Ladrillos contra los Mossos y barricada en el Parlament: la respuesta de los CDR al fallo
  1. España
  2. Cataluña
Tras la inhabilitación de Torra

Ladrillos contra los Mossos y barricada en el Parlament: la respuesta de los CDR al fallo

La inhabilitación de Quim Torra volvió a sacar el ala más radical del independentismo a la calle, pero atrás quedaron los graves altercados que se vivieron con la sentencia del 'procés'

Foto: Ladrillos contra los Mossos y barricada en el Parlament: la respuesta de los CDR al fallo
Ladrillos contra los Mossos y barricada en el Parlament: la respuesta de los CDR al fallo

Un año después de la sentencia del 'procés', las piedras volaron de nuevo sobre las calles de Barcelona. La protesta arrancó a las siete y media de la tarde, cuando los autodenominados comités de defensa de la república (CDR) se concentraron frente los Jardines de Salvador Espriu para protestar contra la inhabilitación de Quim Torra. Al grito de "independencia" y "ni un paso atrás", más de mil personas recorrieron el centro de la ciudad hasta llegar al Parlament, donde tiraron ladrillos y vallas a los Mossos d'Esquadra. Este lunes, el ala más violenta del independentismo volvió a la calle para lanzar un mensaje —"La lucha continúa"—, pero su capacidad de movilización ha perdido fuerza en comparación con lo vivido en octubre de 2019.

La convocatoria se produjo minutos después de que el Tribunal Supremo confirmara la inhabilitación a año y medio contra Quim Torra por desobediencia. "Hoy saldremos a la calle para denunciar la represión del régimen del 78. Lleva tu bolsa de la basura, te hará falta", anunció en Twitter el CDR de Barcelona. La sentencia del alto tribunal obliga a ERC y JxCAT a buscar un nuevo inquilino para la Casa dels Canonges, pero los más radicales se niegan a acatar el fallo judicial: entre la aplicación del artículo 155 contra Puigdemont y la resolución que saca a Torra del Palau, ahora ya tienen dos 'expresidents' a los que seguir llamando 'president'.

El primer encontronazo de este lunes se vivió al poco de comenzar la marcha, en la calle Mallorca. Allí, un grupo de antidisturbios les impidió el paso, momento en el que los CDR montaron una barricada y, con la cara cubierta, comenzaron a lanzarles petardos y cabezas de cerdo. Los 'mossos' bajaron de sus vehículos y se colocaron por parejas, uno con escudo al frente y otro sujetando el hombro a su espalda, pero justo cuando parecía que iban a cargar, los manifestantes se dieron la vuelta al grito de "todos al Parlament". Con un helicóptero siguiendo sus pasos, pusieron rumbo a la cámara catalana entre cánticos y aplausos, recorrido en el que tampoco faltaron los volcados de contenedores o las pintadas en el mobiliario urbano.

Tras pasar bajo el Arco del Triunfo, donde un sintecho se guarecía en un saco sin prestar atención a la protesta, la mayor parte de los manifestantes caminó frente al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña sin siquiera girarse. La inhabilitación de Torra se apoya en una condena impuesta por el TSJC en diciembre de 2019, pero este lunes, los CDR solo querían llegar al Parlament cuanto antes. Para conseguirlo, reventaron la puerta del Parque de la Ciudadela sobre las nueve de la noche y entraron a la carrera entre gritos de "no nos mires, únete". Algunos les hicieron caso, pero otros prefirieron esperar en el exterior. Mientras tanto, el abogado de Torra, Gonzalo Boye, publicaba en su cuenta de Twitter un mensaje de apoyo a los manifestantes: "Hay sentencias que terminan derribando muros".

La reacción de los 'mossos' fue rápida y, para cuando los manifestantes llegaron al Parlament, una hilera de furgonetas les esperaba. Lejos de darse media vuelta, los más radicales lanzaron ladrillos y vallas contra los vehículos, situación que llevó a los agentes a pedir que apagaran los focos de las cámaras de televisión. La carga parecía inminente y un segundo grupo de furgonetas apareció por la espalda de los CDR, pero los manifestantes comenzaron entonces a correr en todas direcciones. Durante media hora, un centenar se concentró entre la Parroquia Castrense y el Instituto Verdaguer, improvisando barricadas en un último intento de seguir en el parque, pero los antidisturbios les rodearon y todos abandonaron el lugar sin que se produjera ninguna carga.

Con el Parque de la Ciudadela ya desalojado, la noche parecía haber llegado a su fin, pero pequeños grupos de CDR protagonizaron una última ofensiva en la calle Sant Pere mediante la quema de contenedores. Algunos vecinos les gritaron que pararan desde sus balcones y los antidisturbios les alcanzaron poco antes de que prendieran fuego al quinto, dispersando a los últimos manifestantes en la Plaza Cataluña. Para entonces, los CDR ya se entremezclaban con la gente que tomaba algo en las terrazas, así que los 'mossos' se limitaron a controlar las calles cercanas para evitar nuevos incidentes puntuales. La inhabilitación de Quim Torra volvió a sacar al ala más radical del independentismo a la calle, pero atrás quedaron los graves altercados que se vivieron con la sentencia del 'procés'.

Quim Torra Cataluña Passeig de Gràcia de Barcelona Tribunal Supremo Parlamento de Cataluña CDR
El redactor recomienda