Tsunami planeaba una película con Viggo Mortensen para hundir la imagen de España
  1. España
  2. Cataluña
QUERÍAN QUE PARTICIPASE ROURES

Tsunami planeaba una película con Viggo Mortensen para hundir la imagen de España

Vendrell iba a hacer ocio y negocio, ya que pensaba producir una película antiespañola y planeaba que luego TV3, la cadena pública catalana, le comprase los derechos

Foto: El actor Viggo Mortensen. (Reuters)
El actor Viggo Mortensen. (Reuters)

En la guerra no hay normas. Y para algunos independentistas catalanes, en sus relaciones con España, tampoco. Por eso, el empresario, exconsejero de Gobernación y ex alto cargo de ERC detenido el pasado miércoles Xavier Vendrell, pensaba que había que ganar a España la batalla de la imagen internacional, aunque fuese a cambio de manipulaciones en los mensajes emitidos. Vendrell iba a hacer ocio y negocio, ya que pensaba producir una película antiespañola y planeaba que luego TV3, la cadena pública catalana, le comprase los derechos. Serían, así, 70.000 euros de las arcas públicas que irían directamente a los bolsillos de los productores del film.

El proyecto comenzó a gestarse en marzo pasado. El sagaz empresario lo tenía todo controlado: los protagonistas serían Ariadna Gil y Viggo Mortensen, ambos alineados con las ideas del separatismo. Ariadna es hija de August Gil Matalama, que junto a Ignasi Doñate era el abogado de referencia de los independentistas (incluidos los de Terra Lliure, organización en la que militó Vendrell) desde los años 70. Gil Matamala se presentó a las elecciones en las listas de la CUP (en un puesto simbólico) e incluso sobre él escribieron un libro los exdiputados 'cuperos' David Fernández y Anna Gabriel, actualmente fugada en Suiza, y fue la figura inspiradora de un personaje de 'La soledad del mánager', de Manuel Vázquez Montalbán.

El guion correría a cargo de Eduard Voltas, socio de Vendrell en un pelotazo urbanístico que protagonizó en la localidad costera de Cabrera de Mar, cerca de Barcelona. Voltas había sido secretario de Cultura con el Tripartito y más tarde impulsó el grupo editorial Cultura 03, que se intentaba posicionar como el grupo editorial de referencia del independentismo.

Foto: Agentes de la Guardia Civil custodian la puerta del Ayuntamiento de Cabrera de Mar (Barcelona). (EFE)

Y el director sería Jordi Roigé, productor, profesor en la Facultad de Comunicación Blanquerna, de la Universidad Ramon Llull y exdirector general de Política Lingüística en el último Gobierno de Jordi Pujol. Roigé fundó en 1999 Catalunya Cultura, que luego se convirtió en ICAT FM, la banda cultural de Catalunya Ràdio, la emisora pública de Cataluña.

Úrsula Corberó dio calabazas

Roigé había pensado en Francesc Orella y en Úrsula Corberó como los protagonistas, pero, al menos la actriz, le dio calabazas. Ambos eran del parecer de que necesitaban una actriz catalana y así surgió el nombre de Ariadna Gil, aunque el director era de la opinión de que esta "quizá no tendría peso". Vendrell razona que le gustaría comentárselo a Ariadna "y que pudiera vincular a Viggo", compañero sentimental de la actriz. Y estaba dispuesto a aceptarla a ella por la proyección internacional de él. "Si no estuviera con él, pues no", dijo Vendrell a Roigé, ya que lo que tenían que hacer era "tocar a gente reconocida internacionalmente".

En el proyecto, la presencia de Voltas no sería solo para el guion, sino también para que convenciese a Oriol Soler de participar, y así este último podría meter a Jaume Roures, el poderoso productor de Mediapro. Roigé tenía mido de que al entrar esos personajes en escena le quitasen el proyecto de las manos, pero Vendrell le tranquiliza. "Hay que ir con gente fuerte, que si Roures lo coge, pues querrá mandar él, pero ya se hablará", le dice el 11 de marzo en una larga charla. Le promete que no lo dejará colgado y que se necesita a "alguien que lo internacionalice. Ariadna lo es a través de Viggo. Y Roures ya lo es con su productora".

La idea de la película es trasladar el mensaje de que los catalanes quieren irse de España "para ser libres", y dejar estableciendo que fue el 1 de octubre de 2017 el día en que "empezó la revolución". La película, calculan, debe ser impactante. Por eso, habían previsto que comience con "un asesinato de una persona por un disparo, para conseguir atraer la atención de los medios internacionales y qué mejor que hacerlo con al menos una persona muerta y con la imagen de Cataluña asociada al Barça".

Foto: Xavier Vendrell

Ambos eran conscientes de que TV3 no podía entrar en el tema porque la cúpula está imputada por presunta malversación en un procedimiento que se sigue en el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona. Vendrell, sin embargo, aseguró al director que luego la televisión pública catalana les compraría los derechos.

El 17 de febrero de este año, Roigé le comentó a Vendrell que le faltaban para completar el presupuesto unos 60.000 euros, pero que con 30.000 euros ya le bastaba de momento. “Con 30.000 se puede empezar a trabajar con los guionistas. Después… lo que el mercado diga no se puede saber. Pero garantizan que habrá una cierta capacidad de éxito en TV3, que TV3 comprará los derechos de la película o pondrá 60.000 o 70.000 euros una vez que se confirme que la película está financiada".

Ambos contactan también con Fernando Monzón, publicitario y director de la agencia de publicidad no convencional 3lemon, que se define a sí mismo como "experto en marketing guerrilla, lanzamiento de campañas de alto impacto, ciberactivismo y estrategias comerciales creativas". Vendrell y Roigé quieren que este se implique en la búsqueda de financiación y en convencer a un tal 'Andy', cuya identidad no está clara, para que ponga el dinero que falta. Vendrell se compromete a hablar con Monzón y darle tiempo para que asuma el proyecto, vea que es bueno e influya en 'Andy', un tipo "que siempre está en República Dominicana y habría que desplazarse. Él puede enmendar a la gente, pero tiene que haber un proyecto, tener buenos actores y que alguien importante lo hiciera".

Para Vendrell, el proyecto era solo "un salto internacional". Pero no deja de llamar la atención la enrevesada ingeniería empresarial creada que, al final, permite a un grupo de empresarios avispados bien conectados, llevarse a sus cuentas corrientes dinero público para un asunto meramente político.

En la guerra no hay normas. Y para algunos independentistas catalanes, en sus relaciones con España, tampoco. Por eso, el empresario, exconsejero de Gobernación y ex alto cargo de ERC detenido el pasado miércoles Xavier Vendrell, pensaba que había que ganar a España la batalla de la imagen internacional, aunque fuese a cambio de manipulaciones en los mensajes emitidos. Vendrell iba a hacer ocio y negocio, ya que pensaba producir una película antiespañola y planeaba que luego TV3, la cadena pública catalana, le comprase los derechos. Serían, así, 70.000 euros de las arcas públicas que irían directamente a los bolsillos de los productores del film.

Viggo Mortensen Internacional Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) CUP Jaume Roures David Fernández Anna Gabriel Nacionalismo TV3 República Dominicana
El redactor recomienda