Es noticia
Menú
Joan Lluís Quer, guinda de todos los casos de corrupción de Convergencia y sus herederos
  1. España
  2. Cataluña
El directivo vive ahora en Chile

Joan Lluís Quer, guinda de todos los casos de corrupción de Convergencia y sus herederos

El caso del 3% muestra un engranaje perfecto para explotar las concesiones de obra pública. Ahora llega un juicio incierto pero en el que este directivo convergente tuvo un rol estelar

Foto: Joan Lluís Quer, en una imagen de archivo. (Asinca.cat)
Joan Lluís Quer, en una imagen de archivo. (Asinca.cat)

Joan Lluís Quer no es un encausado más en el “caso del 3%” para la que el juez Santiago Pedraz ya ha abierto juicio oral. Buena parte de la corrupción en Cataluña no se entiende sin su figura, versátil, un todo terreno que se adaptaba a las circunstancias más difíciles. Al contrario que otros, siempre buscó un perfil bajo y como primera prioridad se marcó no llamar nunca la atención. Sin embargo, es uno de los pocos encausados por Pedraz que ya tiene una condena previa. Eso quiere decir que si vuelve a ser condenado es quien tiene más posibilidades de pisar la cárcel, aunque haya acusados de más renombre político como el exconseller de Justícia, Germà Gordó.

En 2010 Andreu Mas-Colell llega a conseller de Economía. No es del partido y el presidente catalán lo define como “el Messi del Govern”. Una de las medidas que toma para darle la vuelta a una administración cargada de vicios es asumir el control de la obra pública desde su conselleria, de manera que se controle el gasto y se vigile la corrupción. Gisa, la empresa pública que contrata la obra pública de la administración ha sido hasta entonces un coladero de corrupción y una fábrica de imputados.

Foto: El exgerente de CDC y exconseller de Justicia Germà Gordó. (EFE/Toni Albir)

Mas-Colell fusionó Gisa con Regesa y Regsa y creó Infraestrutures.cat, la nueva empresa gestión pública, que hoy cuent con un presupuestos de más de 380 millones anuales y un volumen de activos de 1.700 millones. Si Mas-Colell quería reducir el gasto con la medida, no pudo. Si quiso reducir la corrupción, no tenía que haber nombrado como presidente a Joan Lluís Quer.

El 21 de octubre de 2015 la Guardia Civil registra la sede de Infraesttructures.cat. Mas-Colell todavía es conseller, dejará el cargo cuatro meses después, pero ya queda en evidencia que su plan maestro para luchar contra el derroche de gasto y la corrupción ha acabado como el rosario de la aurora. La primera reacción de la Generalitat es proteger a Quer y para ello cesan al director general, Josep Antoni Rosell. Pero cambiar al alto directivo cual fusible no funciona. El 26 de noviembre de ese año, un mes, después del registro policial Quer dimite aduciendo “razones personales” y se permite el lujo de enviar una carta al persona de la empresa pública para negar la sombra de corrupción.

Foto: Joan Llinares fue director general del Palau de la Música entre julio de 2009 y diciembre de 2010. (EFE)

En ese momento, la figura de Quer ya era muy controvertida porque ya se encontraba encausado por otro caso de adjudicaciones irregulares de contratos de la Agència Catalana de l'Aigua (ACA). Quer también había negado estas acusaciones. Pero ya fue condenado en junio de 2022 por contratación fraudulenta en el ACA. Le cayeron dos años de cárcel e inhabilitación. Los que ahora pesan como una losa en el nuevo juicio que afronta.

Pedraz lo tiene claro

Ahora Pedraz lo tiene claro. Según su auto de apertura de juicio oral, “en connivencia con cargos de CDC” (…) "se ocultaban una serie de actividades ilícitas en la adjudicación de contratos, bajo la apariencia de legalidad".

Los empresarios hacía pagos ocultos a CDC en forma de donaciones

En paralelo, los empresarios acusados se concertaron con cargos de CDC para realizar pagos encubiertos al partido, bajo la apariencia de donaciones, a través de las fundaciones afines CatDem y Forum Barcelona, añade el escrito. Políticamente el caso salpica a la antigua CDC y al PDeCAT, partido éste último que podría tener la tentación durante el juicio de extender la responsabilidad hasta JxCAT.

Sin pactos

El juicio puede ser una caja de sorpresa por la situación de los encausados. En la cúpula, el exconseller de Justicia y máximo responsable de las cuentas de CDC, Germà Gordó no ha pactado con la Fiscalía. Pero sí lo han hecho uno de los cargos inmediatamente inferiores, el extesorero del partido Daniel Osàcar. Más abajo los cargos intermedios como Quer o quien fuese la mano derecha de Xavier Trias en el Ayuntamiento de Barcelona Antoni Vives, tampoco han llegado a ningún acuerdo. Así que la marcha del juicio es un misterio. Puede pasar de todo.

Foto: El que fuera director de Infraestructuras de la Generalitat (GISA) entre 2011 y 2015, Josep Antoni Rosell. (EFE/Jaume Sellart)

Se da la circunstancia de que tanto Vives como Quer tendrán que venir a España para el juicio, ya que el primero trabaja en Arabia Saudí y el segundo en Santiago de Chile.

La ironía final es que con el cambio de gobierno que supuso la ruptura entre JxCAT y ERC, los republicanos se han cargado lo que fue el último legado de Mas-Colell: Infraestructures.cat sale de Economía y vuelve a la conselleria de Territori. Su nuevo presidente es Oriol Güell un cargo gris que antes era el responsable de Energía y cuya principal virtud es que es de ERC. Doce años y algunos encausados después, el experimento Mas-Colell acaba en fracaso.

Joan Lluís Quer no es un encausado más en el “caso del 3%” para la que el juez Santiago Pedraz ya ha abierto juicio oral. Buena parte de la corrupción en Cataluña no se entiende sin su figura, versátil, un todo terreno que se adaptaba a las circunstancias más difíciles. Al contrario que otros, siempre buscó un perfil bajo y como primera prioridad se marcó no llamar nunca la atención. Sin embargo, es uno de los pocos encausados por Pedraz que ya tiene una condena previa. Eso quiere decir que si vuelve a ser condenado es quien tiene más posibilidades de pisar la cárcel, aunque haya acusados de más renombre político como el exconseller de Justícia, Germà Gordó.

Fiscalía Anticorrupción Generalitat de Cataluña Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) Constructoras Artur Mas