JxCAT pide ser considerado "grupo político significativo", pero eso dará visibilidad a Vox
  1. España
  2. Cataluña
Para la campaña de las catalanas

JxCAT pide ser considerado "grupo político significativo", pero eso dará visibilidad a Vox

Cierto independentismo se encuentra cómodo con Vox, pues refuerza lo que hace años que venden a su electorado: que España es fascismo. El cambio sobre todo perjudica al PP

placeholder Foto: La cabeza de lista de JxCAT por Barcelona, Laura Borras. (EFE)
La cabeza de lista de JxCAT por Barcelona, Laura Borras. (EFE)

JxCAT intentará ser considerado “grupo político significativo” en la campaña electoral que arrancará pronto para las elecciones catalanas, según han explicado fuentes parlamentarias. Esto le permitirá estar presente en los debates electorales televisados, si así lo permite la Junta Electoral, pero tiene una consecuencia indeseada para el independentismo: dar visibilidad a Vox. Así, la lista para hacer presidenta a Laura Borràs podrá compensar la falta de derechos electorales, que se han quedado en el seno del PDeCAT, tras la ruptura traumática del partido que forzó Carles Puigdemont hace cinco meses.

Tradicionalmente, la Junta Electoral había sido muy restrictiva a la hora de organizar las campañas electorales. Solo podían acceder a los medios públicos y a la publicidad institucional aquellas formaciones con representación parlamentaria en votaciones anteriores para las mismas elecciones. Pero poco a poco se ha ido abriendo la mano y haciendo lecturas menos estrictas de la norma.

Ya hay una cierta jurisprudencia de la Junta Electoral, como la Resolución del 18 de octubre de 2019. Eso permite tener presencia en los debates televisados a formaciones que hayan tenido un buen resultado electoral en los últimos comicios. JxCAT podrá argumentar los buenos resultados en las europeas y en las últimas generales. En ambos casos obtuvo representación electoral y por tanto se le puede considerar “grupo político significativo”. También está el criterio de haber superado el 5% de los votos en las últimas contiendas electorales. JxCAT cumpliría todos estos requisitos.

Portavoces de JxCAT han explicado que esta cuestión está en manos del equipo legal del nuevo partido y que las perspectivas son buenas para conseguir los objetivos deseados, es decir, para que Laura Borràs pueda batirse en los debates con Pere Aragonès, donde los de Puigdemont creen que tienen toda la ventaja. Además de los debates está la cuestión de la publicidad electoral, donde la interpretación es muy amplia.

Pero no es lo único. Si se aplican estos baremos, Vox y su candidato a presidir la Generalitat, el odontólogo Ignacio Garriga también se beneficiarán. Las encuestas pintan bien para Vox —les dan entre cuatro y seis diputados—, pero le perjudicaría una lectura restringida de la norma, ya que en este momento carecen de representación en la cámara catalana.

Sin embargo, otras opciones quedarán fuera, como es el caso de la opción catalanista del PNC (Marta Pascal) o la alternativa más radical de la ANC, Primàries. Estos partidos, como el resto de formaciones minoritarias del independentismo que intentaron agruparse en la reunión con Josep Costa, acabarían perjudicados, fuera de las ventajas que obtendrían los “grupos políticos significativos”.

Polarización interesada

La imagen de polarización que dará la campaña, con debates donde estarán representados la CUP y Vox será mucho mayor que la que hay en realidad en la sociedad catalana. En comparación con 2017, ahora la tensión política es mucho más baja. Pero, en contraste, los debates serán mucho más radicales.

Con la entrada de Vox en los debates se dará una imagen de la política muy polarizada


Curiosamente, esta flexibilización de las normas favorecerá a las opciones más radicales e irá en contra de las opciones más moderadas: los Comunes, ERC y el PSC, por ejemplo. Pero no es nuevo. Cuando nadie hacía caso a Vox este partido estaba —semana sí, semana no— en el programa de actualidad informativa de los sábados en TV3, 'FAQS'.

Cómodos

Cierto independentismo se encuentra cómodo con Vox, pues refuerza lo que hace años que venden a su electorado: que España es fascismo y que la única salida es la ruptura con el régimen del 78. Con esta maniobra el principal partido perjudicado no es la competencia de JxCAT, sino el PP de Alejandro Fernández. El PP catalán cuenta con remontar, pero su principal problema son los votos que pueda perder por la derecha, donde está Vox y su nueva visibilidad adquirida en la política catalana.

Campañas electorales Debates electorales Carles Puigdemont Partit Demòcrata Català (PDeCAT) Junts per Catalunya Generalitat de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda