BAÑOS, EXDIPUTADO DE LA CUP, SEGUNDO

Elisenda Paluzie barre a sus oponentes en las elecciones internas de la ANC

La organización independentista celebró elecciones virtuales desde el 10 al 13 de junio para escoger a la cúpula que deberá regir los destinos de la entidad cívica

Foto: La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, durante la manifestación en Barcelona. (EFE)
La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, durante la manifestación en Barcelona. (EFE)

Ni candidatos radicales de izquierda, ni constructores de las teorías de la conspiración ni 'tapados' de nadie. La actual presidenta de la organización, Elisenda Paluzie, barrió a todos sus rivales y se erigió en la gran vencedora del congreso virtual que la Asamblea Nacional Catalana (ANC) celebró hasta este domingo.

Paluzie obtuvo la confianza de los militantes independentistas y ganó con claridad el pulso interno de diferentes sectores que pugnan por hacerse con el control de una maltrecha y cansada entidad a la que todos han querido utilizar y que ha servido de instrumento para fines partidistas en el último lustro. Los socios de la ANC votaron con la cabeza (y muchos con el corazón) en un proceso de elecciones internas que finalizó a las 12 de la noche de este sábado. La militancia avala, así, una línea dura a desplegar en la calle, proclive a la unilateralidad y a actuar como látigo de los partidos independentistas, ya sean JxCAT, ERC o la CUP.

La organización independentista celebró elecciones virtuales desde el 10 al 13 de junio para escoger al secretariado de la organización. Es decir, a la cúpula que deberá regir los destinos de la entidad cívica durante los dos próximos años. Paluzie, que sucedió al encarcelado Jordi Sánchez como máxima ejecutiva de la ANC, obtuvo 6.078 votos. Su principal rival era el exdiputado de la CUP Antonio Baños, que se quedó con 5.283 votos.

En tercer lugar, se situó Montse Soler, vocal de la Cámara de Comercio de Barcelona y 'tapada' de Carles Puigdemont, con solo 4.687 votos. Luego, con 4.200 sufragios, quedó David Fernández Aguilera, que ejercía como vicepresidente del Cercle Català de Negocis (CCN) y miembro del secretariado de la ANC, mientras que en quinto lugar se posicionó el exjefe de comunicación de la ANC, Adrià Alsina (3.677). En sexto lugar, el 'mosso' Albert Donaire (2.551 sufragios).

El aviso hace pocos días sobre que ningún partido independentista está por la independencia es toda una materialización de su ‘amenaza’

El hecho de que Paluzie haya obtenido el apoyo mayoritario de los militantes no le asegura todavía la silla de la presidencia de la organización, ni mucho menos. El máximo líder de la ANC ha de ser elegido o elegida ahora por el secretariado, que son los electos en el proceso que terminó a las 12 de la noche de este sábado. La presidencia, así como las personas que ocuparán la vicepresidencia, la secretaría y la tesorería serán elegidas el sábado próximo por el pleno del secretariado, que es el máximo órgano de dirección entre congresos.

Pactos en una semana ajetreada

El futuro se presenta ahora en forma de incógnita. Paluzie avisó hace dos meses a JxCAT y a ERC que no está dispuesta a ser cabeza de turco ni a ser manejada por nadie. Ella quiere ser un actor activo en el proceso de independencia y obrar como protagonista de este proceso histórico. De ahí que pusiese tanto a la cúpula republicana como a Carles Puigdemont (que maniobraba desde Waterloo para controlar los resortes de la ANC) en la tesitura de dejarle a ella las manos libres para conformar una dirección a su medida o que se hiciesen ellos cargo de la ANC.

La amenaza implícita es que la ANC, utilizada como mero instrumento partidista, tendría los días contados. El aviso hace pocos días sobre que ningún partido independentista está por la independencia es toda una materialización de su 'amenaza'.

A lo largo de esta semana, la todavía presidenta de la ANC ha de pactar con todos: por un lado, tender puentes con Baños, Soler, Fernández o Alsina. Ha de recoser las costuras de la organización y fortalecerlas para evitar tensiones o que haya grupos ‘rebeldes’ que rompan la ANC. Por otro lado, tiene que hablar con el fugado Carles Puigdemont, con el 'president' Quim Torra, con el líder de ERC Pere Aragonès, con la cúpula de la CUP y con sus colegas de Òmnium Cultural para calibrar el alcance de sus apoyos. Le espera, pues, una semana ajetreada, políticamente hablando.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)

"No parece que vaya a haber problemas para que pueda formar un secretariado a su medida", dice a El Confidencial una fuente independentista. "Ya lo hizo en las últimas elecciones y no tuvo problemas. Otra cosa es que durante el próximo mandato haya sectores que quieran más protagonismo o que, en momentos determinados, hagan propuestas discordantes con las oficialistas, pero eso es consecuencia de la normalidad democrática. La ANC es una organización con muchas ideologías en su seno y siempre habrá propuestas diferentes a las oficiales que se pongan encima de la mesa".

Paluzie tiene ahora en sus manos una organización que, aunque todavía mantiene una visible combatividad y actividad, lo cierto es que, tras 8 años de continuas movilizaciones, está llegando al agotamiento (personal y psíquico) de sus miembros.

Poca participación

La participación en la elección del secretariado abona esa teoría. La ANC explica en un comunicado de este domingo que 8.876 miembros de pleno derecho ejercieron su derecho a voto en este proceso electoral, lo que representa una participación del 19,73%. Sobre el papel, es un fracaso, ya que significa que menos de uno de cada cinco militantes se acercaron a las urnas en esta contienda electoral, de lo que se infiere un hartazgo y cansancio de la militancia. Según el comunicado oficial de la ANC, no obstante, el porcentaje de votantes ha sido "ligeramente superior al de las últimas elecciones [de 2018], donde votaron el 19,51%".

Para maquillar la poca participación, la ANC señala también en un comunicado oficial que en 2018 el porcentaje fue "similar al de estas elecciones, a pesar de que la ANC tiene ahora casi 10.000 miembros más de pleno derecho que hace dos años". El número de votantes en el 2018, según las cifras facilitadas entonces, fue de 7.155 miembros, por lo que este año han participado 1.721 personas más.

La entidad que moviliza la calle para el independentismo tiene 44.981 socios, según los datos hechos públicos este domingo, aunque la ANC matiza que "a pesar de ello, la masa social de la Asamblea está formada por 49.530 miembros de pleno derecho y 49.700 simpatizantes" [los primeros pagan cuota y los últimos, no]. Nadie sabe explicar la diferencia que hay entre "militantes" y "masa social", aunque en sus estatutos sí establece que los simpatizantes no tienen derecho a voto y solo tienen derecho a voz en "asambleas de base si son invitados". Eso, claro, sobre el papel, ya que el apoyo no se tradujo en resultados electorales de las candidaturas de la marca Primàries, auspiciadas por esta organización.

Esta organización siempre ha sido remisa a facilitar números de militancia, pero en 2018 alardeaba de tener unos 90.000 socios. De hecho, según las cifras facilitadas este domingo, se infiere que los militantes en 2018 eran de solo 36.673 (de los que votaron el 19,51%, o sea, 7.155). La realidad, pues, se abre paso en un mar de confusiones.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios