Es noticia
Menú
Elecciones al Colegio de Abogados de Barcelona: ¿seguir neutral o politizarse?
  1. España
  2. Cataluña
UN ENTE DE PESO EN LA SOCIEDAD CIVIL

Elecciones al Colegio de Abogados de Barcelona: ¿seguir neutral o politizarse?

La candidatura independentista de Oliveros defiende su "capacidad de opinar" frente a la actual cúpula, a la que acusa de haber "mirado hacia otro lado" ante el proceso separatista

Foto: El expresidente del Parlament, Roger Torrent, junto a la decana del Colegio de Abogados de Barcelona, Maria Eugènia Gay, en 2018. (EFE)
El expresidente del Parlament, Roger Torrent, junto a la decana del Colegio de Abogados de Barcelona, Maria Eugènia Gay, en 2018. (EFE)

Los 25.000 abogados de Barcelona eligen este jueves a la nueva junta directiva del Colegio profesional, una de las instituciones con mayor peso social de la capital catalana y, por ello, más cotizada por los distintos poderes. Aunque la batalla política se ha realizado con sordina, el matiz de lo político se ha dejado notar en esta campaña y el independentismo está preparándose para influir en la trayectoria futura del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona (ICAB). De hecho, esta institución es una más en la larga lista de objetivos que se había propuesto controlar la Asamblea Nacional Catalana (ANC), tras la Cámara de Comercio de Barcelona, la Universidad de Barcelona (UB), la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), la Universidad Pompeu Fabra (UPF), el Colegio de Médicos o el mismísimo FC Barcelona. El ‘asalto’ a cada una de ellas se saldó, en la mayoría de los casos, con indudables victorias del soberanismo.

El ICAB es una pieza codiciada por su condición de entidad solvente y de peso en la sociedad civil catalana. El independentismo no ocultó nunca su intención de ‘asaltar’ su cúpula, aunque jamás pudo dominar la institución. En esta ocasión, a las elecciones se presentan tres listas: la continuista u oficialista, encabezada por la actual decana, Maria Eugènia Gay; la alternativa, asimilada en algunos círculos a la soberanista, encabezada por Gonçal Oliveros, y otra candidatura que encabeza la letrada Vanessa González.

Foto: La decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona, Maria Eugènia Gay. (EFE)

La campaña ha sido tirante y no exenta de polémica, hasta el punto de que se anuló un debate de última hora (que coincidía casi con la investidura de Pere Aragonès como nuevo ‘president’) debido a la “tensión política”. El exdecano, diputado de JxCat y abogado de Carles Puigdemont, Jaume Alonso-Cuevillas, acusó a Gay de “crispar” la campaña por negarse a debatir, aunque desde la candidatura de la actual decana se señala a El Confidencial que “nuestra intención fue siempre no politizar la campaña, sino presentar un debate constructivo, de propuestas”.

Se da la circunstancia de que Cuevillas iba a ser, en un principio, integrante de la lista de Gonçal Oliveros, lo mismo que el también abogado soberanista Jordi Domingo García-Milà. No obstante, ninguno de ellos estará en la nueva junta si gana Oliveros. Pero ambos han mostrado sus preferencias por esta candidatura, por la que han hecho campaña más o menos solapada en las redes sociales, y Cuevillas aseguró públicamente que votaría a esta lista. Gonçal Oliveros, por su parte, explica a El Confidencial que su candidatura “no es independentista, sino profesional. En ella hay abogados que son soberanistas, pero también hay otros que no lo son, como el exjuez Elpidio Silva”. Anna Boza, su segunda en la candidatura y aspirante a vicedecana, puntualiza que “no somos soberanistas. Somos desacomplejados”. Y subraya que “no venimos a hacer política, sino a trabajar por la profesión, porque somos conscientes de que el Colegio es plural”.

La etiqueta de soberanista

La etiqueta de lista soberanista, no obstante, está muy presente: en la candidatura de Oliveros figuran destacados letrados muy alineados con el independentismo, como Sergi Blázquez, presidente de la plataforma Drets, que ha sido una de las entidades que ha interpuesto querellas en los tribunales nacionales e internacionales contra el Estado español. Y otros componentes de la lista tampoco ocultan sus simpatías por el soberanismo, como Teresa Vallverdú, Assumpció Martínez, Ramon Estebe, Lluís Mestres o Mireia Casals.

Oliveros y sus compañeros de lista reprochan a Gay que durante los últimos años el ICAB no se ha mojado en temas políticos

Además, Oliveros y sus compañeros de lista reprochan a Maria Eugènia Gay que durante los últimos años el ICAB no se ha mojado en temas políticos. “Si el Colegio de Médicos opina sobre la pandemia desde el punto de vista médico, ¿por qué el ICAB no puede opinar sobre los temas político-judiciales desde el punto de vista jurídico? Nosotros tenemos la capacidad de opinar como Colegio y no hacer como ha hecho la actual junta, que con todo lo que ha pasado en Cataluña ha mirado hacia otro lado. En todos los temas trascendentales ha de haber una opinión jurídica”, señala Oliveros. Esa utilización política de la institución es la que propugna, por ejemplo, la ANC y la que critican sus rivales.

placeholder La candidata a decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona, Maria Eugènia Gay. (EFE)
La candidata a decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona, Maria Eugènia Gay. (EFE)

Desde la candidatura de Maria Eugènia Gay se apunta a que la actual junta directiva “siempre defendió la neutralidad de la institución, porque en ocasiones ha de enfrentarse a los poderes públicos. Hemos de tener en cuenta que el colegio tiene 25.000 afiliados, cada uno con sus propias ideas. Y se ha de gobernar para todos. Aun así, en temas como las condenas a Pablo Hasél se hizo un comunicado pidiendo reformar el Código Penal. Es decir, lo que se ha hecho es utilizar los canales previstos en el ordenamiento, pero más allá de eso, no. Hemos de preservar la neutralidad para ser fuertes ante los poderes públicos”.

Foto: El nuevo presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, acompañado por todo su Ejecutivo. (EFE) Opinión

Gay señala a este diario que concurre a estas elecciones con un programa “para poder consolidar un ICAB más solidario, más innovador, transversal, participativo, digitalizado e independiente. Queremos un colegio más social, más cercano a la sociedad que nunca y por ello vamos a crear un Observatorio de los Derechos de las Personas”. Ese instrumento servirá para dar una respuesta a los afectados por la crisis sanitaria o financiera. Además, quiere convertir el ICAB en un centro de referencias I+D+i jurídico, montando “un clúster jurídico dependiente de la Comisión de la Normativa para proponer reformar legislativas a los poderes públicos”. Propone mantener la formación gratuita de calidad, dar más ayudas a los abogados jóvenes, dignificar el turno de oficio e implantar medidas para la igualdad efectiva. “Nuestro lema de campaña es ‘Ahora más’. Hemos conseguido hacer una candidatura más cercana, abierta, progresista y transversal. Hemos convertido al ICAB en referente de la formación de calidad en Europa. Todo el equipo de la candidatura queremos consolidar lo que ya hemos empezado, porque tenemos vocación de perfeccionamiento continuo”, subraya Maria Eugènia Gay.

Desde la oposición, se critica el “triunfalismo” de la actual decana y se niega que el Colegio sea más abierto. “Al Colegio le falta empatía con los abogados. Los miembros de la cúpula no pisan la calle y se les nota. No hay proyección de la profesión”, critica Gonçal Oliveros. Entre las propuestas de este candidato figuran trabajar más por los letrados, ayudar al turno de oficio, proporcionar herramientas de gestión a los colegiados, implantar el voto electrónico, crear una oficina de apoyo a las abogadas y una guardería en la Ciudad de la Justicia, una oficina de atención a los letrados afectados por covid, proponer un IVA del 10%, al considerar la abogacía un servicio esencial, e implicar más al Colegio en los temas de actualidad. Vanessa González, por su parte, apuesta también por la neutralidad ideológica del Colegio, la dignificación del turno de oficio, una reducción drástica del gasto colegial, la rebaja de las cuotas a los afiliados y el establecimiento de nuevos honorarios.

Los 25.000 abogados de Barcelona eligen este jueves a la nueva junta directiva del Colegio profesional, una de las instituciones con mayor peso social de la capital catalana y, por ello, más cotizada por los distintos poderes. Aunque la batalla política se ha realizado con sordina, el matiz de lo político se ha dejado notar en esta campaña y el independentismo está preparándose para influir en la trayectoria futura del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona (ICAB). De hecho, esta institución es una más en la larga lista de objetivos que se había propuesto controlar la Asamblea Nacional Catalana (ANC), tras la Cámara de Comercio de Barcelona, la Universidad de Barcelona (UB), la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), la Universidad Pompeu Fabra (UPF), el Colegio de Médicos o el mismísimo FC Barcelona. El ‘asalto’ a cada una de ellas se saldó, en la mayoría de los casos, con indudables victorias del soberanismo.

IVA Democracia Ilustre Colegio de Abogados de Madrid Pablo Hasél
El redactor recomienda