ERC, inquieta por las consecuencias

Quim Torra prepara un atrincheramiento simbólico una vez que sea inhabilitado

El entorno del 'president' y JxCAT estudian diversas alternativas: encerrarse en el Palau es una de ellas pero no la única. El planteamiento inicial está más cerca de la 'performance'

Foto: El 'president', Quim Torra, participa en la conferencia de presidentes autonómicos. (EFE)
El 'president', Quim Torra, participa en la conferencia de presidentes autonómicos. (EFE)
Adelantado en

El presidente de la Generalitat Quim Torra prepara un atrincheramiento simbólico que le convierta en el mártir de esta legislatura. Si al final es inhabilitado por el Tribunal Supremo, Torra pretende escenificar una resistencia a dejar el cargo, según apuntan fuentes de Palau. No irá a la cárcel pero la condena por desobediencia se quiere explotar por JxCAT con fines electorales y el 'president' se siente cómodo. El problema es que con la pancarta tampoco quería desobedecer pero, como se demostró en esa ocasión, una vez entrada en esa dinámica es muy fácil acabar con problemas legales. La sentencia se espera para principios de octubre.

El entorno de Torra y JxCAT estudian diversas alternativas: encerrarse en el Palau hasta ser desalojado por los Mossos, llamar a los seguidores para concentrarse en Plaça Sant Jaume, dar giras por los pueblos donde sería aclamado como 'president legítim'... La alternativa definitiva se diseñará en los próximos días.

No es la primera vez que Torra se aferra a los simbolismos para enmascarar sus derrotas. Ya lo hizo cuando dejó de ser diputado del Parlament, precisamente por la condena de la pancarta. Entonces Torra se pasó tres semanas diciendo que no aceptaba la inhabilitación. El simbolismo llegó a tal punto que la candidata Maria Senserrich, que era la siguiente en la lista, renunció al escaño para que se visibilizase que el PDeCAT no aceptaba la destitución por el TSJC. Desde entonces, el Parlament cuenta en este momento con 134 diputados en lugar de los 135 preceptivos. Los soberanistas perdieron un escaño porque es lo que tiene el simbolismo, parece fácil pero al final siempre sale caro.

Curiosamente ahora nadie se acuerda de las tres semanas en que el soberanismo estuvo enzarzado en el Parlament a cuenta del escaño perdido por Torra. Fuentes de JxCAT aseguran que lo que se está preparando con la inhabilitación de Torra será una gesticulación mucho mayor que la de aquellos días.

Los soberanistas perdieron un escaño porque es lo que tiene el simbolismo, parece fácil pero al final siempre sale caro

Cataluña está en campaña electoral permanente desde que el pasado mes de enero el propio Torra dio por acabada la legislatura. Pero desde entonces por una u otra razón, el coronavirus, el estado de alarma, los intereses electorales de Carles Puigdemont y JxCAT, la legislatura no hace más que alargarse y el clima electoral se prolonga. En este contexto, la resistencia de Torra quiere conectar con un votante independentista irredento, que le encantan este tipo de gestos.

ERC, preocupada

Estos planes de Torra tienen a ERC muy preocupada. Tanto Pere Aragonès, vicepresidente, conseller de Economía y futuro candidato; como el presidente del Parlament, Roger Torrent han pedido de manera pública “consensuar una respuesta a la inhabilitación de Torra”. Pero Quim Torra solo ha pactado con Puigdemont en Colliure no convocar elecciones a cambio de poder efectuar su crisis de Gobierno y poder escenificar su sacrificio por el país. Nada más.

En Catalunya Ràdio, Aragonès ya advirtió que él solo asumirá la presidencia de la Generalitat en funciones, “pero no seré el presidente de la Generalitat”. Temen que, en cuanto pase eso y con las elecciones en febrero, sean acusados de “traidores”.

ERC lleva varios días pidiendo en público “consensuar una respuesta”, pero él solo ha pactado con Puigdemont no convocar elecciones


Lo mismo inquieta a Torrent. Como en el caso de Aragonès, su actuación está pautada por la ley de la presidencia, que es una ley de la propia Generalitat. El presidente del Parlament debe abrir una ronda de contactos con todos los partidos para designar un nuevo candidato. Pero Roger Torrent recela de ser acusado de traidor si lo hace, ya que Torra advirtió que esperaba “que el Parlament no escogiese un sustituto”. Es decir, se planea replicar el modelo de su inhabilitación como diputado. Pero culpabilizando a los republicanos de lo que hagan y de lo que no hagan.

Sin acuerdo

Por ahora, Torra y su núcleo duro de asesores se niegan a pactar nada. Al igual que hicieron con la crisis de Gobierno en la Generalitat de la pasada semana. En parte, porque las relaciones están rotas, en parte, porque los actos simbólicos pierden mucho sin el factor sorpresa.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios