Sandra gómez quiere LIderar el partido en la tercera ciudad de españa

El sanchismo prepara la batalla contra la candidata de Ximo Puig para Valencia ciudad

Sandra Gómez (32 años) peleará por el liderazgo interno para arrebatar la alcaldía a Compromís. Los seguidores de Ábalos y Sánchez se resisten a ponerle la alfombra roja

Foto: Sandra Gómez, este martes, en la presentación de su candidatura al liderazgo del PSPV de Valencia ciudad.
Sandra Gómez, este martes, en la presentación de su candidatura al liderazgo del PSPV de Valencia ciudad.

Se llama Sandra Gómez, tiene 32 años, es abogada y acaba de anunciar su intención de convertirse en secretaria general del PSPV-PSOE en la ciudad de Valencia y competir en el proceso de primarias para la candidatura de las municipales de 2019. Nadie lo dice abiertamente, pero es la candidata preferida del lermismo y del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, para tratar de arrebatar la alcaldía de la tercera capital de España a Compromís, de la que ahora le separan cuatro concejales y casi 40.000 votos, según el resultado de 2015. Desde que fue elegida edil por la lista socialista, su partido la ha mimado y le ha dado visibilidad. Tanto, que el 'president' hasta despejó con un puesto de director de la oficina de Relaciones con la Unión Europea al que fue número uno de la lista socialista en aquella ocasión y actual secretario general local, Joan Calabuig, para situar a Gómez como vicealcaldesa y preparar desde la institución la sucesión interna.

Este martes presentó su candidatura la aspirante rodeada de cuadros de relevancia en la vida orgánica de los socialistas valencianos, como el portavoz en las Cortes, Manuel Mata, el líder histórico de la FSP-UGT Luis Lozano o los concejales de su grupo Vicent Sarrià y Ramón Vilar. Sin embargo, Sandra Gómez no disfrutará de la alfombra roja de la unanimidad en su partido en su trayecto hacia la entronización como nueva lideresa socialista en la ciudad de Valencia. Los seguidores de Pedro Sánchez y de José Luis Ábalos se preparan para construir una alternativa orgánica que haga frente a Gómez y sirva para marcar territorio y espacio tanto orgánico como institucional.

El cartel de campaña de Sandra Gómez, aspirante a la secretaria general del PSPV-PSOE de Valencia.
El cartel de campaña de Sandra Gómez, aspirante a la secretaria general del PSPV-PSOE de Valencia.

El PSPV-PSOE ha ido perdiendo influencia en la ciudad de Valencia desde que perdió la alcaldía en favor de Rita Barberá en 1991. En aquella ocasión, recogió algo más de 139.000 votos. Casi un cuarto de siglo después, apenas obtuvo el apoyo de 58.000 votantes, y si está en el Gobierno municipal es gracias al ascenso de Compromís y de un pacto a tres bandas con Valencia en Comú, la marca blanca local de Podemos, que hizo alcalde a Joan Ribó. Apenas un solo concejal separó a las tres formaciones de izquierda de los partidos de centro derecha, Partido Popular y Ciudadanos.

Recuperar posiciones en Valencia forma parte de los objetivos de todos los partidos, que ven la pieza de la capital de la Comunidad Valenciana como algo casi necesario para poder sostener o recuperar el Gobierno autonómico. El Partido Popular, con la mayor parte de su grupo municipal imputado por la causa de blanqueo, sigue sin encontrar candidato, mientras que Ciudadanos no termina de cuajar como oposición, aunque ambas formaciones creen que es posible que la coalición de izquierdas pierda la mayoría absoluta y pueda propiciarse un cambio en la correlación de fuerzas.

La operación de Sandra Gómez, sin embargo, encuentra resistencia en parte de las filas socialistas. Los sectores afines al secretario de Organización, José Luis Ábalos, que tradicionalmente han tenido peso específico propio en la ciudad de Valencia, creen que Gómez peca de "falta de experiencia", que no está actuando de forma integradora y le reprochan su abierto respaldo a Susana Díaz (vea del minuto nueve al 15 del vídeo de campaña) durante las primarias. En esta línea, ya trabajan en una candidatura alternativa, aunque todavía sin nombre. “No ha ayudado mucho que Sandra haya montado su acto de anuncio de candidatura cuando ni siquiera ha finalizado el proceso congresual provincial”, señalan fuentes afines al sanchismo en referencia a la convención prevista para el 16 de diciembre, en la que se oficializará la proclamación de la ‘abalista’ Mercedes Caballero como secretaria general provincial.

"Dicen que soy demasiado joven, que no tengo experiencia suficiente. Pero ha llegado el momento de apostar por la valentía", afirma Sandra Gómez

La aspirante se defiende y apela a la renovación interna: "Dicen que soy demasiado joven, que no tengo experiencia suficiente para dirigir este partido, pero quizás, tras años de oposición y malos resultados electorales, haya llegado el momento de optar por la valentía", señalaba este martes en el acto de presentación de su candidatura.

El problema para los sanchistas es que no tienen un cartel lo suficientemente conocido como para enfrentarlo a la aspirante oficialista. Gómez ha estado trabajando su imagen desde que asumió el puesto de número dos en el consistorio valenciano y se ha convertido en la referencia institucional del PSOE en la ciudad, sin que nadie del sector crítico haya logrado generar un espacio político capaz de competir con la joven abogada.

Sánchez y Puig 'cosen' su relación

Los defensores de la aspirante señalan que Ximo Puig ha frenado los conatos de enfrentamiento en el congreso provincial, facilitando la victoria de Caballero por un alto porcentaje de votos (80%), y reclaman ahora recíproca lealtad a sus compañeros para no dar imagen de enfrentamiento. El amago del presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, de disputar el liderazgo orgánico provincial al sanchismo fue abortado antes incluso de materializarse. Sin embargo, los afines a Pedro Sánchez señalan que si Rodríguez no dio el paso no fue tanto por voluntad pacificadora como por falta de apoyos.

En realidad, la batalla de Valencia trasciende la relación que están tratando de ‘coser’ Ximo Puig y Pedro Sánchez, cuyos canales de comunicación están más abiertos ahora. El pulso obedece más a la clásica lucha de poder entre las familias socialistas valencianas. La magra cosecha de votos y concejales en las municipales de 2015 dejó fuera de los cargos públicos a cuadros tradicionales del PSPV-PSOE, y en esa clave hay que entender también la pugna interna ante la futura configuración de la lista de Valencia ciudad y los puestos de confianza de cara a la cita con las urnas de 2019. Seguidores de Sánchez en Valencia ciudad se consideran excluidos de los planes políticos del lermismo de Ximo Puig. Ven en Sandra Gómez una continuidad en el reparto de poder interno, de ahí que vayan a tratar de menoscabarlo para negociar o forzar una correlación de fuerzas más favorable a sus intereses.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios