Malestar en Òmnium por las listas del pdecat

Puigdemont y sus 'exconsellers' de Bruselas renunciarán a sus escaños tras las elecciones

La principal razón para renunciar es que el resultado del 21-D se prevé muy ajustado y el frente independentista en la Cámara no se puede permitir perder más de cuatro diputados

Foto: El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont (c), acompañado por cinco de sus antiguos consejeros en Bruselas. (EFE)
El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont (c), acompañado por cinco de sus antiguos consejeros en Bruselas. (EFE)

Un candidato simbólico de una presidencia simbólica. Carles Puigdemont renunciará al acta de diputado tras las elecciones del 21 de diciembre en Cataluña, según apuntan fuentes del PDeCAT. Lo mismo harán los otros candidatos que residen en Bruselas, los 'exconsellers' Clara Ponsatí (Educació), número tres por Barcelona, y Lluís Puig (número dos por Girona). La intención de todos ellos, y la del 'exconseller' de ERC, Toni Comín, pasa por permanecer en Bruselas de manera indefinida y no afrontar así la prisión incondicional que les espera si pisan España, tal y como garantizan fuentes de su entorno en la capital belga.

Puigdemont se reclama como presidente legítimo de la supuesta república catalana. Pero no ha especificado qué hará con su acta de diputado. Sin embargo, la principal razón para esta estrategia de renunciar es que el resultado del 21-D se prevé muy ajustado y el frente independentista en la Cámara no se puede permitir perder cuatro diputados que a la postre conviertan en presidenta a Inés Arrimadas (Cs).

En este contexto renunciarían tanto ellos como Jordi Sànchez (expresidente de la ANC, número dos por Barcelona y también en prisión por la manifestación ante la Conselleria de Economía). Eso convertiría en hombres fuertes del grupo parlamentario a los dos 'exconsellers' que están en la cárcel: Jordi Turull y Josep Rull, quienes ya han acatado la aplicación del 155 con la intención de poder salir de prisión. Si ellos no pudieran estar en la nueva legislatura por su complicada situación legal, la persona más significativa sería Elsa Artadi, exdirectora de Coordinación Interdepartamental y persona de confianza de Puigdemont, situada en el número 10 en la lista por la capital catalana. Artadi ha sido nombrada directora de campaña de JxCAT y dejó de militar en el PDeCAT recientemente. Pese a su peso político, Artadi carece de experiencia parlamentaria, algo que sí tienen Turull y Rull.

JxCAT parece así un buen cartel electoral. Las encuestas les dan hasta 25 escaños, todos ellos a costa de ERC. Pero lo que vayan a hacer tras el 21-D es más que dudoso. Fuentes del PDeCAT dibujan dos escenarios. Si el frente independentista gana, los independientes se mantendrán en sus escaños, pero el grupo parlamentario será una amalgama ingobernable. En cambio, si vencen los partidos constitucionalistas, los independientes abandonarán y los miembros del PDeCAT irán escalando en la lista y tendrán que asumir la ingrata tarea de hacer oposición. En todo caso, el papel de Puigdemont y sus 'exconsellers' en Bruselas será marginal, más allá del tirón electoral que puedan tener.

Crisis en Òmnium

Pero las incertidumbre por la lista de JxCAT no son la única polémica que rodea la lista. En Òmnium Cultural, uno de los pilares de la movilización independentista, se considera que Puigdemont ha roto la neutralidad con la que quería jugar la institución. El presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, encerrado en Soto del Real, declinó ir en ninguna lista pese a ser una persona más bien cercana a ERC.

Por ese motivo, el hecho de que el expresidente de Òmnium Cultural Quim Torra i Pla, y el sexto vocal de la organización, Isidor Marí i Maians, formen parte de la lista de Junts per Catalunya (JxCAT) ha generado un profundo malestar en la entidad soberanista, según explican fuentes de Òmnium.

Puigdemont ha roto la neutralidad a la que aspiraba Òmnium al incluir en su lista a miembros de la junta de la entidad, como Quim Torra o Isidor Marí

Tanto Jordi Cuixart como otros dirigentes de Òmnium —como Marcel Mauri, Marina Llansana o Jordi Bosch— son simpatizantes de ERC, y mantienen una estrecha amistad tanto con Oriol Junqueras como con Marta Rovira. Por eso el sector republicano de Òmnium, que en este momento sería mayoritario en la junta, considera que Puigdemont y su 'lista del president' les han traicionado. Òmnium estaba por la lista única y su opción pasaba por no tener que elegir entre el PDeCAT y ERC.

Improvisando

Pero Puigdemont y su entorno van improvisando. Y sin planificación alguna es inevitable ir dejando algún cadáver político. Puigdemont empezó en el movimiento independentista asegurando que no se presentaría a un segundo mandato, que se retiraría tras la DUI. De eso pasó a presidente en el exilio. Y después a candidato de unas elecciones que él mismo considera ilegítimas. Las encuestas le dan la razón, pero un proyecto político necesita un cierto largo recorrido.

En medios cercanos al 'expresident' se comenta que JxCAT es solo el primer paso para impulsar un movimiento estilo Macron, la creación de un espacio político al margen del PDeCAT, un independentismo de derechas sin las veleidades socialdemócratas de una parte de ERC. Elsa Artadi sería el ejemplo de este nuevo estilo independentista. Pero el principal problema radicará en diferenciar su oferta de la de los republicanos.

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios