recomendación de los expertos para obtener ingresos

Ximo Puig prepara otro hachazo fiscal a las grandes fortunas en las cuentas de 2017

La Generalitat valenciana ultima una reforma fiscal que elevará la presión sobre las rentas altas para aumentar los ingresos y paliar la sequía de recursos por la infrafinanciación

Foto: Ximo Puig (d) y su 'conseller' de Hacienda, Vicent Soler (i). (EFE)
Ximo Puig (d) y su 'conseller' de Hacienda, Vicent Soler (i). (EFE)

Pintan bastos otro año para las grandes fortunas en la Comunidad Valenciana. El Consell autonómico de Ximo Puig prepara un nuevo incremento de la presión tributaria para la rentas altas, con el objetivo de elevar los ingresos de la Generalitat valenciana y poder atender tanto la prestación de servicios básicos como las exigencias de cumplimiento del déficit público impuesto desde Bruselas. El Gobierno valenciano encargó la pasada primavera a un grupo de expertos la elaboración de un documento que sirviera de base para una reforma fiscal bajo la premisa de que los que más tienen han de contribuir con un mayor esfuerzo a la caja común.

El ministro de Hacienda en funciones, Cristobal Montoro, tras el discurso de investidura de Rajoy. (EFE)
El ministro de Hacienda en funciones, Cristobal Montoro, tras el discurso de investidura de Rajoy. (EFE)

El 'conseller' de Hacienda, el socialista Vicent Soler, tiene ya encima de su mesa el trabajo de los expertos, pero lo guarda como oro en paño a la espera de ver cómo evolucionan los acontecimientos en el Congreso de los Diputados y si habrá o no nuevo Gobierno. El Ministerio de Hacienda sigue sin fijar un techo de gasto para las comunidades autónomas, por lo que hay mucha incertidumbre en los despachos periféricos sobre cómo abordar los Presupuestos para 2017.

El departamento que dirige en funciones Cristóbal Montoro ha trasladado al equipo de Soler, a través de conversaciones y videconferencias, que tiene de plazo hasta el 1 de octubre para enviar ese techo de gasto. Lo lógico es que si no hay Gobierno antes, se prorroguen los Presupuestos Generales del Estado de 2016, pero no está claro que pueda pasar lo mismo con los objetivos de déficit y gasto, pues hay un mandato de Bruselas para recortar los desequilibrios entre ingresos y gastos tras el incumplimiento del déficit el año pasado.

No obstante, la Generalitat tiene previsto seguir adelante con la elaboración de las cuentas autonómicas para el año que viene. A la espera de una reforma del modelo de financiación autonómica que no termina de llegar, la autonomía tiene la necesidad de incrementar sus ingresos fiscales. Para ello, el 'conseller' Soler tiene varias vías marcadas por el informe de los expertos, pero lo lógico es que meta la tijera en las bonificaciones del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Ahora, aquellas herencias superiores a los 100.000 euros tributan, pero con bonificaciones del 75% que podrían verse reducidas de forma considerable.

España camina hacia la prórroga de los Presupuestos Generales sin que las autonomías sepan cuál es el techo de gasto público para 2017

Se trata del camino contrario al que ha tomado, por ejemplo, el Gobierno de la también socialista Susana Díaz, que en virtud de su acuerdo con Ciudadanos ha elevado las exenciones aun a riesgo de dejar de ingresar más de 100 millones de euros. 

También el tramo autonómico del IRPF podría sufrir retoques. Aunque desde la Conselleria de Hacienda evitan confirmar medidas concretas, sí dejan claro que una subida de impuestos solamente recaerá sobre las rentas altas y que los cambios se introducirán a través de la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de 2017.

No será la primera vez que esto ocurre desde que se produjo el cambio político en mayo del año pasado y socialistas y Compromís sustituyeron al Partido Popular al frente de la Generalitat. De cara a los Presupuestos de 2016, se modificó la cuantía mínima del Impuesto de Patrimonio de 700.000 a 600.000 euros (sin contar vivienda habitual) y se elevó el porcentaje de tributación, que se ha situado en torno al 25%. Esta medida llegó acompañada además de una campaña contra el fraude fiscal centrada en el cumplimiento de este tributo, que puso al descubierto que más de 500 contribuyentes valencianos con bienes acumulados por encima de 700.000 euros no estaban el corriente de sus obligaciones fiscales.

El plan para elevar los ingresos por la vía de la recaudación tributaria no es un capricho coyuntural. La Generalitat tiene un problema grave de suficiencia financiera, reconocido incluso en los estudios de los expertos en materia de financiación autonómica que trabajan para Hacienda. La Comunidad Valenciana es, junto a Murcia, la peor financiada, lo que explica los incumplimientos sistemáticos de los objetivos de déficit. No obstante, es muy probable que la reforma fiscal de 2017 llegue para quedarse. El plan del Consell de Ximo Puig es consolidar los cambios en la política tributaria al margen de lo que ocurra con la negociación de un nuevo modelo de financiación, explican desde el Ejecutivo valenciano.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios