compra activos de la SGR

Compromís y PSPV venden 28M en fallidos al fondo buitre Anacap tras ganar a Oaktree

El oportunista inglés se impone en la subasta de la Sociedad de Garantía Recíproca y se queda una de sus primeras carteras de activos tóxicos en España. Pacto interno entre socios del Botánico

Foto: Ximo Puig, en la presentación de Afin SGR, una de las patas del banco público de la Generalitat valenciana. (GVA)
Ximo Puig, en la presentación de Afin SGR, una de las patas del banco público de la Generalitat valenciana. (GVA)

El fondo británico Anacap Financial Partners se ha apuntado una de sus primeras operaciones de calado en España con la compra a la Sociedad de Garantía Recíproca valenciana (Afin SGR) de una cartera de activos inmobiliarios de cerca de 30 millones de euros. Anacap mejoró la oferta presentada por otros fondos oportunistas, como el americano Oaktree, asesorado por Broseta, que tras intentar obtener exclusividad en el procedimiento rebajó durante la fase de 'due diligence' a 26 millones una primera oferta no vinculante de 32 millones. Finalmente, fue Anacap, con Garrigues como respaldo legal, la que puso encima de la mesa un precio más elevado, 28,4 millones. Anacap logra un primer éxito en una operación institucional tras haber participado en otras subastas de fallidos inmobiliarios de bancos como el BBVA o EVO en las que no cosechó resultados.

Muchos de los activos no eran inmovilizado físico como tal en el balance, sino garantías de créditos impagados y en fase de ejecución que el comprador deberá gestionar para adjudicarse de forma definitiva. En la cartera de más de 700 inmuebles hay pisos, naves industriales, garajes, suelos o, incluso, el chalé con piscina de un constructor que recibió un aval por un crédito que no pudo devolver como consecuencia del pinchazo inmobiliario.

Un pacto interno entre el PSPV y Compromís permite sacar adelante una venta que eleva la solvencia de la sociedad de garantía recíproca

Gran parte de los inmuebles forman parte de la herencia recibida en el proceso de saneamiento de la sociedad y fueron ofrecidos con anterioridad a la Generalitat valenciana, que asumió con cargo a déficit y el FLA 200 millones de euros de agujero generado en la SGR durante la etapa del Partido Popular. Sin embargo, no llegaron a ser inscritos por falta de interés del área de Vivienda. Esta es la razón por la que Afin SGR está ejerciendo el papel de banco malo, tratando de colocarlos en el mercado para reducir su pasivo. La solución fue encargar a Alantra una valoración y la colocación entre inversores institucionales. La consultora estimó que Afin podría ingresar entre 26 y 30 millones. Finalmente, Anacap pagará 28,4 millones, según el acuerdo que se firmará en los próximos días. El descuento sobre las tasaciones oficiales es importante, cercano al 65%.

La sede de Afin SGR en Valencia, que también está en venta. (Google)
La sede de Afin SGR en Valencia, que también está en venta. (Google)

Afin SGR no es una entidad que quede bajo el perímetro contable de la Administración valenciana. La Generalitat tiene una participación del 40% en un sociedad avalista que está tutelada por el Banco de España y el Instituto Valenciano de Finanzas, que dirige el socialista Manuel Illueca. Su consejo rector lo componen su consejera delegada, Cristina Alemany; el presidente de Stadler Valencia, Íñigo Parra, y José Manuel Real, vinculado a la patronal de la construcción. Pese a quedar fuera del perímetro SEC de la contabilidad nacional, la sociedad de garantía recíproca es una de las patas del proyecto de banco público puesto en marcha por el Consell del Botánico, como instrumento de apoyo crediticio al tejido empresarial valenciano.

La posibilidad de ceder activos a un fondo buitre y con rebaja sobre los precios de tasación desde una entidad participada por la Administración autonómica había encendido las luces rojas en Compromís, socio del 'president' Ximo Puig en el Gobierno de la Generalitat. Tal como adelantó 'el diario.es', la coalición valencianista solicitó a la Conselleria de Hacienda la paralización del procedimiento, una indicación de la propia vicepresidenta, Mónica Oltra. Pero fuentes del equipo de Hacienda, que dirige Vicent Soler, señalan que no quedaban muchas más opciones ante la complejidad de iniciar una venta individualizada de una cartera que incluye bienes embargados, proindivisos y otras situaciones jurídicamente complicadas.

La premura del Banco de España, que penaliza la presencia durante más de tres años en el balance de los fallidos, también empujaba hacia la solución de venta en bloque. Una demora en la enajenación puede comprometer la solvencia del aliado avalista del llamado banco público valenciano, según las mismas fuentes. La venta de la cartera permite además a Afin liberarse de reavales de Cesce, por lo que elimina de su balance la casi totalidad de la deuda sénior y gana liquidez por valor de 50 millones, insisten.

Oltra y el director del Instituto Valenciano de Finanzas mantuvieron este jueves un encuentro privado para limar asperezas y reconducir las discrepancias. La solución pactada pasa por completar el proceso de venta con Anacap, ya comprometido, y compartir información de cara a futuras operaciones, pues la SGR todavía tiene activos en balance similares a los que ahora está comercializando. La vicepresidencia de Oltra hará una consulta al IVF sobre los inmuebles disponibles para comprobar si estos son susceptibles de poder tener algún uso social o útil para la Administración autonómica, explica fuentes conocedoras del acuedo interno. Tras esta labor de criba y descarte, la Sociedad de Garantía Recíproca procederá a su puesta en el mercado, tal como ha hecho con el paquete de Anacap.

Vicent Soler y Mónica Oltra, en la rueda de prensa de presentación de presupuestos. (GVA)
Vicent Soler y Mónica Oltra, en la rueda de prensa de presentación de presupuestos. (GVA)

El pacto entre Oltra e Illueca salva una situación delicada en el equilibrio de poderes entre el PSPV-PSOE y Compromís. El bloqueo de la operación podría haber abierto una crisis de calado en el equipo económico de la Generalitat y habría abocado a la casi segura renuncia en bloque del consejo de la SGR ante la desautorización de un procedimiento ya avanzado y para evitar posibles responsabilidades.

Desde el área económica del Consell de Ximo Puig, insisten en que la venta permite a Afin SGR cumplir con los requisitos de solvencia que marca el Banco de España, al obtener un 14% de coeficiente, y afrontar nuevas operaciones de apoyo al tejido productivo, con avales a proyectos de inversión de pequeñas y medianas empresas valencianas. Para ello, ha suscrito convenios de colaboración con entidades financieras como Bankia o CaixaBank. El banco que preside José Ignacio Goirigolzarri, por ejemplo, ha abierta una líena de financiación de 15 millones con aval de Afin SGR.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios