiene como aspiración ser determinante en España y que quiere repetir la experiencia de Gobierno en la Comunidad Valenciana.

PREGUNTA. Usted es uno de los políticos mejor valorados de España, según el CIS, pero los mismos estudios demoscópicos revelan que también de los más desconocidos. ¿Ser discreto se premia en política?

RESPUESTA. Yo soy discreto porque soy de un partido de ámbito de comunidad autónoma y, por tanto, es normal que tenga el nivel de conocimiento que tengo. Siempre lo he sabido. No obstante, un nivel de conocimiento de cinco millones de españoles para mí ya es haber llegado muy lejos. Yo realmente no soy discreto, lo que sí que soy es de querer llegar a acuerdos, de intentar salvar el partido hasta el último minuto y ponerlo fácil a la hora de negociar y de intentar buscar soluciones. Creo que eso es lo que premia la gente. Una cosa que me repite mucho la gente es: “Es usted educado, dice las cosas que tiene que decir y se le entiende bien”. Creo que a veces el ciudadano premia la educación y el sosiego en un tiempo en el que algunos están desatados. También premia la política en mayúsculas, que es llegar a acuerdos. Usted y yo no somos iguales, pero seguro que hay un punto en el que usted no esté demasiado en desacuerdo y yo tampoco.

Joan Baldoví, en la sede de Compromís. (Marga Ferrer)
Joan Baldoví, en la sede de Compromís. (Marga Ferrer)

P. Los sondeos otorgan a Compromís dos o tres escaños en el Congreso de los Diputados, lejos del objetivo de lograr grupo parlamentario. ¿Se arrepienten de no haber sumado fuerzas otra vez con Podemos, como en 2016 y 2015?

R. Me leo los de su medio con especial atención y respeto y, efectivamente, oscilamos en ese ‘tracking’ entre dos y tres. En Compromís, si en algo nos hemos caracterizado estos años es en romper las encuestas. Cuando yo me presenté todos daban cero y conseguimos entrar. En las autonómicas nos daban cero y entramos seis; después siete u ocho y entramos con 19. Creo que, en Compromís, lo dijo el otro día Mónica Oltra, hay un río subterráneo que aflora. Es lo que los valencianos llamamos un ‘ullal’, un afloramiento. Esta campaña nos está dando pistas, como la cantidad de voto por correo. Ayer, la oficina de mi pueblo informó de que, sobre un censo de 16.000, 3.000 personas habían votado ya por correo.

¿Pedirán la presidencia de la Generalitat si suman con Podemos? “Se tendrá que ver al día siguiente. ‘Quan toque, regarem’".

P. Pero eso tiene que ver con que las elecciones caen en puente en Valencia, ¿no?

R. Sí. Pero la gente está muy movilizada. Andalucía nos dio muchas claves para el voto del día 28. Para todos, para la izquierda y para la derecha.

Foto: Marga Ferrer.
Foto: Marga Ferrer.

P. Pero, insisto, ¿no hubiera sido mejor para ustedes ir en confluencia con Podemos, para sumar votos?

R. Fui un partidario ferviente en la anterior legislatura de ir con Podemos. Pero en esta legislatura tenemos que saber leer las coyunturas. En esta coyuntura, probablemente, no hubiéramos sumado lo que sí que sumamos entonces. Es mucho mejor en estas elecciones que cada uno tenga su oferta diferenciada. Nos hemos afianzado como opción valenciana en el Congreso y creo que para nuestro electorado y para nuestra militancia, que tiene que hacer las campañas electorales, ahora es mucho mejor que tengamos marcas diferenciadas.

P. ¿Lo dice porque cree que la marca de Podemos contamina?

R. La marca de Podemos no suma lo que sumaba en aquel momento. En un momento en el que se segmenta tanto, como las audiencias, el votante elegirá con mucha más precisión aquello que se adapta a sus preferencias. Habrá un votante que será nuestro y otro que será de Podemos que, juntos, no habríamos podido sumar.

P. ¿Se ha enfriado su relación política? Ustedes siempre han mostrado más afinidad con Errejón.

R. Me llevé una profunda decepción cuando Carolina Bescansa nos dijo que no iba a firmar el grupo parlamentario. Hubo un primer periodo de enfriamiento. No he ocultado nunca que Errejón ha estado siempre mucho más cercano a lo que defendemos desde Compromís, una fuerza más trasversal que, en definitiva, pueda ser más útil. Pero el día que Pedro Sánchez dijo que se disolvían las Cortes nosotros presentamos una última ley con Podemos, eso da idea de la colaboración que ha habido. Somos opciones diferentes que en algún momento podemos coincidir.

La marca de Podemos no suma lo que sumaba en 2015 y 2016. Es mejor que cada uno tenga su oferta diferenciada

P. Dos, tres escaños o cuatro pueden ser muy valiosos en un escenario sin mayorías. ¿Cuánto valen los votos de investidura de Compromís?

R. El compromiso firme de que el día 1 de enero de 2020 haya un nuevo sistema de financiación autonómica. O que, mientras no se apruebe, haya un mecanismo de compensación por la infrafinanciación para la Comunidad Valenciana y que, además, el acuerdo que se logre ese año o el siguiente tenga efectos retroactivos a ese 1 de enero. Yo lo planteo en términos de una familia que tiene una deuda a cambio de nada y tiene que destinar una cuarta parte de sus recursos a pagarla. Cuando pasa eso, la familia las pasa canutas. En el tema de la deuda también tiene que haber una solución. No podemos arrastrar indefinidamente 47.000 millones de euros de deuda que van a lastrar este Gobierno [autonómico] y el de las futuras generaciones que vengan después. Tiene que haber una solución porque hay una parte de deuda que no nos corresponde.

P. ¿Si no se diesen esas condiciones entonces bloquearían una posible investidura de pedro Sánchez?

R. No votaríamos la investidura de Sánchez. Una investidura es un acuerdo entre partidos y nosotros estamos reclamando algo que está en el artículo 156 de la Constitución: las comunidades autónomas tienen que tener suficiencia financiera. Si no hay suficiencia financiera no hay autonomía política. Todos los españoles son iguales. No puede ser que juguemos una partida de ‘pilota’ valenciana con una mano a la espalda. En renta per cápita somos una comunidad autónoma pobre que pagamos como si fuéramos rica. El Estado tiene que equilibrar.

'Imparables' es el lema de campaña elegido por Compromís. (Marga Ferrer)
'Imparables' es el lema de campaña elegido por Compromís. (Marga Ferrer)

P. ¿De cuánto tendría que ser la quita de deuda para esa investidura?

R. 24.000 millones.

P. ¿Ese es el precio de la investidura de Sánchez?

R. Sí. Bueno, que haya una solución a esos 24.000 millones que ni usted ni yo hemos generado. Llámele sindicación o condonación, pero es una deuda ilegítima que está lastrando las cuentas de la Generallitat. Cuando algunos critican que no hemos acabado con las listas de espera les tenemos que decir que con una cuarta parte del Presupuesto estamos pagando una deuda que no hemos generado.

P. Sí, pero desde el flanco de la derecha se les reprocha también que siga habiendo listas de espera o que no se hayan eliminado los barracones y que se haya puesto en marcha À Punt, que son 50 millones.

R. Hemos puesto 1.000 millones en el programa de construcción de escuelas. No es comparable. En el proceso de reversión del Hospital de Alzira hemos puesto 400 personas más a trabajar. Hemos puesto 6.000 profesores y maestros más. Valoremos todo en su justa medida. ¿Por qué no hablan de cerrar Telemadrid? ¿Por qué no habla Toni Cantó de cerrar Telemadrid todos los días? ¿Por qué no hablan de cerrar la Televisión de Murcia o la de Castilla y León? ¿Solo la valenciana es la que molesta?

Mi nacionalismo se ha vuelto útil. Lo que me importa de verdad es que los valencianos vivan bien

P. Los empresarios valencianos reprocharon a Compromís, cuando estaba Mariano Rajoy en la Moncloa, que no negociase los presupuestos para propiciar mejoras para la Comunidad Valenciana. Fue un reproche bastante recurrente. ¿Por qué sí negociar con Pedro Sánchez y no con el Partido Popular?

R. Porque yo quiero inversiones, pero con un alma social. Creo que las inversiones tienen que ir acompañadas de un programa social. Nuestro electorado no entendería que hiciéramos ese pacto. No son solo las inversiones, tiene que haber detrás un programa social y eso con el Partido Popular no va a pasar. En cualquier caso, con conocimiento de causa, hablé tres veces con [Cristóbal] Montoro. Me llamó, pero no puso nada encima de la mesa. Era mucho más barato el voto de Nueva Canarias que el de Compromís. Con nosotros nunca hubo una verdadera predisposición a llegar a acuerdos.

Foto: Marga Ferrer.
Foto: Marga Ferrer.

P. PP y Ciudadanos les identifican con el nacionalismo excluyente. Advierten de que si siguen gobernando la Comunidad Valenciana acabará como Cataluña. ¿El soberanismo sigue estando entre los objetivos del Bloc, partido de Compromís al que usted pertenece?

R. Mi nacionalismo se ha vuelto muy útil. Lo que me importa de verdad es que los valencianos vivan bien. Para eso tiene que haber condiciones para que se puedan crear empresas, para que se cree empleo de calidad y que haya una buena dotación pública para que se mantenga el Estado del Bienestar. Esos son los objetivos ahora de la gente del Bloc. En eso estamos. Los que están en lo otro son precisamente el PP y Ciudadanos que quieren resucitar fantasmas que están amortizados hace mucho tiempo. El otro día, la encuesta del CIS decía que el problema territorial es la octava preocupación de los españoles. Yo me quedo con las tres primeras preocupaciones de españoles y valencianos: el paro, la corrupción y los políticos. En ese sentido intentamos ser unos políticos sensatos y moderados. El otro día lo decía [Vicente] Boluda [presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios]: los principales problemas que tenemos los valencianos son la financiación, el corredor Mediterráneo y la corrupción. Completamente de acuerdo. En corrupción hemos pasado a ser reconocidos por Europa como un territorio en el que sí que se aplican medidas de vigilancia. Quedan muchas infraestructuras pendientes que se tenían que haber hecho a través de los Presupuestos Generales del Estado, como el corredor mediterráneo, el atlántico, las conexiones con la autopista…

P. Pero, entonces, ¿el soberanismo es o no un objetivo político último del Bloc?

R. No. Nuestro objetivo es mejorar las condiciones de vida de la gente que vive y trabaja desde el río Sénia, cerca de Vinarós, hasta el río Segura en Orihuela.

Joan Baldoví acumula ya dos legislaturas en el Congreso de los Diputados. (Marga Ferrer)
Joan Baldoví acumula ya dos legislaturas en el Congreso de los Diputados. (Marga Ferrer)

P. ¿Es el consejo que daría a los independentistas en Cataluña?

R. A mí no me gusta dar consejos a nadie. Pero probablemente tendrían que hacer una reflexión profunda, y creo que la están haciendo, de si tumbar los Presupuestos sirvió en aquel momento para algo. A los valencianos nos ha servido para tener Presupuestos prorrogados con una inversión del 6%, cuando podríamos tener una inversión cercana al 10% o la deuda de la Marina de Valencia resuelta.

Los independentistas tendrían que hacer una reflexión profunda, y la están haciendo, de si tumbar los Presupuestos sirvió para algo

P. Y más allá de los Presupuestos, desde el punto de vista de cómo se mantiene el pulso soberanista y el ‘procés’, ¿qué consejo les daría o en qué cree que están errando los independentistas? Es bastante estéril el conflicto.

R. La política catalana se tendría que hacer desde Cataluña y no desde Waterloo. Es mi opinión. Sin entrar en más consideraciones. Probablemente, a algunos de una parte y otra les interesa que el conflicto siga vivo, pero creo que a una inmensa mayoría de ciudadanos españoles, y creo que también de catalanes, les interesa que el conflicto deje de ser un conflicto y se abran vías de negociación de una vez por todas.

Foto: Marga Ferrer.
Foto: Marga Ferrer.

P. ¿De negociación hacia dónde o para qué?

R. Para ver el encaje de Cataluña dentro del Estado. En todo caso, demos una oportunidad al diálogo, que no la ha habido. Lo que ha habido es dejar que el problema se fuera pudriendo e incluso alimentándolo con campañas en contra. ¿Si el Estatuto de Autonomía no se hubiera recurrido al Constitucional, estaríamos aquí? ¿Si no se hubiera hecho esas campañas contra el Estatuto en toda España, estaríamos aquí? Probablemente no estaríamos aquí. Todos tenemos que reflexionar un poquito los errores que se han cometido durante todos estos años. Sentémonos. Si seguimos crispando, el problema no se va a solucionar. Si ponemos líneas rojas de buenos y malos, probablemente no llegaremos a ningún sitio. Como Lennon, demos una oportunidad a la paz y al diálogo.

La política catalana se tendría que hacer desde Cataluña y no desde Waterloo

P. El adelanto electoral de Ximo Puig cogió a Compromís con el pie cambiado. ¿Se ha roto la confianza en el Botànic?

R. Fue como tropezar, estar un día tropezado, pero al día siguiente ya habíamos cogido el ritmo. Nos enchufó. Aquel día se rompió un poco la confianza. Ximo Puig actuó más como secretario general del PSOE que como presidente. No había razones objetivas para adelantar. Dicho esto, hay cosas más importantes. En una familia discutimos cada semana, pero seguimos conviviendo juntos. El objetivo aquí es todos los valencianos y valencianas. Son pequeñas escaramuzas pero luego nos ponemos a trabajar otra vez. Si hemos sido capaces de tomar 5.544 decisiones juntos y una no, pues yo pongo en más valor esas 5.544 decisiones.

P. ¿Qué precio tiene el nuevo Botànic?

R. De eso no hemos hablado. Tendremos que esperar. No será igual que tengamos casi los mismos diputados que uno por delante u otro por detrás, o que haya más diferencia. Es prematuro hablar de condiciones. Lo que sí que le digo, para no dejar la pregunta en el aire, es que la experiencia se adquiere con los años. Nosotros éramos nuevos en gobernar la comunidad autónoma, no éramos nuevos en gobernar ayuntamientos, y durante estos cuatro años hemos aprendido. Hemos hecho el máster.

P. Si se diera la suma con Podemos y Podemos quisiera, ¿exigirían la presidencia de la Generalitat aunque Puig ganase las elecciones?

R. Esto se tendrá que ver al día siguiente. Se lo digo con un refrán valenciano muy rural: ‘Quan toque, regarem’.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
57 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios