maniobra junto con el 'conseller' de hacienda

Ximo Puig se inventa 1.300 millones en ingresos para cumplir con el déficit

La Generalitat valenciana fía las cuentas del año que viene a un nuevo modelo de financiación y premia la vicepresidencia social de Mònica Oltra con más dinero

Foto: El presidente de la Generalitat, Ximo Puig. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig. (EFE)

La Generalitat valenciana cuadrará las cuentas del año que viene con un truco de ingeniería contable que le permitirá imputar 1.300 millones de euros en ingresos y cumplir con el déficit del 0,3% que ha impuesto a las autonomías el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. El pleno del Gobierno valenciano ha aprobado este jueves los Presupuestos para 2016 con una previsión de gastos de 17.155 millones de euros (18.370 millones, contando empresas públicas), una cifra ligeramente inferior a la del año pasado como consecuencia de la reducción de gastos financieros derivada de la conversión de deuda bancaria en deuda con el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). 

El 'conseller' de Hacienda, el socialista Vicent Soler.
El 'conseller' de Hacienda, el socialista Vicent Soler.

El capítulo de ingresos llega hinchado en 1.300 millones de euros que se corresponden con los 260 euros per cápita que la Generalitat recibiría en transferencias del Estado si el sistema de financiación autonómica equiparase a la Comunidad Valenciana con la media española. El 'conseller' de Hacienda, el socialista Vicent Soler, justificó el imaginativo apunte en una cuestión de “justicia”. “Tenemos la peor situación de todas las comunidades autónomas de España. Es un derecho moral y constitucional hablar de suficiencia y solidaridad. Nuestra renta per cápita está 12 puntos por debajo de la media de España. Estamos cargados de razón política y moral”, insistió. El titular de Hacienda se encendió al ser preguntado sobre si tiene un plan B para el caso de que el cambio en el modelo no se haga realidad y no llegue el dinero. “Me pondré a la cabeza de la manifestación en la Delegación del Gobierno. El origen del problema no está en la Generalitat”.

El razonamiento político y presupuestario del Ejecutivo de Ximo Puig y Mònica Oltra es que todos los partidos han prometido en mayor o menor medida que el año que viene abordarán un cambio en el sistema de financiación autonómica. El propio Mariano Rajoy se ha comprometido a abrir el melón del debate en el primer trimestre del próximo ejercicio en el que caso de que siga como inquilino de La Moncloa. La necesidad de hacer visible en el resto de España lo que Puig denomina “el problema valenciano” está también detrás de las declaraciones en las que ha cuestionado los cupos vasco y navarro, poniendo en un brete la posición del PSOE de Pedro Sánchez

La intención del barón valenciano es que la asfixia financiera por las insuficiencias del sistema sea uno de los ejes centrales del encuentro que el próximo lunes 2 de noviembre mantendrá con el presidente del Gobierno en Madrid. Llegará respaldado por un acuerdo aprobado por unanimidad en las Cortes Valencianas que reclama más fondos al Estado. El PP regional, que dirige Isabel Bonig, también se ha sumado a esta iniciativa. El valenciano no es el único territorio que demanda un nuevo pacto en materia de reparto de recursos. También la presidenta andaluza, Susana Díaz, está en la misma clave, lo que explica que se haya sumado a las voces críticas con las “asimetrías” derivadas de los conciertos vasco y navarro.

Más dinero para políticas sociales

Las cuentas autonómicas completas de 2016 se entregarán mañana a las Cortes y se harán públicas en la web de la Generalitat valenciana. No obstante, su elaboración es el resultado del equilibrio de intereses entre los dos socios de gobierno, socialistas y Compromís, y Podemos, que presta apoyo parlamentario al bipartito. “Hemos tenido todas las reuniones que han sido necesarias. Han tenido la misma información que los 'consellers”, ha señalado Oltra sobre el nivel de implicación de los podemitas en la negociación de la distribución de fondos.

En ese reparto, la vicepresidenta ha sido una de las principales beneficiarias. Bajo el argumento de tener que cumplir con los acuerdos del Pacto del Botánico que alumbró el relevo en el Ejecutivo autonómico, su departamento ha visto crecer notablemente las partidas presupuestarias. En el reparto de competencias, Oltra se reservó la tutela de los programas de corte social (sin contar sanidad y educación) con la creación de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas. Verá crecer sus recursos un 17,3% con un incremento notable de las partidas destinadas a dependencia, renta mínima garantizada y cooperación internacional.

Mònica Oltra. (EFE)
Mònica Oltra. (EFE)

Otros programas que han salido beneficiados son los de vivienda (un 110% más de recursos), política industrial, becas de comedor (+23%) o prevención del cambio climático (+18%). La mejor dotación para políticas sociales procede de la previsión de una reducción de gastos financieros del 68% (la Generalitat pagará 306 millones el año que viene) y de los 1.300 millones de ingresos que Vicent Soler ha puesto en las cuentas con cargo a un futurible.

Las críticas de la oposición a las cuentas autonómicas no han tardado en llegar y auguran un debate parlamentario acalorado durante su tramitación. El diputado de Ciudadanos, David de Miguel, señaló que los presupuestos autonómicos “son irreales, porque el Consell no va a tener la valentía de afrontar las medidas necesarias de reducción de gasto superfluo ni de eficiencia en la gestión de recursos públicos”. Según este parlamentario, el 'conseller' de Hacienda “sabe que no va a cumplir” con las cuentas.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios