en pleno mes de agosto

Los atentados de Barcelona y Cambrils, un año después: estas fueron las 16 víctimas

Cinco españoles, tres italianos, dos portuguesas, un australiano, un canadiense, un belga, una alemana, una argentina y un estadounidense perdieron la vida en los ataques de 2017

Foto: Algunas de las 16 víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils del 17 de agosto de 2017
Algunas de las 16 víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils del 17 de agosto de 2017

El 17 de agosto de 2016 fue uno de los más duros que ha vivido el país recientemente. España llevaba ocho años sin tener que lamentar víctimas en ningún atentado y desde 2004 sin un ataque tan mortífero. En torno a las cinco de la tarde, una furgoneta de alquiler de color blanco irrumpía en las Ramblas de Barcelona, punto neurálgico del turismo catalán, arrollando a los peatones que encontraba a su paso durante medio kilómetro: desde la fuente de Canaletas hasta el Teatro Liceo. Cuando el vehículo chocaba con otro a la altura del mosaico de Joan Miró, el conductor se bajaba, dejando tras de sí una estela de horror.

[Siga en directo los homenajes a las víctimas de los atentados de Barcelona]

Unas horas más tarde, ya por la noche, un coche con cinco terroristas se saltaba un control policial y se dirigía hacia el paseo marítimo, provocando así una persecución en la que el vehículo atropella a varias personas. El coche terminaba volcando y los terroristas salían del mismo, cuchillo en mano, empezando a apuñalar a los transeúntes en un ataque que si bien era casi igual al de las Ramblas, en un principio no se quiso relacionar con el principal atentado de Barcelona. Éste acabó con cinco terroristas abatidos, además de seis civiles heridos, dos de ellos de gravedad. Entre los heridos de gravedad estaba una mujer de Zaragoza, que poco después falleció.

La mayor parte de las 16 víctimas de los atentados estaba en Barcelona de vacaciones y sus nacionalidades eran muy variadas: murieron en los ataques cinco españoles, tres italianos, dos portuguesas, un australiano, un canadiense, un belga, una alemana, una argentina y un estadounidense. Entre los heridos figuraban personas procedentes de hasta 34 países. Estas son las víctimas que perdieron la vida aquel 17 de agosto:

1. Francisco López, el tío Paco

Francisco López y su sobrino, Xavi, en una imagen que subieron en las redes sociales
Francisco López y su sobrino, Xavi, en una imagen que subieron en las redes sociales

Con 57 años, este granadino residente en Rubí fue la primera víctima del atentado de las Ramblas en ser identificada. Nacido en Lanteira (Granada), había emigrado décadas atrás a la comunidad catalana, donde trabajaba como tornero fresador. Francisco circulaba por el centro de Barcelona cuando una furgoneta blanca comenzó a arrollar a las decenas de personas que se encontraban en las icónicas Ramblas. Iba acompañado de su mujer, que resultó herida de gravedad, de una sobrina de su esposa y de dos hijos de esta, uno de tres años que también falleció en el atentado.

2. Xavier Martínez, la víctima más joven

Con solo tres años, el pequeño Xavi se convirtió en la víctima más joven de los atentados del 17 de agosto. Iba acompañado de su madre, su madre, y unos tíos de su madre, entre ellos el tío Paco, Francisco López, la primera persona en ser identificada como víctima mortal tras los ataques de la Ciudad Condal. Su hermana, unos años mayor, y su madre fueron alcanzadas por la furgoneta, pero ellas lograron sobrevivir.

3. El último paseo de Pepita Codina con su hija

Pepita Codina celebrando su 74.º cumpleaños. (Twitter)
Pepita Codina celebrando su 74.º cumpleaños. (Twitter)

Pepita Codina contaba con 75 años: el 17 de agosto de 2017 dio el último paseo con su hija, Elisabet, por las Ramblas. Vecina del Ayuntamiento de Sant Hipòlit de Voltregà, en Barcelona, una localidad de menos de 4.000 habitantes, fue arrolladada por la furgoneta blanca junto a Elisabet, que integró la larga lista de heridos tras los atentados. La muerte de Pepita la confirmó el propio Ayuntamiento en su página web, que trasladó toda su solidaridad y apoyo a la familia.

4. Ana María Suárez, la única víctima de Cambrils

El atropello de Cambrils se saldó con una sola víctima mortal. Ésta fue Ana María Suárez, de 61 años y oriunda de la localidad aragonesa de Morata de Jalón pero residente en Zaragoza. Su hermana, Alicia, y su marido, Roque Oriol, también resultaron heridos, si bien ambos salieron por su propio pie del hospital. La familia pasaba unos días de vacaciones en la Costa Dorada cuando tuvo lugar el atentado. "Me duele la cabeza por el golpe, y el corazón por mi mujer", decía Oriol a la salida de la misa por las víctimas del 17 de agosto. En el barrio Jesús, donde residía con su mujer, dejaba ver su tristeza: "Lo mío pasará, pero la muerte de mi mujer ha sido un golpe muy duro", resumía, en declaraciones recogidas por el 'Heraldo'.

5. Pau Pérez: la víctima número 15

Pau Pérez
Pau Pérez

El caso de Pau Pérez fue diferente al resto: no murió ni en el atropello de las Ramblas de Barcelona ni en el del paseo marítimo de Cambrils. Sin embargo, su cadáver fue hallado apuñalado en el asiento trasero de su coche. El vehículo de Pérez, un Ford Focus de color blanco, fue el que robó Younes Abouyaaqoub después de asesinarlo tras huir por la Boquería. Pau Pérez Villán, de 34 años, residía en Vilafranca del Penedès y trabajaba en Barcelona. Era ingeniero, jugador del equipo de fútbol de su pueblo y había trabajado de cooperante en varios países, entre ellos Haití, con la ONG Pasaportes para la Cooperación. De hecho, desde esta misma organización lo definían como una persona a la que "le sobraba humanidad y humildad", además de una de las más trabajadoras y perseverantes. "Cruzaba fronteras para dar ilusión, esperanza y futuro. Así vivía su vida".

6. Bruno Gulotta, el italiano que salvó a sus hijos

Bruno Gulotta, italiano fallecido en el atentado de Barcelona
Bruno Gulotta, italiano fallecido en el atentado de Barcelona

Como muchas de las víctimas, Bruno Gulotta (35 años) también estaba en Barcelona de vacaciones. Desde Legnano (Lombardía) viajó a la Ciudad condal junto a su esposa, Martina, y sus hijos: un niño de entonces cinco años y su hermana menor, de solo siete meses. Experto en Marketing, trabajaba en Tom's Hardware en Milán y era un apasionado de la cocina, el 'running' y la informática. Gulotta fallecicó cuando caminaban por las Ramblas: al ver el comportamiento agresivo de la furgoneta, el italiano trató de salvar a su hijo mayor, que viajaba de su mano. Tanto su esposa como sus hijos sobrevivieron, pero él no lo logró.

7. Luca Russo, un joven ingeniero a punto de casarse

Luca Russo
Luca Russo

Después de los españoles, los italianos fueron los más afectados. Luca Russo fue el segundo ciudadano italiano cuya muerte se confirmó tras el atropello de las Ramblas. el joven, ingeniero de 25 años, estaba en Barcelona con su pareja, Marta Scomazzon, con quien estaba prometida. Ambos tenían que viajar al día siguiente a Valencia para regresar a Italia. Procedente de Marostica pero residente en Bassano del Grappa, en Vicenza, Luca desapareció al paso de la furgoneta. "Íbamos caminando juntos cuando apareció la furgoneta. Me caí y entonces me di cuenta de que Luca ya no estaba", explicaba Marta, según el diario 'Quotidiano'. Recién licenciado, trabajaba para una empresa en Carmignano de Brenta y había sido voluntario para la Cruz Verde de Bassano.

8. Carmen Lopardo, de Italia a Argentina

Carmen Lopardo
Carmen Lopardo

Italiana de nacimiento, Carmen Lopardo residió la mayor parte de su vida en Argentina y fue precisamente el Gobierno argentino el que confirmó su fallecimiento. Carmen, de 80 años, estaba en Barcelona de turismo. Nacida en Potenza en 1937, su familia se la llevó a Argentina cuando tenía solo 13 años, tal y como publica 'Il Giornale'.

9/10. El último cumpleaños de Maria de Lurdes

Maria de Lurdes Ribeiro estaba muy unida a su nieta, con la que compartía el nombre. Iba a cumplir años, y quiso celebrarlo con la pequeña Maria Correia, de tan sólo 20 años, en la ciudad de Barcelona. "Llegaron, se instalaron, se pusieron en contacto con la familia y decidieron ir a dar un pequeño paseo", explicó el secretario de Estado portugués, José Luís Carneiro, tras conocer las identidades de las dos víctimas lusas. El paseo que era el inicio de los ocho días de viaje que iban a pasar las dos juntas acabó antes de tiempo: una furgoneta blanca se interpuso en su camino, arrollando a todo el que tenía por delante en las Ramblas de la Ciudad Condal.

La muerte de Maria de Lurdes, de 74 años, fue la primera en conocerse. Entretanto, la familia trataba desesperadamente de encontrar a la más joven, con la que nadie había podido contactar. Maria Correia fue una desaparecida hasta que la esperanza de sus parientes desapareció dos días después: el Gobierno de Portugal confirmaba que la joven también había fallecido.

11. Julian Cadman, otro pequeño fallecido

Julian Cadman.
Julian Cadman.

El caso del pequeño Julian Cadman fue de los más mediáticos. Su familia había enviado a todos los medios una fotografía del menor, de solo siete años y con doble nacionalidad australiana y británica, desaparecido tras los atentados. El sábado se creía que estaba en uno de los hospitales, pero finalmente se conoció que estaba entre las víctimas mortales. El padre del niño llegó el sábado a Barcelona desde Australia y, acompañado por psicólogos y otros profesionales de apoyo emocional, se dirigió al Instituto de Medicina Legal de la Ciudad de la Justicia, en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), para identificar a su hijo fallecido. El pequeño estaba en Barcelona junto a su madre, que resultó herida en el atentado.

12. Elke Vanbockrijck, madre de familia

Elke Vanbockrijck
Elke Vanbockrijck

Elke Vanbockrijck era madre de familia. Sus hijos, de 10 y 13 años, la acompañaban, junto a su padre, cuando una furgoneta blanca comenzó a arrollar a los turistas y residentes que circulaban pasadas las 17:00 por las Ramblas de Barcelona. Con 44 años, vívia en Tongeren, un municipio de habla flamenca de unos 30.000 habitantes, situado cerca de Lieja. Fue el propio alcalde de Tongeren, Patrick Dewael, el que confirmó el fallecimiento de Vanbockrijck. Trabajaba para Correos y en el momento del atentado estaba de vacaciones con sus hijos y su marido, agente de Policía en Bruselas. Después de que el atropello múltiple llegara a las cadenas de televisión internacionales, los nervios comenzaron en su familia. La suegra de Elke, Yvonne, esperaba noticias hasta que fue el marido de Elke el que al fin llamó. "No tengo buenas noticias", le dijo, según el portal Sud Info.

13. El primer (y último) aniversario de boda de Tucker

Jared Tucker y su mujer Heidi en una fotografía personal.
Jared Tucker y su mujer Heidi en una fotografía personal.

A los 43 años, el estadounidense Jared Tucker celebraba junto a su esposa el que era su primer aniversario de boda. Cuando la furgoneta blanca irrumpía en las Ramblas de Barcelona, estaba buscando un servicio público después de haberse separado un momento de su esposa, que iba a hacer unas compras. "Había gritos y sirenas", lamentaba Heidi Nines-Tucker, que estaba en una tienda de 'souvenirs' mientras el vehículo atropellaba a decenas de personas. Tras conocer su muerte, la familia de Tucker tuvo que lanzar un 'crowdfunding' para pagar los gastos del funeral de Tucker y cubrir las necesidades de sus tres hijas de una relación anterior.

14. La argentina que trabajaba en La Boquería

Silvina Alejandra Pereyra fue otra de las víctimas fatales del atentado del 17 de agosto de 2017. Argentina de nacionalidad, residía en Barcelona desde hacía diez años, mientras su familia se encontraba en Bolivia. Trabajaba de noche limpiando paradas del mercado de La Boquería, muy próximo al lugar donde tuvo lugar el atentado. El cónsul argentino en Barcelona explicó que Pereyra, que vivía a solo unas manzanas de las Ramblas de Barcelona, había "bajado a hacer las compras", tal y como recogió el diario argentino 'Clarín'. Tenía 40 años y antes había vivido en el barrio de Barracas, en Buenos Aires. El cónsul, Alejandro Alonso Saiz, explicó que una prima de Silvina Alejandra llamó por teléfono para advertir de la desaparición de su familiar. "Cruzamos información, nos encontramos con ella y unos amigos en la morque y allí pudieron reconocer su cuerpo". Según fuentes diplomáticas, Pereyra se había nacionalizado española.

15. El canadiense al que quisieron salvar

Ian Moore Wilson, de nacionalidad canadiense, estaba de vacaciones en Barcelona con su esposa Valerie. Fue la hija de ambos, sargento del departamento de Policía de Vancouver, quien dio a conocer la historia de sus últimos minutos de vida. En una carta de agradecimiento, la hija de Ian y Valerie agradeció a un hombre identificado únicamente como Albert, "que hizo que uno de sus familiares se bajara de su moto para llevar a Ian al hospital después de la tragedia".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios