Noticias de Podemos: Compromís y Podemos dejan solo a Puig en la entrega de un premio a S. Civil Catalana. Noticias de Comunidad Valenciana
premio convivencia de la fundación broseta

Compromís y Podemos dejan solo a Puig en la entrega de un premio a S. Civil Catalana

Ximo Puig entrega el Premio Convivencia de la Fundación Broseta a la asociación unionista con el vacío de sus socios y en un ambiente enrarecido entre los patronos

Foto: Ximo Puig y el presidente de Sociedad Civil Catalana, José Rosiñol, este lunes en el Palau de la Generalitat. (EFE)
Ximo Puig y el presidente de Sociedad Civil Catalana, José Rosiñol, este lunes en el Palau de la Generalitat. (EFE)

El despliegue institucional en torno a la ceremonia de entrega del Premio Convivencia que cada año concede la Fundación Manuel Broseta en Valencia ha evidenciado los diferentes puntos de vista que genera el conflicto catalán más allá de las fronteras de Cataluña. Este año, la elegida para recibir un galardón que busca reconocer los valores democráticos ha sido Sociedad Civil Catalana, una organización nacida como respuesta al independentismo y con un mensaje antinacionalista. Aunque la ceremonia de entrega se realiza en uno de los salones del Palau de la Generalitat, de manos del 'president' autonómico, es la fundación encargada de guardar la memoria del catedrático valenciano asesinado por ETA en 1992 la que elige cada año a un galardonado.

El Consell valenciano hubiera preferido un premio compartido con Mario Vargas Llosa y Borrell, pero los patronos cercanos al PP impusieron a SCC

En esta ocasión, sin embargo, el Premio Convivencia ha generado un ambiente enrarecido y ha evidenciado diferencias de enfoque en los socios del llamado Pacto del Botánico. Ningún dirigente de Compromís, socio de gobierno, ha acudido a la ceremonia. Tanto el presidente de las Cortes Valencianas, el nacionalista Enric Morera, como la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, han alegado razones de agenda para no asistir. Los representantes de Podemos, como su portavoz, Antonio Estañ, también han eludido asistir por no compartir la elección del premiado. Por contra, el despliegue ha sido notable en el caso de Ciudadanos, no solamente por la presencia de sus líderes locales, como la portavoz parlamentaria, Mari Carmen Sánchez, o el del Ayuntamiento de Valencia, Fernando Giner, también el diputado en el Congreso Toni Cantó, muy activo últimamente en tierras valencianas, se ha desplazado desde Madrid. La coincidencia de la celebración de la junta directiva nacional en Génova, con la intervención prevista de Mariano Rajoy, ha hecho que la representación del Partido Popular haya sido secundaria, pues no han asistido ni la presidenta regional, Isabel Bonig, ni su número dos, la vicesecretaria Eva Ortiz.

El jurado se reunió en noviembre para elegir a Sociedad Civil Catalana para el Premio Convivencia. (EFE)
El jurado se reunió en noviembre para elegir a Sociedad Civil Catalana para el Premio Convivencia. (EFE)

Los socios de Ximo Puig han estado varios días lanzando mensajes por redes sociales cuestionando que el 'president' valenciano protagonizase el acto de entrega de un premio en el que no tiene capacidad de decisión. El debate ha evidenciado la discrepancias que formaciones de corte nacionalista y de izquierdas como Compromís mantienen con Sociedad Civil Catalana. "Con su negativa a asistir se han quitado la careta", señalaban fuentes de Ciudadanos, que lleva meses tratando de situar a los socios del PSPV-PSOE en la misma órbita que los independentistas.

Lo cierto es que, aunque Puig ha ejercido su papel como anfitrión en la ceremonia de entrega del premio, la candidatura de Sociedad Civil tampoco era la preferida por la pata socialista del Gobierno valenciano. El pasado mes de noviembre, en el encuentro de los patronos en que se libró el nombre del premiado, quedaron en evidencia las diferencias sobre los distintos nombres. Los representantes más vinculados al Partido Popular, como la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y la presidenta de Tragsa, Elvira Rodríguez, defendieron la opción de Sociedad Civil, al igual que el periodista Arcadi Espada, el exintendente del Palau de les Arts Davide Livermore o la rectora de la Universidad Católica, Asun Gandia. Encima de la mesa se pusieron también otros nombres, como los del escritor Mario Vargas Llosa (la opción preferida por Ximo Puig y la 'consellera' de Sanidad, Carmen Montón, que acudió por delegación como representante del Gobierno valenciano), Fernando Aramburu, por su obra 'Patria', el opositor venezolano Leopoldo López, el cirujano Pedro Cavadas o la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Al igual que hace un año, cuando la Fundación Broseta premió a Felipe González y Jacques Delors por la incorporación de España a la Comunidad Europea, el deseo del Gobierno valenciano hubiera sido entregar un premio combinado a Vargas Llosa y Josep Borrell, por su papel en la crisis catalana. Sin embargo, el nombre del exministro socialista no llegó al último corte y no entró en la votación final. Tampoco el escritor fue el que recibió más apoyos. Según fuentes conocedoras del encuentro entre los patronos, los responsables de la Fundación La Caixa, que colaboran y financian (el premio está dotado con 120.000 euros) la organización del galardón a través de su Obra Social, tampoco salieron del todo convencidos sobre la idoneidad del candidato y el impacto que participar en un premio a Sociedad Civil podría tener en su actividad en Cataluña. "Hubo un debate sobre la idoneidad de trasladar a Valencia un escenario de división, pero estaba decidido que el premio era para SCC", señalan las mismas fuentes.

Joan Lerma y Eduardo Zaplana han asistido al acto de la Fundación Manuel Broseta. (EFE)
Joan Lerma y Eduardo Zaplana han asistido al acto de la Fundación Manuel Broseta. (EFE)

Por su parte, el presidente de la Asociación de Amigos de la Fundación Profesor Manuel Broseta, Pablo Broseta (el pequeño de los tres hijos), ha defendido que el galardón concedido a SCC es "muy, muy Broseta" y que su padre se sentiría "profundamente orgulloso" de la concesión de este reconocimiento.

En este escenario de discrepancia latente, Ximo Puig ha lanzado un discurso en el que ha defendido el valor de la pluralidad en un entorno democrático. "Cataluña, como la Comunitat Valenciana, no ha sido nunca una sociedad cerrada", ha señalado Puig. "Las puertas vitales e intelectuales de Cataluña siempre han estado abiertas en todos los periodos históricos, incluso en los años más oscuros", insistía. Por ello, ha asegurado, "los valencianos, desde el respeto, no somos indiferentes, y buscamos la superación de una situación que perjudica a Cataluña, al conjunto de España y a la Comunitat Valenciana". "Decía Stuart Mill en su obra clásica 'Sobre la libertad' que solo habrá sociedades libres, y por tanto plenamente democráticas, cuando el respeto escrupuloso a la voluntad de la mayoría no comporte la marginación, la persecución o la negación de las minorías", ha asestado para reivindicar el respeto al pluralismo.

"Que nadie utilice el separatismo para recentralizar, ni para despreciar las diferentes lenguas, culturas y sentimientos que existen en España", dice Puig

Pero al tiempo que defendía una solución para Cataluña y el regreso a la normalidad democrática, ha puesto especial énfasis en lo que ha calificado como "reacciones recentralizadoras" surgidas como "acto reflejo a los impulsos separatistas". "Que nadie utilice el separatismo para recentralizar. Que nadie utilice el separatismo para despreciar las diferentes lenguas, culturas y sentimientos que existen en España", ha insistido el barón socialista tratando de sacar un perfil equidistante: "Ni uniformidad ni identitarismo".

Ajenos al debate interno generado en el seno de la Fundación Broseta y en el Gobierno valenciano, los responsables de Sociedad Civil Catalana mostraban su satisfacción por el reconocimiento recibido en Valencia. Su presidente, José Rosiñol, encargado de recoger el galardón, ha ofrecido un discurso muy centrado en el problema catalán: "No vamos a permitir que se nos trate como a catalanes de segunda por el hecho de no ser separatistas; no vamos a permitir que nadie nos convierta en extranjeros en nuestra propia tierra", ha aseverado. Rosiñol, que ha estado acompañado en Valencia de miembros de su organización y de otras asociaciones unionistas como Llibertats, que agrupa a juristas no nacionalistas, ha advertido de que promoverán nuevas movilizaciones ciudadanas si los independentistas insisten en mantener posiciones "que vayan en contra de la legalidad vigente o que conculquen los derechos de los ciudadanos".

Comunidad Valenciana
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios