Supermercados: Roig aprieta pero no ahoga: los proveedores de Mercadona firman otro ejercicio récord. Noticias de Comunidad Valenciana
más ventas en 2o15

Roig aprieta pero no ahoga: los proveedores de Mercadona firman otro ejercicio récord

El grueso de los interproveedores ha generado una dependencia casi total del gigante de los supermercados. Pero sus balances están agradecidos: crecen en facturación y resultados

Foto: Juan Roig, en la última presentación de resultados de Mercadona. (EFE)
Juan Roig, en la última presentación de resultados de Mercadona. (EFE)

Arrocerías Pons nació en 1966 como una pequeña empresa familiar de envasado de arroz. Radicada en Massanassa, muy cerca de las amplias extensiones de arrozales de la Albufera de Valencia, el año pasado cerró la adquisición de una firma agroalimentaria bastante más lejana: Arrocerías Dorado, de Don Benito, Badajoz. La absorción de la firma extremeña ha elevado la capacidad de envasado anual a 80.000 toneladas de arroz blanco. El año 2015 fue bueno para Arrocerías Pons. Su facturación creció un 12%, hasta alcanzar los 42 millones de euros, y ya puede presumir de haberse situado en el grupo de cabeza de su segmento, aunque lejos todavía de gigantes como las divisiones arroceras de Ebro Foods o Deoleo.

Trabajadores de una sección de pescadería de Mercadona.
Trabajadores de una sección de pescadería de Mercadona.

Como otros interproveedores de Mercadona, la empresa arrocera ha crecido a la sombra del gigante de los supermercados. El suyo es el caso clásico de compañía teledirigida desde los despachos de la enseña comandada por Juan Roig. En la última presentación de resultados, el empresario valenciano puso a este proveedor como ejemplo del que pretende ser su nuevo proyecto para consolidar la eficiencia de la cadena logística de Mercadona. Lo ha llamado Cadena Agroalimentaria Sostenible de Mercadona (Caspopdona). Arrocerías Pons ha iniciado un ensayo de colaboración con 15 productores de arroz valencianos para unificar parcelas y mejorar el sistema de cultivo, recolección y envasado del cereal. Todo el proceso ha sido diseñado en colaboración con el equipo directivo de Mercadona, que se garantiza así el control del proceso productivo desde que se planta la semilla en el campo hasta la estantería de cualquiera de sus supermercados.

Juan Roig tiene fama de entrar hasta la cocina de las empresas que convierte en interproveedoras. No se trata solo de una política de “libros abiertos” en materia de contabilidad. Mercadona decide fusiones y adquisiciones entre sus suministradores, marca la políticas de inversiones, los planes de expansión y crecimiento e, incluso, si deben repartirse o no dividendos en algunos casos. Incluso hay empresas que no son de capital de la familia Roig, pero que han nacido bajo la tutela de Mercadona para servirle en exclusiva. Es el caso de Chic-kles Gum, una productora de golosinas y gomas de mascar para la marca Hacendado constituida en 2009 y que el año pasado facturó 23,1 millones de euros y cuenta con 80 trabajadores.

Cifras de proveedores de Mercadona que figuran en la memoria de 2015.
Ampliar
Cifras de proveedores de Mercadona que figuran en la memoria de 2015.

Consolidada ya como la mayor firma de distribución de España, con una cifra de negocios de 20.831 millones de euros en 2015 (ha dejado ya muy atrás a El Corte Inglés), los casi 130 interproveedores de Mercadona suman casi 50.000 trabajadores y 240 fábricas por toda España, en la mayoría de los casos con contratos perennes de exclusividad y complejas cláusulas de desenganche. A Juan Roig le gusta describir ese vínculo como “un gran clúster industrial” o la gran fábrica del país. 

¿Están contentos sus proveedores? ¿Funciona esa relación de dependencia entre productores y tendero? Hay compañías que no comparten la filosofía y la falta de autonomía (vea aquí el caso de Dulcesol). Pero a tenor de los resultados que están publicando la mayor parte de estos proveedores, no puede decirse que a los que deciden echarse en brazos de Roig o hacer propia su filosofía de trabajo les vaya mal. 

De fabricar productos de limpieza al arte

Ubesol, la enseña fabricante de productos de limpieza e higiene bajo las marcas blancas Bosque Verde y Deliplus, repartió el año pasado 32 millones de dividendos con cargo a reservas. Tras generar una cifra de negocio de 217 millones de euros, obtuvo un beneficio de 21,1 millones, con un ratio de resultado sobre facturación del 9,7%, uno de los más altos entre los proveedores y muy por encima del ratio de Mercadona, cuyo margen apenas alcanza el 3%. Los propietarios de Ubesol son el paradigma de la nueva burguesía valenciana nacida a la estela de Mercadona. Uno de sus dueños, José Luis Soler, ejerce sin complejos de mecenas cultural en la Comunidad Valenciana. Está previsto que el año que viene inaugure un ambicioso centro cultural en Valencia tras rehabilitar la antigua fábrica ‘art decó’ de Bombas Gens, que compró a la Sareb.

La órbita de Mercadona está repleta de casos de empresas con crecimientos. Verdifresh, la enseña del Grupo Alimentario Citrus, ligado a la familia Ballester Martinavarro, se ha encaramado a la cúspide del sector del envasado y suministro hortofrutícola. Citrus obtuvo en 2015 un beneficio de 8,4 millones de euros tras facturar 152 millones, con un margen del 5,5%, también superior al de Mercadona.

Esfuerzo en los márgenes

Sin embargo, no siempre los coeficientes resultan tan holgados. Grupo Siro ha desbancado ya a todos sus competidores y se ha erigido como líder de la bollería industrial de la mano de Mercadona. Sus 601,9 millones de euros de facturación casi se acercan a la suma en las ventas en España de sus otros dos grandes rivales, Bimbo y Panrico, que acaban de fusionarse. Pero ganar dinero haciendo galletas para Mercadona requiere un esfuerzo importante. Los beneficios el año pasado fueron de 10,2 millones de euros, apenas el 1,6% de la cifra de negocio.

Lo mismo les ha ocurrido a otros interproveedores, que crecen en ventas año a año pero cuyos beneficios dependen más del tamaño que de la obtención de buenos márgenes. Dafsa, que elabora zumos y derivados, vendió en 2015 algo más de 189 millones, aunque su resultado después de impuestos fue de 2,5 millones, con un margen de apenas el 1,3%. Lo mismo ocurre con Casa Pons-Importaco, que provee a Mercadona con frutos secos y agua embotellada. Con una imponente facturación de 269 millones de euros, obtuvo un beneficio de 6,4 millones, un margen del 2,3%.

Acostumbrados a exprimir en costes para competir en precio con el resto de cadenas de supermercados, en Mercadona aprietan, pero no ahogan. Al menos, no lo suficiente para quedarse sin interproveedor.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios