Acto en las Ramblas

Torra y Colau recuerdan el 17-A tras alentar teorías conspirativas contra España

La clase política encontró eco para difundir el bulo en los medios de comunicación soberanistas. En una semana se quiso pasar del "España nos roba" al "España nos mata"

Foto: Ada Colau y Quim Torra, en un encuentro en el Palau de la Generalitat. (EFE)
Ada Colau y Quim Torra, en un encuentro en el Palau de la Generalitat. (EFE)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, han homenajeado este sábado a las víctimas del atentado en las Ramblas de Barcelona de hace dos años, el 17-A. Han aparecido juntos y en público en un acto sin discursos, después de haber alentado ambos teorías de la conspiración sobre la autoría intelectual del atentado. Dichas teorías, carentes de cualquier fundamento, apuntan a que el CNI y los servicios secretos españoles toleraron o, incluso, animaron a los terroristas a llevar a cabo los ataques que costaron 16 muertos y un centenar de heridos para que fracasase el intento de ruptura soberanista que tuvo lugar justo después, en octubre de 2017.

Familiares de las víctimas y representantes del Gobierno, la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona han rendido homenaje a los muertos en los atentados del 17A con una ofrenda floral en un acto emotivo en las Ramblas, sin discursos y en silencio, solo roto por 'El Cant dels Ocells'.

Al acto institucional para conmemorar el segundo aniversario de los atentados del 17-A han asistido, entre otros, familiares de las víctimas, el presidente de la Generalitat, Quim Torra; el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska; y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; además de mandos de los Mossos d'Esquadra, la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Guardia Urbana de Barcelona. Además han acudido el presidente del Parlament, Roger Torrent, y la delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera; el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès; el 'conseller' de Interior Miquel Buch; la de Presidència, Meritxell Budó; y la de Justicia, Ester Capella.

Así que de los políticos presentes, tres (incluyendo a Mertixell Budó) han alimentado las acusaciones veladas y sin pruebas al Gobierno al vincular al imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, con los servicios de inteligencia españoles.

Durante una semana entera, del 15 al 21 de julio, los políticos catalanes, como Carles Puigdemont, Quim Torra y diversos 'consellers' se lanzaron en tromba a fomentar las acusaciones e insinuaciones de una supuesta implicación del Gobierno español en el ataque yihadista. Se han llegado a enviar cartas a los consulados de los países de las víctimas —muchos eran turistas— en las que se han propuesto reuniones "a raíz de las últimas informaciones sobre este ataque terrorista". Se mezclaban así posibles negligencias policiales, que nadie niega, con un ataque a civiles inocentes organizado desde las cloacas del Estado, el cual carece de cualquier base racional y fáctica.

Familiares de las víctimas, en el homenaje en el primer aniversario del atentado. (EFE)
Familiares de las víctimas, en el homenaje en el primer aniversario del atentado. (EFE)

La clase política encontró eco en los medios de comunicación independentistas. Tanto los públicos —TV3, Catalunya Ràdio— como los privados —'Ara', 'ElNaciaonal.cat', RAC-1, 'Vilaweb', etc—. Una oleada de informaciones que carecía de pruebas pero que intentaba crear un clima de opinión en Cataluña para que se pasase, así como si nada, del "España nos roba" al "España nos mata". Opinadores, tertulianos y empresarios multimedia como Jaume Roures, se sumaron con alegría a lanzar infundios con un único hecho irrefutable: PSOE, PP y Cs se habían negado a crear una comisión de investigación en el Congreso.

Castillo de naipes

La teoría se fue desplomando como un castillo de naipes cuando algunos periodistas como el director de 'ElDiario.es', Nacho Escolar, empezaron a cuestionarla. Y sobre todo porque 'La Vanguardia' inició un proceso de demolición piedra a piedra de la información que había creado el rumor. Así, probó con documentos que el CNI no tenía pinchados los teléfonos de los terroristas antes de los atentados, como se afirmaba. Los Mossos habían hecho informes que para nada refrendaban esta teoría ya que la reconstrucción de los movimientos de los terroristas se había llevado a cabo a posteriori. Tampoco la ficha de Es Satty había sido destruida, como se había asegurado. Y, por último, destaparon que el supuesto informe del CNI en el que se había basado la noticia era un documento apócrifo, sin fecha y lleno de inconsistencias.

El pecado de Colau es doble: apoyar una teoría de la conspiración sin pruebas y sumarse al carro cuando ya estaba claro que la tesis carecía de base alguna


Cuando ya era evidente que nada se aguantaba, Colau se fue a la emisora de radio RAC-1 y aseguró: "Si el CNI destruyó pruebas que demuestran la relación con Es Satty es gravísimo". Casi lo mismo que había apuntado Torra. Luego se marchó de vacaciones, según confirman fuentes municipales, aunque esa misma tarde había un pleno en el Ayuntamiento sobre los atentados del 17-A del que se ausentó la alcaldesa.

Ese pleno municipal aprobó, con el apoyo de ERC y JxCAT una moción para "tratar la relación del imán de Ripoll responsable de los atentados del 17 de agosto en Barcelona y Cambrils con los cuerpos de seguridad e información del Estado español". Más gasolina al incendio y de nuevo desde las instituciones.

Tarde y a destiempo

Colau se había sumado tarde y a destiempo, el 5 de agosto, cuando muchos de los medios que habían dado cobijo a la teoría de la conspiración, como 'Vilaweb' o 'ElNacional', ya se habían desmarcado de lo mismo que habían afirmado días antes. La última en rectificar con la boca pequeña ha sido TV3, que esta misma semana reconocía que el CNI no había tenido conocimiento previo de los atentados. Solo que ahora no abría los informativos, como hizo durante aquella infausta semana del mes de julio.

Los Mossos nunca han respaldado estas teorías. De manera que los altos cargos de la Generalitat han quedado atrapados en un dilema: solo se puede apoyarlas a costa de deslegitimar a la propia policía autonómica. Pero las mismas han calado en los sectores más radicales del independentismo, como es el caso de los CDR. También en las bases más independentistas. Sin ir más lejos, la entrada de Viquipèdia —la Wikipedia en catalán— recoge las noticias de Público con sus acusaciones al Gobierno, pero no las informaciones posteriores que desmontaban esta "conspiranoia". Sin embargo, ni siquiera la CUP ha dado cobertura a estas tesis, tal y como demostraron en la comisión de investigación del 17-A en el Parlament. Por tanto, es una incógnita lo que pueda pasar hoy en las Ramblas, después de tanta irresponsabilidad política y mediática.

El acto de este sábado se ha llevado a cabo sin discursos, por expreso deseo de las víctimas, y en silencio, que sólo ha roto una violoncelista que ha interpretado 'El Cant dels Ocells', un himno a la paz compuesto por Pau Casals. Entre los asistentes que han participado en la ofrenda floral había un grupo que llevaba una pancarta con el lema "El Islam condena tajantemente el asesinato de personas inocentes".

En un acto breve, sobrio y emotivo, las autoridades y familiares de los fallecidos y heridos han depositado claveles blancos frente al monumento a las víctimas junto al mosaico de Miró de las Ramblas, donde se detuvo la furgoneta con la que se cometió el atentado la tarde del 17 de agosto de 2017.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios