Meritxell Budó se conectaba cada viernes con Waterloo desde el Palau de la Generalitat
  1. España
  2. Cataluña
Puigdemont cambió el día por ella

Meritxell Budó se conectaba cada viernes con Waterloo desde el Palau de la Generalitat

Las reuniones del Consell per la República eran los martes, pero se tuvo que buscar otro día de la semana precisamente porque Meritxell Budó llegó a 'consellera' de la Presidència

placeholder Foto: La 'consellera' de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó. (EFE)
La 'consellera' de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó. (EFE)

La 'consellera' catalana de la Presidència, Meritxell Budó, estuvo durante cuatro meses conectándose la mayoría de los viernes desde el Palau de la Generalitat a las reuniones del gobierno en la sombra creado por Carles Puigdemont en Waterloo, el denominado Consell per la República. Así lo testifican fuentes del Palau y miembros del denominado Consell per la República, que preside el propio Puigdemont y que Budó dejó el pasado 19 de julio en previsión del nuevo momento de confrontación política que se prepara con el Gobierno de Madrid.

Según la Ley de Incompatibilidades de la Generalitat 13/2005, Meritxell Budó no podría llevar a cabo esta actividad paralela en un organismo que además está enfrentado de manera directa con el Gobierno español, tanto en foros públicos como en los tribunales europeos, a través de diversas iniciativas, y que incluso ha intentado que la Comisión Europea sancione a España, dejándola sin voto en el seno del Consejo de Europa “por su escaso respeto a las minorías”.

Foto: La 'consellera' de la Presidencia, Meritxell Budó. (EFE)

En principio, con la idea en un Govern en la sombra, Puigdemont programó las reuniones del Consell per la República los martes, el mismo día que se celebran las del Consell Executiu de la Generalitat. Sin embargo, se tuvo que cambiar el día, precisamente por culpa de que Meritxell Budó llegase a 'consellera' de la Presidència. No podía estar al mismo tiempo en el Consell Executiu y en el Consell per la República. De manera que la reunión siguió celebrándose de manera semanal pero Puigdemont la pasó a los viernes para que Budó pudiese participar una vez que tenía una agenda más complicada, según apuntan fuentes del entorno belga de Waterloo.

Así, entre el 25 de marzo y el 19 de julio de este año, Budó cada viernes se conectaba a menudo desde el Palau y utilizando los recursos y el apoyo técnico de la Generalitat. Desde la Generalitat, se sigue insistiendo en que Budó cumplió la ley y que no ha habido ninguna irregularidad en su actividad.

Foto: La 'consellera' de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó. (EFE)

Se ha requerido a Budó y a la Generalitat para que expliquen la naturaleza y circunstancias de estas reuniones. Su nueva versión es que “la 'consellera' Meritxell Budó dejó de participar a todos los efectos en el Consell per la República a partir del momento en el que fue nombrada consejera de la Presidencia, de acuerdo con el 'president' Puigdemont. El 19 de julio se llevó a cabo el relevo en el Consell per la República con la toma de posesión de cuatro nuevos miembros. De todos modos, no existe ninguna incompatibilidad para ser miembro del Consell per la República y el hecho de ser 'consellera”.

El silencio de Puigdemont

La Generalitat sí ha reconocido que Meritxell Budó ha dejado el Consell per la República, si bien se ha negado a aportar una carta de renuncia o a ofrecer detalles de la agenda de la 'consellera'. Consideran que Budó no ha de dar explicaciones, pese a ser un cargo público, y remiten al Consell per la República, el cual no está obligado por ley a ofrecer justificación de ningún tipo. En la explicación de la Generalitat no se aclara por qué si no formaba parte del Consell desde el 25 de marzo, solo formalizó su marcha el pasado 19 de julio. Tampoco por qué en el currículo oficial de Budó en la Generalitat sigue figurando que forma parte del ente belga.

placeholder Pinche aquí para ver el currículo de Budó.
Pinche aquí para ver el currículo de Budó.

El Consell per la República se limitó a sacar de su web la foto de Meritxell Budó de entre los miembros del Consell de Govern del Consell per la República a principios de agosto sin aportar explicación alguna. En su último comunicado, con fecha del 19 de julio, cuando se fue Budó, se anunció que se ampliaba el Consell con la entrada de Carme García; la diputada en el Parlament Aurora Madaula; la activista y pareja de Albano-Dante Fachin, Marta Sibina, y el secretario general de la Crida, Toni Morral. Ni una palabra sobre el adiós de Meritxell Budó, pese a que había sido hasta entonces la número cinco del Consell.

Problemas con el PDeCAT

Fuentes cercanas al entorno de Puigdemont en Bruselas explican que este silencio no se debe a lo que podría parecer, la evidente incompatibilidad en los dos puestos que compaginó Budó, sino a problemas internos con el PDeCAT.

Meritxell Budó había sido hasta julio la única representante del PDeCAT en el Consell per la República, que Puigdemont quiere como la gran encarnación de una unidad independentista que se encuentra muy maltrecha. Pero la relación del 'expresident' con el PDeCAT es muy mala; y más ahora que apuesta por reactivar la Crida en detrimento de la fusión con JxCAT que quiere Artur Mas. Tanto, que no desea que el partido le imponga un sustituto. Según estas mismas fuentes en Bélgica, el líder independentista prefiere pactar una persona de su confianza y cuando la tenga anunciar en el mismo paquete la marcha de Budó y la identidad de su sustituto. Por eso Puigdemont calla y ha dejado a la Generalitat en falso.

Puigdemont ha preferido ocultar la marcha de Budó para evitar que el PDeCAT nombre a un sustituto que no esté alineado con lo que él representa


De hecho, una de las características que han marcado la participación en este proyecto paralelo a la Generalitat ha sido la distancia y la opacidad. Budó solo acudió al Consell per la República en su reunión del 28 de febrero en Waterloo, pero entonces solo era alcaldesa de la Garriga, igual que en el acto del Teatro Real Flamenco.

Polémica por el viaje

Precisamente en uno de sus anteriores viajes, en 2017, Budó intentó pagar el viaje a Waterloo a cargo del Ayuntamiento de la Garriga, tal y como en su día desveló 'El Periódico de Catalunya'. Tras el escándalo, Meritxell Budó rectificó y abonó los gastos de su bolsillo.

Independencia de Cataluña Generalitat de Cataluña Cataluña Meritxell Budó Carles Puigdemont Crida Partit Demòcrata Català (PDeCAT) Comisión Europea Bélgica
El redactor recomienda