Poco público y mucha lluvia

Usan el himno de España para sabotear la ofrenda floral de Quim Torra

Unos desconocidos han saboteado la ofrenda floral de Quim Torra y su Govern cuando presentaban sus respetos ante el monumento a Rafael Casanovas durante la Diada

Foto: El presidente de la Generaliat, Quim Torra. (EFE)
El presidente de la Generaliat, Quim Torra. (EFE)

Dos personas han saboteado la ofrenda floral de Quim Torra y su Govern cuando presentaban sus respetos ante el monumento a Rafael Casanovas como parte de los actos de la Diada. Desde un hotel cercano a ronda de Sant Pere, se ha puesto a todo volumen el himno de España, que ha podido oírse perfectamente después de que Quim Torra y el resto del Govern hiciesen su ofrenda floral ante el monumento de Rafael Casanova. Además, en ese momento no les ha funcionado la megafonía y la ofrenda ha quedado muy extraña.

El hotel se encuentra en el cruce de la calle Bailén con Alí Bei, a unos cien metros de la estatua, por lo que el himno español se ha oído durante todo el acto, pero sobre todo justo después de que Torra haya depositado las flores. Según han informado a Europa Press fuentes de la policía catalana, los Mossos d'Esquadra han identificado a dos personas por alteración de un evento autorizado, y para prevenir que pudieran provocar algún otro incidente, aunque no les han detenido ni denunciado.

La ofrenda floral a Rafael Casanova, el héroe de la defensa de Barcelona en 1714, ha quedado deslucida por la lluvia, por la fuerte seguridad que ha alejado a cualquier público discrepante y por las diferentes prioridades de los partidos esta Diada. Así, para la 'consellera' de Presidència, Meritxell Budó, lo importante es la participación en la manifestación de esta tarde; para el presidente del Parlament, Roger Torrent, son los presos, y para la alcaldesa Ada Colau, la falta de un acuerdo para que haya Gobierno en España.

De manera que la ofrenda floral sirvió para que ese teórico 80% de los catalanes que están de acuerdo en celebrar un referéndum ni siquiera fuera capaz de dar una mínima imagen de unidad.

Los Mossos han blindado la zona de ronda de Sant Pere y el público, muy escaso por la lluvia, ha quedado muy lejos. Eso ha sido después de que, ayer a última hora de la tarde en el Fossar de les Moreres, Quim Torra y el resto del Govern hiciesen una ofrenda floral que duró tres minutos bajo una intensa lluvia y en donde se pudieron escuchar gritos de “traïdors, traïdors” —traidores—.

Esta mañana seguía lloviendo, así que las autoridades han pasado el trámite de la ofrenda floral bajo los paraguas y de la mejor manera posible. Si hubiese habido gritos, hubiera costado oírlos, porque el himno de Cataluña no se ha podido interpretar en directo por la lluvia y se ha sustituido por una megafonía a toda potencia, que sin embargo no funcionó cuando tenía que hacer la ofrenda el Govern.

ERC, encabezado por el vicepresidente, Pere Aragonès, y por Roger Torrent, es el que más ha sobreactuado, si se exceptúa al regidor popular Josep Bou. Toda la delegación republicana se ha plantado ante el monumento y tras depositar las flores han empezado a gritar “¡independencia!”.

Tras la ofrenda floral, Meritxell Budó ha deseado una buena Diada nacional de Cataluña, en la que “nos encontramos un día más y hemos de aprovechar para participar en todos los actos, desde los actos institucionales hasta los actos organizados por las entidades. Hemos de salir masiva y cívicamente y recuperar los derechos y las libertades como pueblo".

Para Roger Torrent, “es una Diada con presos políticos y exiliados. Hay un clima de excepcionalidad. La sentencia dirimirá el perímetro de los derechos y libertades en el Estado español. Pero hay unas grandes mayorías en este país que quieren una agenda democrática y que se oponen a la represión”.

Colau, a su aire

Colau, por su parte, ha pedido que haya Gobierno en España, pidiendo “responsabilidad al Estado”. Una clave poco catalana, pero es que en su partido, los comunes, ya han dicho que no participarán en los actos de la Diada.

Por su parte, Miquel Iceta (PSC) pidió que la Diada sirviese de punto de reflexión para que Cataluña empezase a centrarse en otros temas que no fuesen solo la cuestión de la independencia.

Por otra parte, Josep Bou ha reivindicado que Rafael Casanovas nunca fue independentista. De hecho, no murió en la caída de Barcelona en 1714 y siguió ejerciendo cargos públicos en Cataluña ya con Felipe V reinando.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios