la tercera parte de la población no ha nacido en cataluña

Más de un millón de catalanes no nacidos en Cataluña decidirán las elecciones

Las elecciones en Cataluña tienen una clave. Y no es otra que el importante número de catalanes que no ha nacido en Cataluña. Más de un millón de ellos tienen derecho a votar el 27 de septiembre

Foto: Manifestantes independentistas despliegan una gran pancarta a favor de la independencia. (Reuters)
Manifestantes independentistas despliegan una gran pancarta a favor de la independencia. (Reuters)

Las elecciones autonómicas del 27-S se juegan, paradójicamente, fuera de Cataluña. O para ser más precisos. Sus resultados dependerán fundamentalmente de lo que decida el millón largo de catalanes residentes en la comunidad con derecho a voto que, sin embargo, no han nacido en Cataluña. [Directo: las elecciones catalanas contadas al minuto]

Las cifras no son exactas debido a que el Censo electoral oficial (realizado por una oficina ubicada en el Instituto Nacional de Estadística) no refleja el lugar de nacimiento de los ciudadanos con derecho a acudir a las urnas. Sin embargo, el Instituto de Estadística de Cataluña sí ofrece el número ciudadanos catalanes nacidos en esa comunidad. En total, 4,83 millones de una población total equivalente a 7,50 millones (datos de 2015).

Eso quiere decir que tan sólo el 64% de la población catalana ha nacido en Cataluña, mientras que el resto, lógicamente, procede de otras partes de España o del extranjero. Teniendo en cuenta que el 73% de los catalanes tiene derecho al voto (sólo los mayores de 18 años), eso significa que algo más de 1,94 millones de catalanes no nacidos en la comunidad podría ejercer su derecho a elegir candidato en las elecciones del 27 de septiembre. De esta cifra, sin embargo, hay que restar a los extranjeros que por razones legales no tienen derecho a participar en las elecciones autonómicas (aunque sí de forma parcial en las municipales).

 

La demografía en Cataluña tiene un rasgo singular. Si en el conjunto de España nada menos que el 86,8% de la población ha nacido dentro del territorio nacional, en Cataluña ese porcentaje baja de forma muy relevante. En concreto, hasta el 64%, lo que concede gran importancia a los no nacidos en Cataluña en términos políticos, algo que no sucede en ninguna otra región con la misma intensidad. Un tercio de la población, independientemente de que pueda votar o no pueda hacerlo, no ha nacido en Cataluña.

La causa tiene que ver, evidentemente, con los enormes flujos migratorios que se han producido hacia Cataluña desde hace más de medio siglo. Por poner un ejemplo, en Cataluña hay 618.341 residentes nacidos en Andalucía, mientras que otros 272.916 catalanes vinieron al mundo en la región centro (Madrid y las dos castillas). En total, 1,39 millones de residente en Cataluña ha nacido en el resto del Estado, lo que significa un cuerpo electoral de más de un millón de posibles votantes que hizo posible, por ejemplo, que el Partido Andalucista llegara a sacar dos diputados en el Parlament a principios de los años 80.

 

La importancia de las migraciones nacionales hacia Cataluña ha sido especialmente llamativa a partir de los años sesenta. Hasta el punto de que la población residente en esa comunidad se ha duplicado (ha pasado de 3,88 millones en 1960 a 7,50 millones en 2015), mientras que en el conjunto del país ha aumentado 'sólo' un 50% (de 30 millones a 46 millones). No es de extrañar, por eso, que los diez apellidos más frecuentes de Cataluña (por este orden) sean García, Martínez, López, Sánchez, Rodríguez, Fernández, Pérez, González, Gómez y Ruiz.

Oleada de emigrantes

La última gran ola migratoria nacional se registró, en todo caso, en pleno franquismo entre los años 1950 y 1975, cuando la población creció casi dos millones y medio de habitantes.

Los flujos migratorios, sin embargo, han evolucionado en un dirección geográfica muy determinada. Nada menos que el 73,6% de los catalanes (emigrantes o no) tiene residencia en la provincia de Barcelona, lo que concede a esta plaza una fuerza extraordinaria en términos políticos y de movilización general en las calles.

No así, sin embargo, en términos estrictamente electorales. Aunque la población de la provincia de población representa casi el 74%, sólo se elige allí el 62% de los escaños (85 de 135), lo que supone una sobrerrepresentación de los demás territorios: Tarragona, Lleida y Girona. Precisamente, donde el peso de los flujos migratorios del resto de España ha sido menor, y, por lo tanto, el voto nacionalista tiende a ser mayor.

Las elecciones del 27 de septiembre tienen, además, otra característica inédita. El peso creciente de los ciudadanos de Cataluña que han marchado al extranjero en los últimos años por todo tipo de motivos. En particular, a raíz de la crisis económica. Los datos del Instituto de Estadística de Cataluña reflejan que la población catalana residente en el extranjero asciende a 242.070 ciudadanos, muy lejos de los 144.002 que estaban registrados en 2009. Alrededor de la tercera parte de esos emigrantes reside en alguno de los países de la Unión Europea.

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios