sociedad de garantía recíproca

Montoro y un 'Señor Lobo': así resucitará la SGR valenciana, un cadáver de 400 millones

La Generalitat rechaza una oferta de Apollo a precio de derribo por activos de la sociedad zombi y acuerda con Hacienda reflotarla vía FLA de 200 millones. El Banco de España respira aliviado

Foto: SGR de la Comunidad Valenciana.
SGR de la Comunidad Valenciana.

El Banco de España va camino de quitarse de encima un nuevo marrón en forma de liquidación de la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) de la Comunidad Valenciana. La entidad, un cadáver andante con un pasivo de casi 400 millones incapaz de asumir, iba directa a un desguace más o menos ordenado, después de que la Generalitat hubiera rechazado una oferta a precio de ganga del fondo de inversión Apollo Global Management por su cartera de activos inmobiliarios en el que parecía el único plan posible para sacarla adelante.

El problema de la liquidación es que la SGR, una entidad de crédito especializada en avalar operaciones a pequeñas y medianas empresas, acumula además riesgos vivos por otros 390 millones de euros con los empresarios partícipes, varios miles, por lo que la quiebra era una bomba de relojería en manos del supervisor.

Reparto de activos inmobiliarios de la SGR en la Comunidad Valenciana y Murcia. (N+1 y Avanza Urbana)
Reparto de activos inmobiliarios de la SGR en la Comunidad Valenciana y Murcia. (N+1 y Avanza Urbana)

Para evitar el estallido y la desaparición de este instrumento de respaldo al tejido productivo local, el Ministerio de Hacienda, la Intervencion General del Estado (IGAE) y el Consell de Ximo Puig han alcanzado un principio de acuerdo por el que 200 millones de deuda han sido computados como déficit de la Generalitat valenciana de 2015.

Apollo apenas ofrecía 65 millones por la cartera de activos inmobiliarios cuando el plan era sacar 170 millones para poder reflotar la entidad

Para ello se ha adelantado la ejecución de un aval con vencimiento en 2018 que iba contra la Administración autonómica. Según el pacto, este agujero debería ser cubierto en diciembre por una inyección extraordinaria por el mismo importe vía Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), que irá a parar al ‘pool’ de entidades financieras acreedoras de la SGR, básicamente Bankia, Santander, Sabadell, BBVA y CaixaBank

A cambio, las entidades financieras se comprometerán a convertir en deuda subordinada otros 40 millones de euros (que pasarán a computar como recursos propios) y mantendrán exclusivamente una deuda sénior de 50 millones, garantizada con los activos inmobiliarios no tóxicos que Apollo quería comprar por 65 millones (muy lejos de los 170 millones previstos inicialmente) y que ahora permanecerán en el balance de la SGR.

A la Generalitat le toca asumir un impacto en sus cuentas por otros 100 millones de euros, aunque se queda los activos inmobiliarios restantes, considerados tóxicos, por importe de 28 millones, unas 800 referencias catastrales. Esta cartera, que Apollo no quiso comprar, pasará a formar parte del patrimonio de la Generalitat en una suerte de banco malo o Sareb valenciana, quizás en la sociedad pública Entidad de Infraestructuras de la Generalitat (EIGE), algo que está por decidir.

Manuel Illueca, director del Instituto Valenciano de Finanzas. (EFE)
Manuel Illueca, director del Instituto Valenciano de Finanzas. (EFE)

De Manuel Illueca a Juan Carlos Moragues

La operación, que no está ejecutada todavía en su totalidad, ha sido ideada por el director del Instituto Valenciano de Finanzas, Manuel Illueca, un verdadero ‘Señor Lobo’ o solucionador de problemas financieros de la Generalitat valenciana. A Illueca le ha tocado diseñar el plan de salvamento, todavía sin ejecutar, de Feria Valencia, otro agujero negro millonario heredado del PP, la conformación del Banco Público Valenciano (del que la SGR será una pata de apoyo), la deuda pendiente de recuperar con los clubes de fútbol o diversas operaciones económicas internas. Su perfil de solucionador de marrones y hombre de confianza de Ximo Puig le ha generado algunos roces con otros altos cargos del Ejecutivo.

En las negociaciones ha intervenido el delegado del Gobierno y 'exconseller' del PP, Juan Carlos Moragues, que ha convencido del plan al equipo de Montoro

Illueca y el 'conseller' de Hacienda, Vicent Soler, negociaron con la IGAE el adelanto de la ejecución del aval para elevar el déficit de 2015 en 200 millones de euros, y pactaron con la Secretaría General del Ministerio de Hacienda la aportación del FLA que Montoro debería liberar en diciembre. En el Banco de España, que ya había advertido de que si fracasaba el intento de venta de activos a Apollo (el llamado proyecto Citrus) intervendría la entidad, respiraron aliviados. El plan de salvamento incluye la elaboración de una auditoría forense para detectar operaciones fallidas y fraudulentas aprobadas en ejercicios anteriores, la mayoría cuando el 'boom' inmobiliario comenzaba a remitir o había pinchado la burbuja.

En la negociación ha intervenido incluso el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, 'exconseller' de Hacienda del último Gobierno autonómico del Partido Popular, que convenció a sus compañeros en Madrid de que la liquidación hubiera tenido el mismo impacto en las arcas públicas, habría obligado a las entidades financieras acreedoras a provisionar y hubiera generado un escenario de fuerte incertidumbre con las empresas que mantienen riesgos vivos con la SGR.

Si el plan no se tuerce, la SGR seguirá viva y su labor como herramienta de respaldo a proyectos de pymes dependerá ahora de la voluntad de colaboración de la banca, que hasta ahora la ha utilizado para cubrirse en operaciones consideradas no seguras por sus departamentos de riesgos.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios